Escenario

Una comedia para exorcisar el miedo a los padecimientos

Adrián Giampani dirige "La medicina de Moliere", una adaptación de tres obras del autor francés, que se estrena hoy en el teatro La Comedia

Viernes 21 de Junio de 2019

Tres clásicos del teatro francés fueron el puntapié de "La medicina de Moliere", una adaptación de las obras "El enfermo imaginario", "El amor médico" y "Don Juan" que resultó ganadora de la séptima edición de la convocatoria de la Comedia Municipal "Norberto Campos". Bajo la dirección de Adrián Giampani y con la colaboración de Denise Almeida en la adaptación, actúan Manuel Baella, María Victoria Franchi, Cristian Medrano, Magdalena Perone, Fernando Porcel y Mario Vidoletti. Se estrena hoy, a las 21, en el teatro La Comedia (Mitre y Cortada Ricardone), con entrada libre y gratuita. Las funciones se reiterarán todos los viernes y sábados de junio, a las 21, y los domingos a las 20.

—¿De qué forma se articulan en esta adaptación el temor a la muerte de "El enfermo imaginario", la enfermedad como excusa para el amor en "El amor médico" y la desmesura del amor y la sensualidad en "Don Juan"?

—El temor a la muerte trasunta a ambas piezas quizás con distintas perspectivas, pero en tal caso ampliando la posibilidad de abordar ese eje temático que por cierto atraviesa toda la adaptación. La enfermedad como excusa la tomamos pero en nuestro caso para ahondar en las diferentes miradas médicas, quizás modificando levemente el hilo argumental de "El amor médico" para darnos la oportunidad de explayarnos en la caricatura de ciertos médicos. En nuestro caso la enfermedad nos posibilita hablar de la medicina y no es necesariamente una excusa para el amor. Respecto a la articulación con "Don Juan" tomamos únicamente la escena I del acto III. En dicha escena, casi de manera caprichosa y como digresión del hilo argumental de la obra, Moliere aprovecha y teje unas preciosas líneas acerca del poder médico, lo cual es una muestra más de su obsesión por el tema, ya que hay cinco obras completas que hablan sobre medicina, y nos pareció muy oportuna para un episodio de nuestra adaptación.

—¿Cómo fue la adaptación?

—La adaptación la llevamos adelante con Denise Almeida. Tomamos como eje "El amor médico" y como su estructura es bastante simple, fue escrita y presentada en cinco días según el propio autor, vimos la posibilidad de enriquecerla con otros textos de Moliere que también opinan sobre medicina. En ese contexto, el personaje del padre es absolutamente traspolable a Argán, el protagonista de "El enfermo imaginario" ya que tiene conductas similares. De hecho, para atender a su hija propone recurrir a varios médicos lo cual es propio de un hipocondríaco, y sobre esa lógica seguimos enhebrando escenas de una y otra obra.

—¿Por qué te decidiste a adaptar estas tres obras?

—El hecho de tomar la medicina como tema aparece tiempo después de haber atravesado una situación personal de enfermedad que me acercó de manera abrupta y por necesidad a reflexionar sobre la salud, la enfermedad, la cura y la práctica médica. Tenía lectura de las obras de Moliere y durante ese trance varias veces me propuse hacer algo teatral al respecto, es decir tomar alguno de los textos de Moliere para exorcizar mi experiencia. Volví a aquellos textos una vez abierta la convocatoria de la Comedia Municipal y sentí que era el momento de llevar adelante esta adaptación.

—¿Cuál fue el objetivo?

—Como objetivo buscamos que el público pueda reírse, lo más que pueda, de situaciones en las que se sienta espejado y que divirtiéndose se pregunte y considere repensar el lugar que le damos a la salud y a la enfermedad, que pueda verla como un proceso biológico en el que el cuerpo se adecua a la realidad que está transitando, que podamos incluir a todo nuestro contexto en esta problemática y dejemos de seccionar nuestro cuerpo como un ente distanciado de nuestra realidad social, de nuestros vaivenes emocionales. Incluir a la enfermedad como parte del proceso vital y poder dialogar con ella evitando el pánico exagerado. Reflexionar sobre qué nos cura, si son sólo los medicamentos y los tratamientos o en realidad no pasa por tratar la enfermedad diagnosticada sino por poder leer a través de ella qué sucesos o hábitos vinculares pueden estar favoreciendo esa reacción.

—¿Cuáles considerás que son las enfermedades individuales y colectivas, imaginarias o reales, de la actualidad?

—Creo que las enfermedades humanas son siempre más o menos las mismas más allá de las modas y épocas, Abuso de poder, el miedo, la necedad, la intolerancia y no sé si muchas más pero no son imaginarias. Y las enfermedades físicas son señales, alertas que nos revelan algo que no está funcionando en nuestro entorno, y eso dice "La medicina de Moliere".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario