Escenario

Una historia de narcos españoles

José Coronado interpreta en la nueva ficción de Movistar al patriarca de una familia de narcotraficantes.

Domingo 30 de Septiembre de 2018

A lo largo de su carrera, José Coronado tocó muchos registros, pero cuando colabora con el realizador Enrique Urbizu suele convertirse en un personaje oscuro y muy malvado. Así lo hace en "Gigantes", la nueva serie de Movistar en la que da vida al patriarca de una familia de narcotraficantes inmersa en una lucha fratricida.

   En la cuarta colaboración entre el realizador bilbaíno de 56 años y el actor madrileño de 61, que se presentó fuera de concurso en el Festival de Cine de San Sebastián, Coronado se pone en la piel de Abraham, del que cree que podría ser el padre de Santos Trinidad, el protagonista de la premiada "No habrá paz para los malvados" que le valió el Goya al mejor actor protagonista en 2011.

   Abraham es un personaje despiadado que ataca continuamente a su alrededor aunque sea en silencio, es "casi el diablo en la tierra". Pero al mismo tiempo con la complejidad de quien tiene que marcar el camino y educar a sus hijos en su propia brutalidad. "Gigantes" es una serie que "marcará un antes y un después en la ficción española", aventura Coronado, en entrevista con dpa.

José Coronado es conocido por numerosas series de televisión ("Periodistas", "El Príncipe") y más de 30 películas. Ha sido nominado dos veces a los Goya como mejor actor de reparto por "Burdeos" (1999), de Carlos Saura, y "La caja 507" (2002), de Urbizu. Su mayor éxito, la tercera colaboración con Urbizu tras "La vida mancha" (2003), fue "No habrá paz para los malvados" (2011), con la que logró el Goya al mejor actor protagonista, entre los seis premios que se llevó la película.

   —¿"Gigantes" un "Narcos" a lo español? ¿Te has sentido un poco Pablo Escobar al interpretar a Abraham?

   —No. Abraham es un romántico y un tradicional y no tiene ambición de abarcar más. Sólo quiere ser el rey de su entorno; son sus hijos los que luego internacionalizan y abren sus miras y a los que él pone trabajas. Es de los que guardan el dinero bajo el colchón porque si no, no estaría tranquilo.

   —¿Están las series de narcotraficantes enalteciendo y mitificando a criminales como "El Chapo" o Pablo Escobar?

   —No, no creo que lo hagan. Hay que distinguir bien entre ficción y documental. Si se hace un documental hay que ser muy fidedigno y cuidadoso con una historia verídica documentada, pero en la ficción debe haber libertad absoluta. Sería absurdo poner trabas o peros a la ficción. En la realidad, vemos todos los días a gente mucho más hija de puta en las noticias.

   —¿Qué tiene de novedoso "Gigantes"?

   —Es una historia brutal dirigida por el maestro del thriller y del cine negro como es Enrique Urbizu. Es una historia en la que no hay una sola gota de grasa, es todo músculo, va al meollo de la cuestión. Con multitud de personajes y un dinamismo al que no está acostumbrado el mundo de las series en España. Va a haber un antes y un después en la ficción española. Trata temas universales, habla de luchas familiares por conseguir el poder, algo que todos entendemos. Además, tiene el atractivo de que cuenta y localiza mucho en Madrid, mostrando lo que era la ciudad de toda la vida.

   —El patriarca es un hombre y sus tres hijos también. La serie tiene mucha testosterona... ? las mujeres?

   —Al comienzo sí, son tres hijos y su padre. Pero las mujeres salen más tarde al ruedo y el papel de la mujer es fantástico y sorprende.

   —¿El auge que están viviendo las series supone una mayor creatividad en el sector?

   —Estamos viviendo una época maravillosa para toda la industria, sobre todo para los actores. Hay una proliferación de plataformas que hace que se hagan más series que hace 10 o 15 años, pero además las sabemos hacer bien. Para mí, en el día a día, la línea que separa el cine de una serie es totalmente inexistente. En el fondo, es lo mismo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario