Escenario

"Una oportunidad para celebrar a París"

El director Christopher McQuarrie y Tom Cruise explican de qué se trata el nuevo capítulo de la famosa saga.

Domingo 22 de Julio de 2018

La historia de "Misión imposible 6" desembarca en París cuando una operación sale mal y un criminal de alto perfil está suelto en la Ciudad Luz. Tres años de filmación, desde 2015: en el Arco del Triunfo Tom Cruise manejando a contramano; en el bario de Trocadero, Angela Basset y Henry Cavill se enfrentan en una batalla determinante para el rumbo de la película en medio de una atardecer rosado, con el sol poniéndose sobre la Torre Eiffel, y la vista panorámica del río Sena con un coche hundiéndose en sus aguas... Así escribieron su carta de amor a París Tom Cruise y Christopher McQuarrie, protagonista y director de "Misión imposible 6" ("Mission Impossible: Fallout"), la película que se estrena el próximo jueves en los cines de Rosario.

    Todd McCarthy, escritor en The Hollywood Reporter, mencionó que París nunca se había posicionado tan perfectamente para este tipo de películas. Para el periodista, las secuencias en motocicleta y coche entre sus congestionadas calles, no pudieron ser más perfectas en otra locación, pues el Arco del Triunfo y demás edificaciones aumentaron la sensación de drama.

   A lo largo de los 22 años que pasaron desde que Brian de Palma estrenase la primera "Misión: Imposible", la saga evolucionó a través de unas secuelas que han exprimido todo el potencial del material base, dejando en cada nueva película pco margen para la innovación.

Tras el filme del debut en 1996, la transformación de la marca en la loca atracción de escenas de acción que fue "Misión imposible 2" (John Woo, 2000) no convenció a casi nadie. Sin embargo, y respetando más el carácter explosivo de esa secuela que el intrincado thriller de De Palma, el resto de títulos demostró que Tom Cruise —como Ethan Hunt— y Paramount saben lo que están haciendo. Así se sucedieron el éxito de la renovadora ?Misión imposible 3" (J.J. Abrams, 2006), la impactante "Misión imposible: Protocolo fantasma" (Brad Bird, 2011) y la explosiva "Misión imposible: Nación secreta" (Christopher McQuarrie, 2015).

Las expectativas con "Misión imposible 6" fueron en aumento desde el estreno mismo de su primer y potentísimo trailer. Además, con la película ya proyectada a parte de la prensa norteamericana, las primeras reseñas nos recuerdan por qué deberíamos estar ansiosos ante la sexta entrega de la franquicia: Erik Davis de Fandango señaló lo siguiente: "Vengo saliendo de «Misión Imposible 6», y es absolutamente fantástica. Esta película te entretiene en todas las direcciones: escenas de acción increíbles, suspenso para morderse las uñas y el mejor final de toda la serie. Mi película favorita del verano (boreal) está aquí, amé cada segundo". En otro tweet, dice que el papel de Henry Cavill es el mejor de su carrera. Por su parte, Steven Weintraub de Collider coincide con su colega, señalando que "es una película fantástica que está cargada de acción desquiciada y momentos que te mantendrán en la orilla del asiento. No sé como Tom Cruise sigue superando su barrera, pero estoy feliz de que lo haga. Sólo la pelea en el baño hace que valga la pena pagar por ella". Kurtis Smejkal de Three Angry Nerds dijo: "Estoy feliz de decirles que como en las películas anteriores, los creadores no están complacidos. La película es más grande y mejor y las asombrosas secuencias como la pelea en el baño dejan en claro este hecho".

   La sexta entrega de la saga es según contó a la agencia española de noticias Efe su nuevo director, Christopher McQuarrie, "una oportunidad para celebrar la ciudad de París".

   "Estábamos preparando esta película en 2015 sin haber decidido dónde rodaríamos la nueva entrega. Tras los atentados (de ese año en Francia), propuse a Tom enseñar esta ciudad, pero temía que fuera peligroso. Tom me dijo que precisamente por eso debíamos hacerla aquí, para demostrarle a la gente que no lo es", contó McQuarrie en la presentación mundial del filme ante la Torre Eiffel.

   "Los parisinos estaban muy contentos de tenernos aquí, se mostraron dispuestos a ayudar y yo tuve mucho cuidado de no destrozar la ciudad. Cuando iba conduciendo el coche estaba tan nervioso, no quería dañar ningún edificio y no lo hice, fui muy cuidadoso", confesó Cruise sobre el rodaje.

   "He visto cinco de estas películas y no sé quién es Ethan Hunt. Quiero conocer quién es Ethan en esta película, quiero un viaje emocional por este personaje, y Tom realmente lo recibió con los brazos abiertos", dijo además McQuarrie.

   En esta sexta entrega de la saga el equipo de "Misión imposible" se ve inmerso en una operación de alto riesgo que les llevará por París, aunque también por Londres y la región de Cachemira (que por razones de seguridad estas imágenes se grabaron en Nueva Zelanda) para evitar un ataque terrorista global. Algunos de los rostros más conocidos de la película como Michelle Monaghan, que interpreta a la esposa desaparecida del personaje de Cruise, Ethan Hunt, regresan en esta película junto a Ilsa (Rebecca Ferguson) o Benji (Simon Pegg), aunque hay nuevas incorporaciones. Por ejemplo, Henry Cavill es August Walker que, por momentos, parecerá competir por Cruise como agente secreto; Angela Bassett ("What's Love Got to Do") se convierte en la nueva directora de la CIA y Vanessa Kirby ("The Crown") aparece en escena con un enigmático personaje, la Viuda Blanca.

   "Escuchamos a la audiencia para darle lo que quiere, nos seguimos poniendo nuevos retos con cada película sin dar nada por hecho. Me encanta hacerlas y las hago pensando cómo podemos hacerlas únicas, especiales. Chris McQuarrie tiene la misma visión, nos gusta el cine, nos encanta entretener", dijo Cruise.

   A sus 56 años recién cumplidos, el actor estadounidense no tiene temor de seguir sometiendo su cuerpo a retos imposibles como colgarse de un helicóptero sobre los glaciares de Nueva Zelanda o conducir una moto a toda velocidad y en sentido contrario en torno al Arco del Triunfo. "Saltar, escalar... es un día más en mi vida. Me levanto corriendo, voy al trabajo en helicóptero", bromeó el intérprete, que promete seguir arriesgándose "todo el tiempo que pueda"

   "Antes de hacer estas películas siempre siento que es una misión imposible. Trabajamos duro y, cuando tienes la acción que nosotros tenemos, en localizaciones tan distintas, es un desafío, pero siempre es interesante", apuntó además Cruise.

   Las calles de París no son ya únicamente escenario de imágenes como "El Beso", de Robert Doisneau, o películas como "Amelie" o la inmortal "El último tango en París" de Bernardo Bertolucci. Quizá muchos empiecen pronto a identificar el punto donde un coche se hunde en el río Sena o los callejones donde Cruise y Cavill son perseguidos por la policía.

   "Nunca pensé que Tom no sobreviviría, pero sí pensé que yo no lo haría. Yo estoy muy preocupado por nuestra seguridad, pero él lleva el volante, así que sé que todo va a salir bien, no me preocupo por él, son más bien el resto de variables las que me ponen nervioso", declaró a la agencia Efe McQuarrie, que es el único director de la saga que ha repetido en la dirección, después de "Protocolo Fantasma" (2015), a petición de Cruise.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario