Escenario

Una historia de madres e hijas bajo el hechizo de un pasado de ensueño

Se estrena hoy "Pasión al atardecer", una película que pone el acento en lo emocional. El filme cuenta con un gran elenco, que encabezan Glenn Close, Meryl Streep y Vanessa Redgrave.

Jueves 24 de Abril de 2008

Hoy llega a los cines rosarinos "Pasión al atardecer", película que reúne a un elenco excepcional en una historia basada en la novela original de Susan Minot, la premiada novelista y cuentista norteamericana, adaptada para cine por ella misma y el ganador del premio Pulitzer, Michael Cunningham, autor de la novela "Las horas".

"Pasión al atardecer" es un filme profundamente emocional que pone el acento en el amor intemporal que une a madres e hijas, desde el prisma de la vida de una madre en todas sus etapas: en la cima del optimismo, en un importante momento de decisión y cuando declina, cerca del final. Dos pares de madres e hijas en la vida real —Vanessa Redgrave y Natasha Richardson y Meryl Streep y Mamie Gummer— interpretan respectivamente a una madre y su hija y a la mejor amiga de la madre en diferentes momentos de la vida.

Superada por sus recuerdos, Ann Lord (Redgrave) revela un secreto que guardó por largo tiempo a sus preocupadas hijas: Constance (Richardson), una típica y feliz esposa y madre, y Nina (Toni Collette), soltera y todavía sin haber encontrado su lugar en el mundo. Las dos están junto a su lecho, cuando Ann comienza a llamar al hombre que amó más que a ningún otro. La madre alucina y revive el fin de semana que le cambió la vida para siempre, aquel en que fue invitada a ser dama de honor de Lila Witenborn, su mejor amiga y durante el cual conoció a Harris Arden, su gran amor.

Pero las hijas que la escuchan nombrarlo se preguntan quién es el tal Harris y qué significa para su madre. Mientras Constance y Nina tratan de profundizar en la vida de Ann y en las suyas propias para tratar de encontrar alguna pista, la madre es atendida por una enfermera nocturna (Eileen Atkins), mientras su mente viaja hacia el pasado, a aquel fin de semana de verano de hace cincuenta años, en el que ella todavía era Ann Grant (Claire Danes), una joven que llegaba de Nueva York para ser dama de honor en un casamiento de la más alta sociedad de Newport, el de su querida amiga del colegio, Lila Wittenborn (Mamie Gummer en la juventud y Meryl Streep en la vejez).

Cantante en un night club neoyorquino, decidida y liberal, Ann no tiene demasiado que ver con el ambiente de Newport. La futura novia está nerviosa y se apoya más en la dama de honor que en su madre (Glenn Close). Ann permanece junto a su amiga, y también muy cerca de Buddy (Hugh Dancy), el incorregible hermano de Lila.

Sentimientos inesperados van a surgir cuando Ann conozca a uno de los invitados al casamiento: Harris Arden (Patrick Wilson), un amigo íntimo de siempre, de la familia Wittenborn. El amor de Ann por Harris cambiará su vida, y la de sus hijas, para siempre.

La otra historia. Paralela al flashback, otra línea argumental muestra a las dos hijas de Ann, que tratan de superar viejas enemistades y la ansiedad de tener que ocuparse de su madre moribunda. Constance es la "hija buena", que creció viendo el fracaso de dos matrimonios de su madre, presenció su carrera como cantante y eligió ser ama de casa. En cambio Nina, la menor, es una buscavidas que cambia permanentemente de pareja, sin poder estabilizarse todavía en ese aspecto ni conservar un trabajo, y que en el momento en que transcurre el film sabe menos que nunca que hacer con su vida, porque está embarazada.

Lo increíble de "Pasión al atardecer", que está dirigida por Lajos Koltai, es que cuenta todas estas historias en la módica suma de 117 minutos.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario