Escenario

Una clase de actuación y también de amistad

Alan Arkin y Michael Douglas evocan la amistad desde la tercera edad en "El método Kominsky".

Domingo 13 de Enero de 2019

En medio del aluvión de estrenos de series hay que hilar fino para encontrar una que reúna todos los condimentos necesarios como para prenderse con la historia y no querer abandonarla. Y este es el caso de "El método Kominsky". Sandy Kominsky no es otro que Michael Douglas, quien interpreta a un veterano docente de actores, seductor y gracioso. Junto a él, Norman Newlander (Alan Arkin), es su representante en los momentos en que todos morían por contratarlo en Hollywood y ahora apenas le consigue algún bolo en TV, pero sigue siendo su amigo más fiel. Esa relación, que se exhibe especialmente en los dos primeros capítulos, es el atractivo más fuerte de esta serie ideada por un experto en contar historias como lo es Chuck Lorre. Sí, el mismo que escribió "The Big Bang Theory", motivo por el cual entiende perfectamente la dinámica de una serie y, sobre todo, el manejo del humor. En "El método Kominsky" todo fluye de una manera graciosa. Desde la relación de amigos con cuestionamientos, como debe ser, entre los protagonistas, hasta la búsqueda del amor en la tercera edad. Pero también se exponen las fragilidades lógicas del paso del tiempo (el capítulo 3, con el tema de la próstata y la participación de Danny de Vito es imperdible) y la exigencia salvaje que impone el éxito en el star system hollywoodense. Netflix subió los ocho primeros capítulos de esta temporada, que se confirmó que tendrá al menos una más, y lo bueno es que sólo duran media hora, por lo que cuesta apagar la tele al final de cada envío. Para no dejar pasar.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});