Escenario

Un thriller marcado por la violencia política y la ausencia de los afectos

Flor Torrente y Eduardo Blanco encabezan el elenco de "Cuando dejes de quererme", una coproducción rodada en España y Argentina. Se estrena mañana.

Miércoles 05 de Junio de 2019

La ascendente actriz Florencia Torrente protagoniza el introspectivo thriller "Cuando dejes de quererme", una coproducción argentino-española que se estrena mañana en Rosario, en lo que es una buena simbiosis que entrecruza historias vascas y argentinas.

"Fue muy adrenalínico todo. Sucedió muy rápido", dijo Torrente en relación a cómo se dio la posibilidad de trabajar junto al director Igor Legarreta y al actor argentino Eduardo Blanco, quien tiene una reconocida carrera en España.

En el filme, Laura (Torrente) recibe el llamado de su tío desde el País Vasco para contarle una noticia inesperada: su padre, quien ella pensaba que la había abandonada de chica, fue asesinado y su cuerpo encontrado 30 años después.

Con la compañía de su padrastro (Blanco), esposo de su fallecida madre, decide regresar a su pueblo de nacimiento para descubrir en qué circunstancias y por qué mataron a su progenitor, en un intento no sólo de conseguir justicia, sino también de descubrir su propio pasado. El trío protagónico se completa con el actor Miki

Esparbé que encarna a Javier, agente de seguros y el motor de la investigación que, atraído por

Laura, ayudará a descubrir quién asesinó a su padre presuntamente desaparecido.

"Esta película me conectó mucho con nuestra historia. La peli habla de ETA y es un link directo a la dictadura. Eso me hizo mirar de forma más profunda la historia de mi país. Conocer el pasado del personaje era algo que tenía que hacer. Y filmar allá fue muy diferente, el País Vasco es algo distinto a España, desde el clima hasta la geografía. Hubo un buen marco para el personaje de Laura", señaló la actriz que participa del "Bailando" sobre el filme que tuvo estreno hace un año en España y que le dejó la posibilidad de otros trabajos en el exterior.

"Laura es una mujer muy contenida y eso fue lo que más disfruté del personaje, tener que construir a alguien a ratos tan frío", relató Torrente. "Igor fue genial, tenía muy claro lo que quería hacer y me ayudó a construir mucho el personaje", añadió sobre el trabajo del director.

—Tu personaje se encuentra limitado para establecer relaciones con los hombres. ¿Cuánto cree que influenció el creer que su padre la había abandonado?

—Lo que nos sucede de chicos nos marca para toda la vida. Para ella su padre la había abandonado y esa imagen de padre estaba desintegrada. El trabajo para traspasar ese dolor es muy grande, por lo que al final siempre se escudaba en el enojo, algo que es mucho más fácil. Creo que ese sentimiento con su padre biológico limita su relación con los hombres.

—Haber abandonado su país es algo común en los tres personajes principales de la película...

—Todo nos influye aunque no queramos, y sobre todo que te saquen de tu país. Pero el tema es darse cuenta de que te pasa eso. Hay mucho trabajo para eso y esos factores construyen a Laura, el haber creído algo de su padre que no era o el haberse ido de su país.

—Los dos personajes masculinos, el padrastro y el joven, suponen que lo mejor sucede afuera y no dónde ellos se encuentran. ¿Creés que realmente es así?

—Mirar el pasto de al lado y creer que es más verde es una característica del ser humano, pero ahí está nuestro trabajo, en ver que es algo interno. Podemos lograr lo que queramos, pero tenemos que mirar hacia adentro, entendiendo que nos podemos encontrar con cualquier cosa, como el caso de Laura.

—¿Cómo cree que impacta en las historias del filme el fenómeno ya instalado de la coproducción?

—Ayuda a unificar y a que haya una expansión. Un argentino no podía hacer de argentino en España o Estados Unidos. Tenías que practicar el idioma o el tono y que suene; hoy la diversidad abre puertas y ayuda a que se expanda nuetro trabajo. La forma de hablar de otras personas empieza a ser amena e interesante más allá del origen.

equipo. Los personajes de Miki Esparbé, Eduardo Blanco y Flor Torrente se unen para echar luz sobre un secreto guardado durante 30 años.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});