Escenario

Una nueva batalla en la guerra contra los siniestros monstruos del más allá

La esperada tercera entrega de la saga de "La momia" se estrena hoy en los cines rosarinos. Brendan Fraser, María Bello y Jet Li son los protagonistas de la aventura que transcurre en China.

Jueves 31 de Julio de 2008

Pasaron casi diez años desde que encarnara por vez primera al explorador Rick O’Connell, así y todo Brendan Fraser, quien protagoniza la tercera parte de la saga de "La momia", asegura que todavía está en forma para el papel. "Podría seguir interpretando al personaje hasta los 60 años", aseguró confiado el actor norteamericano.

En "La momia. La tumba del emperador", que se estrena hoy en los cines rosarinos, el explorador heredero de los tiempos de oro del cine de aventuras y del éxito de taquilla de Indiana Jones viaja a Asia para realizar un relevamiento arqueológico en las tumbas de la antigua China, un lugar atractivo y sobrecogedor.

Lo acompañan su hijo Alex, que es encarnado por el joven Luke Ford, su esposa Evelyn, que en esta ocasión fue interpretada por María Bello y no por Rachel Weiz como en los anteriores capítulos de la saga, y su cuñado, un aventurero temeroso y simpático que en la piel de John Hannah le pone el toque de humor a la historia.

Una vez más es sorprendido por una presencia del más allá: la momia Qin Shi Huang que, con el rostro del astro del cine de artes marciales Jet Li, vuelve de la muerte llena de rencor y dispuesta a esclavizar al mundo. Está enojada porque una bruja malvada, la también estrella asiática Michelle Yoeh, la condenó a una maldición milenaria.

"Es una versión aumentada y mejorada de las películas anteriores", adelantó Fraser en el estreno de "La momia" en México. "Es el mismo personaje, valiente y luchador, pero que descubre el amor entre padre e hijo —añadió—. Con este descubrimiento de su hijo, la historia vuelve a empezar y vuelve la acción y el peligro".

La película, que fue dirigida por el experto en cine de acción Rob Cohen, contó con un presupuesto de 175 millones de dólares. Buena parte de ese dinero fue destinado a la creación de los efectos visuales que dieron vida al Emperador Dragón y al ejército de terracota con el que vuelve de las tinieblas para conquistar el mundo.

"Me gustó mucho la idea de que los guerreros de terracota de Xi—an fueran las momias", comentó Cohen, quien dirigió "Rápido y furioso". "Nos permitió explorar la historia china de dos periodos, 200 años antes de Cristo y 1946, durante la posguerra. Es una aventura totalmente nueva, espectacular, pintoresca y completamente oriental". Para María Bello actuar en "La momia" significó un desafío doble: tenía que reemplazar a la ganadora del Oscar Rachel Weiz como la esposa de Rick O’Connell y debutar en un género nuevo: el cine de acción. "Soñaba con trabajar en una película de aventuras desde que era una niña, antes de convertirme en actriz", confesó la actriz.

"Me preguntaban qué quería hacer y yo decía que quería ser Indiana Jones, pero como nadie me llamaba para actuar en películas de acción me rendí, pensé que la gente no me veía así. Hasta que Rob Cohen me contactó. Ese día lloré", contó Bello, quien brilló en películas dramáticas como "Una historia de violencia" y "World Trade Center".

"La tumba del emperador" no sólo rescata a uno de los grandes héroes de acción del cine de Hollywood sino se propone superar el suceso de los capítulos anteriores de la serie, "La momia" y "La momia regresa", que recaudaron 800 millones de dólares e inspiraron uno de los juegos más divertidos del parque de atracciones de los estudios Universal

Hoy, cuando en la penumbra de las salas de cine rosarinas, Rick O'Connell vuelva a entrar en un templo prohibido y, como quien no quiere la cosa, despierte a la momia, el mundo mágico de la aventura cobrará vida una vez más, como a la luz mortecina del velador los libros de Emilio Salgari animaban las noches de la niñez.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario