Escenario

Una película que cuestiona los mandatos impuestos a las mujeres

Glenn Close y Jonathan Pryce protagonizan "La buena esposa", filme sobre una mujer que sacrifica su carrera para sostener la de su marido.

Martes 11 de Septiembre de 2018

Glenn Close, una de las actrices más veces nominadas al Oscar y que hasta ahora nunca lo obtuvo, podría cambiar su suerte con "La buena esposa", el filme que protagoniza junto a Jonathan Pryce, un trabajo por el cual recibió elogios de la crítica a partir del estreno y de su participación en el pasado Festival de San Sebastián. En el filme que llega al cine el jueves, Close interpreta a una ex escritora que en la década 60 tenía un futuro brillante, pero que abandona todo para acompañar la carrera de su esposo.

Eso es así hasta un día clave en la historia de la pareja. Cuando su marido Joe (Pryce) llega a Estocolmo para recibir el Premio Nobel de Literatura, Joan (Close) comienza a sentir profundamente el daño que se infligió por cumplir lo que en su juventud consideró un deber. Ahora el destino le pone delante suyo la posibilidad de poner en perspectiva los 40 años que pasó a la sombra de un hombre.

En el filme, Joe es considerado uno de los grandes novelistas estadounidenses actuales, mientras que su esposa deposita todo su intelecto, encanto y diplomacia en asegurarse de que todo lo que rodea a su marido funcione a la perfección.

La película, que se desarrolla en 1993, explica por medio de flashbacks la relación desde sus comienzos, a finales de la década de 1950, con los personajes interpretados por Harry Lloyd y Annie Starke, hija de Close en la vida real, y cómo se sientan las bases de una relación que detrás del éxito esconde también algunos grandes secretos.

Esas historias amenazan con salir a la luz ante la insistencia de un periodista, personaje a cargo de Christian Slater, que planea escribir la biografía definitiva sobre Castleman.

Basada en la novela de la estadounidense Meg Wolitze, la película fue rodada en Suecia y dirigida por Björn Runge. El propio Runge afirmó a los medios de prensa en el festival español uno de los puntos clave de este trabajo que pone en foco a una mujer que decide tomar su vida en sus manos mientras hizo un parangón con los avances en cuestiones de género y la ocupación activa en puestos relevantes de la política, la cultura y otros ámbitos.

Por su parte, Close subrayó que "La buena esposa" "coincide de lleno en el movimiento «Me Too». "Recuerdo que el guión me llegó hace cuatro años a través de mi agente", explicó la intérprete en un encuentro con los medios durante el estreno en Estados Unidos y que reproduce Efe.

"Lo leí muy rápido y supe de inmediato que quería hacerlo. Fue algo instintivo aunque me adentraba en un territorio desconocido. No tuve dudas al decir que sí, pero el personaje me generaba muchas preguntas", agregó sobre los sacrificios que tuvo que hacer esa mujer para sostener la relación y las decisiones que afectaron de forma profunda a la relación de la pareja con su propio hijo, personaje a cargo de Max Irons, el hijo de Jeremy Irons.

"Me intrigaba, por ejemplo, por qué nunca lo dejó. Trabajé mucho con el director para conocer realmente la personalidad del personaje y saber a fondo qué les había ocurrido. Es una relación que evoluciona. Al principio, en su juventud, están muy enamorados y eso la lleva a aceptar situaciones que no son de su agrado. Pero creo que todos los que hemos estado casados conocemos de sobra los sacrificios que se hacen por la persona a la que querés".

Relatada en parte en en los años 90 y en flashbacks que se remontan a los primeros días de la relación de Joe y Joan entre los años 1950 y 1960, la actriz de "Relaciones peligrosas" y "Atracción fatal" en las que interpretó a mujeres dominantes, dijo que el personaje de Joan Castleman se convirtió en un verdadero reto.

"Intenté entender de dónde saca el valor una esposa como ella, que tiene que pasar por todo lo que pasó, y encontré que la clave de su fuerza radica en la confianza que transmite a su familia. Lo que ella hace es increíble porque la historia se sostiene en sus acciones y decisiones. Es una mujer inteligente y de gran belleza que sacrificó sus ambiciones y su talento durante cuatro décadas. Fue un verdadero desafío interpretarla", afirmó.

El equipo de la película aseguró que fue "una coincidencia mágica" el hecho de que el filme, tras haber estado a punto de ser estrenado en 2016 llegue cuando el fenómeno "Me Too" sigue en plena efervescencia.

"La película encaja de lleno en el movimiento «Me Too»", afirmó Close. "Los planetas alinearon con nosotros, fue algo realmente misterioso", apuntó Starke. "Es una película realmente apropiada para esta época y creo que el mensaje les llegará tanto a los hombres como a las mujeres", añadió.

Es que en realidad, "La buena esposa" es un proyecto que ya llevaba esperando catorce años porque en aquel momento ningún estudio quería apostar por una protagonista totalmente femenina, según comentó la guionista Jane Anderson. "La película la terminamos de rodar hace casi dos años, cuando el movimiento «Me Too» no había germinado. Supongo que las cosas suceden cuando tienen que suceder. Ahora mismo esta historia está resonando en todas partes", manifestó.


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});