Escenario Estreno | "El planeta de los simios: la guerra"

"Un viaje tremendamente emotivo y oscuro"

El director Matt Reeves y el actor Andy Serkis hablaron con Escenario sobre el nuevo filme de la famosa franquicia.

Domingo 30 de Julio de 2017

(Desde Los Angeles)

Desde que Rupert Wyatt le cedió el mando después de concretar "El planeta de los simios: (R) evolución" en 2011, Matt Reeves se convirtió en el especialista de Hollywood en crear todo tipo de monos parlantes para la pantalla grande. Junto a Andy Serkis, el gurú de la técnica de captura de movimiento que ha sido una parte esencial en la creación de César, el protegido de J.J. Abrams ha sabido cómo darle forma a una trilogía que ha alcanzado su pico máximo con "El planeta de los simios: la guerra", un filme que ha fascinado a los críticos norteamericanos, que puede arrasar en los premios técnicos cuando llegue el momento del Oscar y que en Argentina se estrena el próximo jueves.

—¿Dirías que lo que propone "El planeta de los simios: la guerra" está vinculado a lo que el mundo está hoy experimentando?

Matt Reeves: por supuesto. Lo que a mí me entusiasma de estar involucrado en esta franquicia es que al contar una historia sobre los simios en una superproducción veraniega estamos pudiendo ponerle un espejo a la humanidad. Alcanza con que nos miremos un poco para que nos demos cuenta que todos somos simios. Somos animales y a menudo nos olvidamos de cual es nuestro lugar en este planeta. La idea de hacer una película de guerra es que nos permita examinar cual es nuestra naturaleza y ver que tenemos una gran capacidad de destrucción y también de creación, porque esa es la forma de darnos cuenta que estas dos cosas son opuestas.

Andy Serkis: es fabuloso poder hablarle a una gran audiencia a la que obviamente vamos a entretener, pero más allá de eso nos estamos poniendo bajo el microcospio como humanidad de una manera muy honesta. Desde sus inicios, esta franquicia ha tratado de hacer un comentario sobre el mundo en el que vivimos. Es un prisma brillante y a la vez subversivo, que nos permite explorar profundamente nuestra realidad.

—César es como Moisés, llevando a su gente a la tierra prometida...

MR: hay un poco de eso, pero yo creo que las tres películas son muy distintas entre si. "(R)evolución" no se parece en nada a "Confrontación", y "La guerra" es a su vez muy diferente a las otras dos, pero todas tienen algo en común y esa es la presencia de César y la actuación de Andy Serkis. Eso es lo que te atrapa como espectador y lo que te hace sentir. Pasa de ser un simio común a un revolucionario en "(R)evolución" y luego se convierte en un líder en tiempos difíciles en "Confrontación". Es alguien que no se lleva bien con lo establecido, tal como Andy me lo describió brillantemente en el inicio de nuestra colaboración cuando me explicó quien creía que era este personaje, que era a la vez simio y humano pero en el fondo no era ninguna de las dos cosas, por eso es alguien que no pertenece a ningún grupo establecido y tiene una conexión con los dos mundos. Esa es la razón por la que él puede ser potencialmente un puente para crear la paz entre las dos culturas. Por eso su siguiente historia era llevarlo a este lugar extremo en el que el finaliza ese viaje y se convierte en una leyenda. Queríamos llevarlo a un lugar mítico y en cierta manera que esta película fuera como una epopeya bíblica, en la que él se convirtiese en una figura seminal en la historia de los simios, una especie de Moisés de los monos del que sus congeneres puedan hablar en el futuro.

EM_DASH Andy, ¿sentís que la tecnología te ha ido ayudando a medida que fueron pasando los años durante la trilogía?

AS: no, la tecnología no ha cambiado mucho de la primera película a la tercera. Es el mismo proceso. Lo que sí evolucionó ha sido la experiencia de los artistas que han estado trabajando en estos films desde que comenzamos con la trilogía, y que han encontrado la forma de honrar las intepretaciones de los actores que encarnan a estos personajes, algo que se puede apreciar en todos los personajes simiescos y en el software que han creado. Mi hijo estaba mirando "(R)evolución" ayer por la noche. La miraba porque iba a asistir a la premiere de "La guerra" conmigo por lo que quería estar al día con toda la historia. De vez en cuando miraba algunas escenas y me daba cuenta de que había habido un gran cambio en la fidelidad con la que se retratan nuestras interpretaciones en la nueva película.

MR: hicimos lo mismo con "Confrontación". La miramos mientras trabajábamos en el color de esta película y fue como ver las fotos de bebé de tus hijos adolescentes. Creo que lo que dice Andy es correcto. Las otras películas no eran tan fieles a las interpretaciones originales de los actores. Nos hemos pasado mucho tiempo asegurándonos de que lo que hicimos fuera lo mejor posible. Hemos estado supervisando la interpretación de Andy y de los actores que hacen de los otros simios a lo largo de 8 años, tratando de conseguir lo mejor de ellos. Esa es la razón de que todos los que participan sean los mejores en esto. Son los que se especializan en esta clase de trabajo y para ellos todo pasa por honrar las interpretaciones de los actores. La verdad es que en este film yo no veo una diferencia entre lo que hizo Andy detrás de las cámaras y lo que hace César en la película, lo cual me provoca una sensación muy extraña. Hay una versión de la película que creo que algún día deberíamos compartir con las audiencias, en donde ves a Andy y a los otros actores con sus sombreros de captura de movimiento, y obviamente no es "El planeta de los simios" sino "El planeta de los actores". A pesar de que tienen todos los puntos de colores en la cara, esa versión de la película funciona muy bien. A los 5 minutos te olvidás de que lo que estás viendo son actores con puntos de colores en la cara haciendo movimientos como si fuesen monos.

—Andy, ¿qué fue lo que aprendiste sobre César a lo largo de esta experiencia?

AS: lo maravilloso de este personaje y a su vez de la tecnología es que todo se une en alguien como César porque por un lado es una abstracción de vos mismo. Tu rostro no está en la pantalla como en cualquier otra película. Estás interpretando emociones, engañando químicamente a tu cuerpo y a tu mente para que reaccionés como si hubieras sido transformado para siempre. Este es un viaje tremendamente emotivo para César. Un viaje muy oscuro. Fue muy intenso y a la vez ocurrió en un año en el que tanto Matt como yo sufrimos perdidas personales, en medio del rodaje, por lo que hubo cierta brutalidad en la filmación. Fue duro, porque filmamos en locaciones cubiertas por la nieve. Realmente hacía un frío tremendo. Era pleno invierno canadiense. Pero lo superamos.

MR: yo trato de encontrar algo personal en todo lo que hago. No puedo darme cuenta de cómo tiene que moverse la cámara o qué es lo que tengo que decirle a los actores o que es lo que pasa en la escena a menos de que de alguna manera me conecte emocionalmente con lo que estamos contando. Mi hijo fue una de las razones por las que quise hacer "Confrontación", porque Andy en "(R)evolución" me hizo acordar a él, que estaba aprendiendo a hablar en ese momento. El momento en que Andy dice "no" en esa película me dejó sin aliento porque me recordó a cuando a mi me pasó lo mismo con mi hijo. Ser padre me hizo recordar que todos somos animales. Cuando mi hijo era bebé era como un animalito y sin embargo se podía ver toda la inteligencia en sus ojos, y él entendía muchas cosas antes de que pudiera pronunciar una palabra. Todo eso me sirvió para recordar lo que somos, qué es el reino animal, y que nunca tenemos que olvidarnos de eso. Este film trata por sobre todas las cosas de la pérdida de un hijo, de la pérdida de un padre. Tal como lo dijo Andy antes, mi padre falleció en el último día de rodaje y fue una experiencia personal muy fuerte para mí. Creo que tiene mucho que ver con lo que es la película.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario