Escenario

Un thriller para desenmascarar la corrupción política y la violencia

"El desentierro" es una coproducción entre Argentina y España. Indaga en los efectos a largo plazo de los actos criminales.

Lunes 16 de Septiembre de 2019

Dos actores argentinos, Leonardo Sbaraglia y Michel Noher, integran el grupo de protagonistas de "El desentierro", un thriller con el cual debuta en la dirección el valenciano Nacho Ruipérez y que gira en torno a la corrupción política y la violencia. En este filme, una coproducción que se estrena esta semana en Argentina, Sbaraglia, ganador de un Goya al actor revelación en 2001 por "Intacto", y Noher comparten protagonismo con Jan Cornet, Ana Torrent y Cristina Perales.

Para su debut en el largometraje, el director Nacho Ruipérez, de reconocida trayectoria en España en el campo de los cortometrajes, cuenta la historia de dos primos, Jordi (Michel Noher) y Diego (Jan Cornet), separados toda la vida por kilómetros de distancia porque el primero vivió siempre en Argentina y el segundo en Valencia. Su reencuentro coincidirá con la muerte supuestamente accidental del padre de Diego, un político señalado por corrupción, mientras Jordi busca al suyo propio, desaparecido dos décadas atrás en misteriosas circunstancias. Sbaraglia, por su parte, da vida a Pau, un "espíritu libre", como él mismo lo define, "un rocker, un hombre muy carismático y enérgico, pero al que la vida le pasa factura".

Rodada en la zona de Valencia, en España, la película evoca la década del 90, los años de la Ruta del Bakalao y la movida valenciana, así como los negocios que en aquella época -droga, alcohol, prostitución y organizaciones criminales- hacían vibrar lo que para muchos parecía ser simplemente días de fiesta.

Embed

"Queríamos hacer una película sobre la corrupción política porque desgraciadamente es algo que hemos tenido que sufrir especialmente en Valencia", afirmó el director al portal El Rotativo, y añadió: "También queremos hablar de cómo esa corrupción se propaga a otros ámbitos. Queremos hablar de la corrupción del cuerpo y de la corrupción de la familia y en último término, en la corrupción del alma. No es una película acusatoria o de denuncia, lo que queremos contar es cómo esa corrupción acaba afectando a toda una vida".

La corrupción y sus consecuencias, según el Ruipérez, necesitas ser contadas para no ser olvidadas. "Nos hemos inspirado mucho en Hamlet para contar la historia de ese Jordi que quiere saber la verdad sobre la muerte de su padre. Cuando se pierde la memoria hay una pérdida de la identidad. La búsqueda del pasado es una búsqueda de sentido que significa lo contrario a la corrupción. Hay quien me ha dicho si es una «moda» que los directores hablemos de corrupción, yo más bien lo veo como un reflejo de los tiempos que corren".

En ese sentido, añadió: "La política afecta a toda la sociedad, se produce dentro de las familias y acaba afectando a las relaciones sentimentales y humanas. Hay un momento al final de la película que conviene no desvelar en el que vemos esa catarsis que surge de darse cuenta de que las relaciones humanas son lo único que importa. Cuando el corrupto deja de preocuparse de lo verdadero surge el drama y los actos del pasado acaban afectando a tu bienestar del presente. Tuvimos muy presente una frase de Benedetti que recordábamos: «El olvido está lleno de memoria». Conviene recordar los actos del pasado para que no se repitan".

A nivel argumental, Ruipérez mencionó una obra del director japonés Akira Kurosawa como su inspiración. "Siempre hablábamos de Kurosawa en «Rashomon». Es una película en la que se ve el relato de varios personajes, que son a la vez un único relato. Nos gusta decir que la verdad no es única en nuestra historia. La suma de los relatos da la verdad, el enfoque de cada personaje, la forma en que cuenta los hechos, como los vivió y los recuerda".

Al tratarse de una coproducción entre Argentina y España, Ruipérez contó que Sbaraglia fue el primer actor que tuvo en mente para cubrir el personaje de Pau. "Leonardo fue el primero en entrar en la película. Es un actor importante de nuestro cine y además argentino, daba muy bien con el perfil del personaje", contó el realizador y explicó de qué manera se encontró con Noher para uno de los personajes centrales del filme. "Nos pusimos a buscar a actores argentinos en Buenos Aires y vi el perfil de Michel. Yo no lo conocía y me puse a oír entrevistas para ver cómo actuaba, hablaba, qué experiencia vital tenía, inteligencia y si tenía puntos en común con el personaje, entonces es cuando observé que él ya era muy el personaje. Yo no aspiro a tener al mejor actor o al más famoso, no es la primera motivación. Conecté muy rápido con él y hubo muy buena amistad desde el primer momento y él conecto enseguida con el personaje y la historia. El tándem es muy bueno y Leo también ha hecho que vinieran otros actores importantes, al tener proyección internacional ha traído a la distribuidora y otros puntos fuertes de la película", completó el director.

"un rocker". Así definió Leonardo Sbaraglia a su personaje, "un tipo carismático al que la vida le pasa factura".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario