Escenario

Un show sobre las pequeñas guerras cotidianas del universo femenino

Con monólogos y canciones, "Mujeres que matan" le pone humor a las escaramuzas que algunas mujeres entablan contra el tiempo y las balanzas.

Viernes 09 de Agosto de 2019

Cómo ser mujer y no hundirse en el intento. El trío integrado por Sandra Harford, Silvia Campanari y Gabriela Coronel intentan responder ese interrogante sobre los desafíos periódicos y cotidianos que, según Harford, deben sortear las mujeres según pasan los años. Con tango, jazz, salsa, boleros y clásicos de la música popular argentina, las tres artistas le ponen música y humor a escaramuzas contra dietas imposibles, cambios de humor, revoluciones hormonales y balanzas enemigas, y de paso, dice, intentan ayudar a los hombres a comprenderlas mejor y reírse juntos de las singularidades de su género. Así lo harán en "Mujeres que matan", el show que con dirección de Harford presentan hoy, a las 21, en el teatro Empleados de Comercio (Corrrientes 450).

—¿Cuánto influyen las experiencias personales en el armado del show?

—Hay experiencias personales, de amigas, conocidas, de lo que está pasando en la actualidad. Sin llegar a un empoderamiento ni nada por el estilo, se cuenta con humor qué nos pasa a las mujeres desde que somos chicas hasta que nos hacemos adultas y hacemos hincapié en algunas cosas para que los hombres entiendan esta locura que ellos dicen que tenemos. Hay tango, jazz, salsa, boleros, clásicos argentinos. La música nos va llevando por las diferentes edades que vamos pasando. Y lo mismo los monólogos que hablan de la adolescencia, del sexo, la conquista de los hombres, las dietas, cuando dejamos el cigarrillo y hasta qué va a pasar en la etapa de la menopausia. Y las canciones apoyan todo eso y todo con humor. La canción al final habla de esas mujeres que salimos al escenario, que somos luchadoras, que trabajamos, con la idea de tener una sociedad mejor, acompañados por los hombres y demostrándoles a todos que todo se puede.

—¿Cómo surgió la idea del espectáculo?

—Yo venía haciendo "Mujeres que matan" con otras actrices, y esta vez lo hacemos con Silvia Campanari y Gabriela Coronel. Se creó una afinidad muy linda entre las tres y eso lo hace muy sentido, nos permite proponer cosas diferentes. Silvia tiene mucha experiencia en shows y personifica las distintas protagonistas de las canciones que interpreta y con Gabriela habíamos trabajado hace muchos años con Kiene Soneto y es una gran comediante.

—¿Es un espectáculo feminista?

—No lo llevamos por ese lado, sino por la realidad que vivimos las mujeres. Es simplemente reírnos, sin golpes bajos ni nada por el estilo, de lo que nos pasa a las mujeres durante toda la vida. Seguramente alguna mujer o algún hombre se verá reflejado porque a alguna mujer que conoce le pasó algo parecido a lo que contamos

.

—¿Qué opinás sobre la fuerza que tiene hoy el discurso femenino?

—Particularmente creo que está bueno que se empiece a hablar de cosas que antes se callaban. No me gusta ningún colectivo, no sé si me representan muchas cosas de las que pasan. Creo que está bueno hablar y que se defienda a la mujer por todo lo que está pasando, pero ese empoderamiento de verde, celeste, rojo, no sé si me suma ponerme alguna de esas banderas. Creo que la unión hace la fuerza, no el empoderamiento de un color. Creo que tenemos que pelear por aquellas que se callaron mucho tiempo, por los abusos, tanto hombres como mujeres, y defender la opinión que tenga cada una, sea con el pañuelo verde o con el celeste, respetar las opiniones. No me gusta la violencia que se genera, no estoy de acuerdo. No me representa esa mujer que rompe todo en la calle o que discute porque otro no piensa igual. Creo que estamos en una etapa que tenemos que ser abiertos, escucharnos y entender que estamos en un cambio de un montón de cosas a las que nos vamos a adaptar y otras a las que no. No, no me embandera romper o pelearme por no estar de acuerdo. Me parece que hay que defendernos para seguir avanzando.

—¿De qué manera se suman los hombres en el espectáculo?

—Creo que suma muchísimo. Yo hago muchos monólogos, con Kiene Soneto, con Omar (Capacci). En algunos monólogos hablo un poco de los caballeros, cómo son, y siento que hay una risa y una complicidad o que asienten ante lo que digo. Entonces va por ese lado. Creo que lo que armé y lo que armamos está hecho en base a eso. Que el hombre venga solo, con pareja, amante, novia, como quiera, pero que se sienta identificado porque esas cosas les están pasando o les pasaron a alguna mujer de la familia. La intención es que se rían de ese momento porque nosotras nos reímos de nosotras y que ellos entiendan por qué a veces tenemos algunas reacciones.

—¿Qué es lo que más gracia te causa de las cosas que les pasan a las mujeres?

—En cada etapa hay alguna cosa peor... (risas), como tratar de hacer las dietas y que ninguna funcione, dejar el cigarrillo y después engordás, conocer a alguien y estar en una época en la que no nos dan bolilla, la menopausia...

—¿Y algo de lo que no puedan eludir, así como la mayoría de los hombres están condenados a la calvicie?

—¡La celulitis! Yo me río ahora de eso, antes me complicaba la vida, hacía un montón de cosas para combatirla. Pero creo que todas las mujeres vamos a morir con celulitis, por lo menos yo seguro, y también nos reímos del famoso rollo que ahora no lo quiero perder porque ya es parte de mi vida. Lo pierdo y me muero (risas).

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario