Escenario

Una cátedra de zarzuela con voces luminosas y una puesta atractiva

Durante años la ciudad de Rosario fue parada obligada de las compañías de zarzuelas. Basta recordar que en la década del 40 del siglo pasado pasó por el teatro La Comedia el maestro Pablo Sorozábal, uno de los grandes creadores del género, su compañía se quedó dos meses en la ciudad ofreciendo funciones diarias, hecho impensable en nuestros días.

Lunes 13 de Agosto de 2012

Durante años la ciudad de Rosario fue parada obligada de las compañías de zarzuelas. Basta recordar que en la década del 40 del siglo pasado pasó por el teatro La Comedia el maestro Pablo Sorozábal, uno de los grandes creadores del género, su compañía se quedó dos meses en la ciudad ofreciendo funciones diarias, hecho impensable en nuestros días. Tratando de recuperar esa mística que marcó otrora a nuestra ciudad, la Asociación Cultural El Círculo, en colaboración con la Opera de Rosario, montó uno de los grandes títulos del repertorio "Luisa Fernanda", que vuelve a subir a escena este miércoles en la misma sala.

La mezzosoprano Anabella Carnevali,quien ya demostró su gran voz en una impresionante "Ulrica" de "Un Ballo in Maschera" esta misma temporada, cantó con soltura el rol que da título a la obra. Bello timbre con facilidad para los agudos y expresiva musicalidad, buenos parlamentos que no sólo fueron dramáticamente efectivos, sino también con proyección.

La soprano Marina Silva, premiada como Artista Revelación 2009 por la Asociación de Críticos Musicales de Argentina, creó una condesa Carolina vocalmente impecable, bella emisión y exquisitos agudos. Su Carolina es una mujer segura de su poder tanto de seducción como político, para ella se han creado, subrayando estos rasgos, dos de los vestidos más hermosos de la presente producción.

Graciela Mozzoni impresiona con su posadera Mariana un personaje que la artista enriquece desde lo teatral con ductilidad y profesionalismo, siendo protagonista de un final ambivalente típico de las inteligentes relecturas que suele realizar Betty Gambartes sobre las obras que dirige. La Rosita de Angie Cámpora es digna de mención y buena cantante, cumplió solventemente sus intervenciones.

"Luisa Fernanda" es una zarzuela de barítono, siendo el personaje más interesante y con mayor desarrollo dramático, el rico hacendado extremeño Vidal Hernando, que encontró en Omar Carrión un intérprete acertado y efectivo. Este cantante, que es uno de los más importantes en nuestro país en su cuerda, timbre redondo y cálido, atacó acertadamente sus dos intensas romanzas: "Luche la fe por el triunfo" y "Ay, mi morena".

El Javier Moreno de Gustavo López Manzitti fue un amante caprichoso, calculador y cruel, que ni siquiera cuando regresa derrotado se le tiene simpatía, sólo viene para arruinar la vida de María Fernanda.

En lo vocal estamos frente a un gran tenor con potente ductilidad y gran presencia escénica, la romanza "De este apacible rincón de Madrid" interpretada sobre un puente que cruza del escenario a la platea arranca la primera ovación de las muchas que cosechó este artista en la noche del estreno. También hay que destacar el Saboyano de Andrés Novero.

Entre los actores, Luciano Temperini creó un Aníbal idealista y con ribetes cómicos, la referencia de la bicicleta trajo ciertas cariñosas y trágicas relaciones locales de militancia social (Pocho Lepratti). Claudio Danterre y Mario Vidoletti mostraron su oficio en acertadas interpretaciones del padre monárquico de María Fernanda y el posadero Bizco Porras.

Los cuerpos de baile dan el colorido exacto a los cuadros folclóricos y el coro de la ópera, con dirección del maestro Horacio Castillo, demostró su solvencia habitual.

La dirección musical de Marcelo Pozo ofreció una lectura interesante de la partitura, con momentos de bellos y fuertes colores orquestales. La percusión ocupó el lugar justo sin opacar a los demás instrumentos, y fueron correctas las cuerdas y los bronces.

El vestuario sobre bocetos de Ramiro Sorrequieta resultó un verdadero acierto, con algunas piezas que son verdaderas obras de arte, un artista para tener en cuenta.

La dirección de Betty Gambartes ofrece constantes referencias a la actualidad permitiendo una segunda lectura de esta zarzuela (ver aparte).

El punto flojo de esta "Luisa Fernanda" es la escenografía. En el primer cuadro el concepto escenográfico queda confuso y empobrece el resto de la propuesta artística. Se gana en la escena del rezo del Rosario con escenario despojado y fondo negro y gris con iluminación lateral que produce un bello efecto, pero la pobre factura de los elementos escenográficos en la escena final distrae de las intensas emociones que están jugando en las tablas. También cabe acotar que por momentos se echó de menos el sobretitulado por la dificultad de seguir algunos diálogos.

En síntesis, es una "Luisa Fernanda" de producción inteligente, con cantantes de primera línea de la lírica nacional, junto a actores y cantantes locales que dan lo mejor de su arte. Lo que, sin duda, es un regreso promisorio de la zarzuela a los escenarios de la ciudad.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario