Escenario

Un vestuarista rosarino fue nominado en los premios Laurence Olivier de Londres

El rosarino Alejo Vietti participará de la fiesta de los Olivier como nominado en la terna al mejor diseño de vestuario por el musical de Broadway “Beautiful”, sobre la vida de Carole King.

Domingo 12 de Abril de 2015

Uno de los galardones más importantes en el mundo del teatro es el premio Laurence Olivier, organizado por la Sociedad de Teatros Londinenses. Este año los premios se entregan esta noche en el Royal Opera House de Londres y para Rosario, este premio lejano tiene un valor agregado, ya que el rosarino Alejo Vietti participará de la fiesta de los Olivier como nominado en la terna al mejor diseño de vestuario por el musical de Broadway “Beautiful”, sobre la vida de Carole King.

   “Esta nominación es una caricia al ego”, dice Vietti a Escenario, residente desde hace años en Estados Unidos.

   —¿Cómo vivís este momento?

   —Es un reconocimiento al trabajo duro, al esfuerzo y una caricia para el ego. Estoy muy agradecido, todos los premios que uno puede recibir son un aliciente por su trabajo. Fue una sorpresa estar nominado al Olivier Award. Los premios Olivier se entregan hace muchos años, son muy prestigiosos en el mundo del teatro.

   —¿Cómo te abriste camino en un mercado tan competitivo como es Broadway?

   —Yo tengo la suerte de decir que llegué a Estados Unidos solo, con una mano atrás y otra adelante, no conocía absolutamente a nadie y tampoco tenía los medios para comenzar a trabajar. Comencé a llamar por teléfono, a la gente que yo consideraba importante, cuyo trabajo admiraba, en una época en que Internet no estaba tan popularizada. Aunque parezca increíble, esas personas, importantes, me atendieron y se interesaron por mí, de tantas llamadas una resultó un trabajo y así poco a poco se fue dando. Un trabajo trajo otro y despacio entré a la industria, casi sin darme cuenta.

   —¿Cuáles fueron tus primeros pasos?

   —Comencé como asistente de vestuario en obras como “Julio César” de Shakespeare (2006) con Denzel Washington y “Jersey Boys” (2006). Fui director asociado de una puesta de “La Gaviota de Chéjov” (2001) con dirección de Mike Nichols (“El graduado”) y participación de Meryl Streep, Kevin Kline y Philip Seymour Hoffman. Hice varias producciones de óperas para teatros líricos regionales, también vestí a las Rockettes del Radio City Music Hall y actualmente para Disney, diseñé el vestuario del “Jorobado de Notre Dame”.

   —¿Qué podés decir de tus trabajos actuales?

   — “Beautiful” fue muy bien recibido en Broadway; esto significa teatro comercial con fines de lucro. De allí pasó a Londres con gran éxito y en diciembre largamos una gira nacional que abarca todos los Estados Unidos. El mismo mes estreno en Broadway un nuevo musical que se llama “Allegiance”, sobre el encierro de los japoneses residentes en los Estados Unidos en campos de internación, luego del ataque a Pearl Harbor.

   —¿Qué otros premios recibiste?

   —El que más atesoro es un premio que los colegas dan anualmente a los diseñadores, es el Irene Sharaff Awards, un diseñador consagrado, de gran trayectoria y otro, el Young Master Award, para una joven promesa, que lo gané en el 2010. Junto a mí, como maestro consagrado estaba Albert Wolsky, diseñador de vestuario de la película “All That Jazz” (1980). Ese premio fue muy importante, porque no hay nada mejor que el reconocimiento de tus pares.

   —¿Cuáles son los pasos a seguir cuando te enfrentás a una nueva producción?

   —El diseño de vestuario parte de un texto que define los personajes, de allí hay que entender la visión del director, y con esos datos comienza la etapa de investigación, que es la parte que más me gusta. En Nueva York, donde vivo actualmente, el Museo Metropolitano tiene un Instituto del Traje donde se puede ir a investigar. Con el tiempo he reunido una biblioteca muy amplia que me ayuda en la investigación.

   —¿Cuáles son tus sentimientos cuando ves el camino andado?

   —La nominación para el Oliver me llenó de orgullo y mucho de ese orgullo es para mi familia, para mis amigos y por mi categoría de rosarino, que nunca la voy a perder. Me gustaría profesionalmente volver a la Argentina para hacer algo ya sea ópera o teatro. Nunca descarto la posibilidad de volver y demostrar en mi país lo que puedo hacer. Reconozco que mi carrera la hice en los Estados Unidos y ahí es donde me muevo profesionalmente, por lo cual no tengo contactos argentinos que me permitan conseguir una duplicidad laboral. Pero en realidad atesoro poder hacer algo aquí, el tiempo dirá.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario