Escenario

Una comedia teatral del amor en tiempos de ping pong

La obra cuenta con las actuaciones de Diego Enrique Lombardelli, Natalia Natolino, Nicolás Ostoich y Evelyn Rita y la dirección a cargo de Gonzalo Ortiz.

Sábado 02 de Agosto de 2014

Un partido de ping pong es la excusa para provocar un encuentro entre Alicia y Pablo. El grupo Percipi presenta "Alicia en el país de Irma", un espectáculo de humor, invadido de ternura, donde las situaciones reconocibles para el espectador y la oportunidad de reírse de ellas son el leit motiv. La obra cuenta con las actuaciones de Diego Enrique Lombardelli, Natalia Natolino, Nicolás Ostoich y Evelyn Rita y la dirección a cargo de Gonzalo Ortiz.

Alicia es invitada por su amiga Irma y su esposo a jugar al ping pong. Este encuentro es la excusa para presentarle un chico, pero la espera es larga, Pablo no llega y los recursos para convencer a Alicia que se quede se hacen más absurdos. Ortiz dialogó con Escenario acerca de esta puesta donde la espera funciona como aperitivo del encuentro.

—¿De qué se trata "Alicia en el país de Irma"?

—Irma y su marido se dedican a armar parejas, ya han juntado a varios de sus amigos. Esta vez lo intentan con Alicia y Pablo que no se encuentran pasando por las mejores situaciones. Será una tarea difícil para estos paladines del amor.

—¿Por qué el juego de palabras que remite a "Alicia en el país de las Maravillas"?

—El juego es en principio para remitir a un lugar conocido en el espectador. Si bien la Alicia de esta obra no se mete en el hueco de un árbol, ni se encuentra con un conejo, sí se anima a meterse en situaciones poco usuales para descubrir el amor.

—¿De qué forma se combinan humor y ternura en la obra?

—Creemos que el humor y la ternura combinan perfectamente, las situaciones tiernas llaman al humor y nos proponen sonrisas. Además el humor es provocado por lo "tiernos" que aparecen estos personajes, con sus equívocos y errores, mientras se muestran tal cual son. El espectador se verá reflejado; quizás ninguno se prestó a una cita a ciegas, pero sí acompañó a algún amigo, le hizo la pata y lo bancó en sus peores momentos.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS