Escenario

Una familia que se ríe de sí misma en medio de la pandemia actual

"Los Astembos, encuarentenados, aislados y por streaming" se presenta hoy, viernes 20, en un nuevo formato. La mirada del autor, director y actor Darío Maruco

Viernes 20 de Noviembre de 2020

Una familia que no tiene problemas no es una familia. Y Los Astembos, en medio de la pandemia, tienen muchos problemas.

Hoy, viernes 20 a las 20 del año 2020 , bajo la dirección de Darío Maruco, se presenta “Los Astembos, encuarentenados, aislados y por streaming”. La obra creada y protagonizada por Maruco cuenta con un elenco integrado por Maxi Sánchez, Laura Ross, Elvira Garzotto, Andrea López Mediza, Liliana Ferrario, Noemí Díaz, León Giulietti y Carolina Robul.

   La saga de esta obra comenzó en 2018 con “Mi familia es un show”, que incluso hizo temporada en Villa Carlos Paz, siguió con “Una familia tragicómica” y en esta tercera parte cada miembro de la familia quedó en una casa distinta y contarán sus desventuras en estos largos meses de aislamiento. La obra tiene entradas populares, a $200, que se depositan previamente al CBU de Maruco 0650020702000153065723 y luego de presentar el comprobante de pago al 3416414927 ya se libera el acceso para el streaming.

   Maruco, que interpreta a Emilio Astembos, el padre de esta familia, cuyo oficio es productor de espectáculos, habló en diálogo con Escenario de las situaciones espejadas de su obra con las de la vida cotidiana en la sociedad actual y de la idea de hacer una tira televisiva con este proyecto.

   —La obra tiene costados tragicómicos de una familia burguesa venida a menos, pero que siempre encuentra una vuelta de tuerca para salir a flote. ¿Es la metáfora de cierta clase media argentina?

   —Creo que hay una parte de la clase media, quizás la gran mayoría, que se reinventa todo el tiempo (palabra que hemos pronunciado mucho en estos meses) y en esta pandemia mucho más. La mayoría de los que tienen que volver a empezar no tienen los prejuicios de esta familia que representa a un grupo quizás menor, los que aunque el mundo se les caiga a pedazos, intentan seguir, no sólo haciendo creer a los demás, sino creyéndose ellos mismos, que nada pasó. Creo que no siempre tiene que ver con cuidar las apariencias, más bien es un tema para el diván. Pienso que tiene que ver con los miedos, la incertidumbre. Lo que mostró esta familia en la saga anterior no es tanto el miedo a perder el status económico, sino el miedo a ya no ser reconocidos, el miedo al olvido. Y, más tarde o más temprano, todos seremos olvidados, incluidos los que nos olviden.

     —Cada uno de los personajes está en lugares distintos ¿Con distancia y sin la química del cara a cara fue difícil lograr sincronización y efectividad en el humor?

   —El teatro es presencia. Presencia de actores y presencia de público. Es una ceremonia, un ritual donde ambas partes comulgan esa magia. El teatro es complicidad. Sería mentirle a la gente decir que lo que van a ver esta noche es teatro. El teatro es otra cosa . No obstante, el teatro, que es un espacio que cuenta historias, esta vez está contando una historia con la que tenemos una ventaja: esta historia es común a todos y es contemporánea, todos estamos aislados. Creo que es desde ese lugar donde construiremos empatía. Pero para ser concreto, y respondiendo tu pregunta, fue difícil, pero no imposible.

  —¿Cómo imaginás la nueva historia de “Los Astembos” luego de la pandemia y hacia dónde irán las situaciones desopilantes de esta familia?

   —Hay una cuarta saga: se viene “La Navidad de los Astembos”. Ya iniciamos las grabaciones y se estrenará el próximo 20 de diciembre. Antes de la pandemia teníamos un proyecto ambicioso: hacer la tira televisiva de “Los Astembos”. Veremos si el 2021 nos lo permite.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS