Escenario

"Un premio es un espaldarazo para la película y también para el cine"

“Esta película no para de darme alegrías desde el comienzo del rodaje”. Lucía Puenzo contó a La Capital que su ópera prima, “XXY” que ganó el premio Goya a la mejor película hispanoamericana, es en realidad el premio a “mucha gente”. La directora, hija de Luis Puenzo, explicó desde Madrid que el galardón tiene una doble función...

Martes 05 de Febrero de 2008

“Esta película no para de darme alegrías desde el comienzo del rodaje”. Lucía Puenzo contó a La Capital que su ópera prima, “XXY” que ganó el premio Goya a la mejor película hispanoamericana, es en realidad el premio a “mucha gente”. La directora, hija de Luis Puenzo, explicó desde Madrid que el galardón tiene una doble función: es un “espaldarazo” para su película y puede funcionar como un estímulo para avivar el irregular interés de los eventuales espectadores. El filme fue precandidato al Oscar y también fue premiado en varios festivales internacionales como Cannes y Montreal, entre otros.
  —¿Esperabas el premio?
  —Había mucha incertidumbre. Dos de las otras tres películas sé que son muy buenas. Argentina venía ganando Goyas hace unos años seguidos y la sensación era que iba a ser para otro país. En ese sentido fue una sorpresa que Argentina se llevara el premio.
  —¿Y personalmente qué significa?
  —Esta película no para de darme alegrías desde el comienzo del rodaje. Sobre todo por el equipo incondicional que me acompañó haciendo una ópera prima. En ese sentido creo que es una creación colectiva y es un premio de mucha gente. Recién anoche tomé conciencia de la importancia que tiene el Goya en España y en Europa. Es un espaldarazo para “XXY” que está en las salas en este momento en España y también para el cine porque cada día es más difícil llevar espectadores.
  —¿Creés que el panorama en la Argentina es similar?
  —En todos lados. Es preocupante lo que está pasando con el cine y cuántos espectadores menos hay por año en cada país. Es una preocupación para todo el mundo, desde los productores hasta los directores. También es cierto que el mundo va cambiando y que hay que encontrar nuevas formas de que la gente vea tu película, pero cada año cae el número de espectadores. Y eso que “XXY” tuvo casi 200 mil espectadores.
  —¿Habría que pensar nuevas estrategias de difusión?
  —Es que ojalá se pueda seguir teniendo un cine cuya existencia no dependa de tener que hacer 150, 200 ó 700 mil espectadores; que pueda haber circuitos alternativos y películas de muy bajo presupuestos y tal vez un relato más radical que pueda seguir existiendo aunque hagan 10 mil espectadores.
  —¿La competencia hoy es la piratería o la televisión?
  —Sin dudas que la piratería está cambiándolo todo. Habrá que inventar otras formas de hacer las cosas. Creo que el cine en muchos sentidos está en un momento de mucho cambio y ruptura, inventando nuevos formatos, con bajísimos presupuestos que te permitan filmar con absoluta libertad. En cuanto a la televisión, creo que hoy cada vez más se está ubicando en un lugar distinto. De la televisión empiezan a quedar series de culto, y después hay otra que no funciona así. Creo que cada formato se reinventa a sí mismo.
  —¿Pensás hacer como algunos colegas tuyos e incursionar en la televisión?
  —No lo sé. En este momento estoy muy metida en mi próximo proyecto, “El niño pez”, pero todo puede ser, aunque no tengo mucho margen para nada más.
  —¿Dirigir en televisión podría funcionar como una estrategia de difusión del trabajo en cine?
  —En general lo pienso al revés. Primero pienso en el personaje que me gusta, o la historia y después en todo caso, cuál es la mejor forma de contarlo. No es que de antemano está el formato. Tal vez dentro de un año aparece una idea para una miniserie que está bien. Yo no tengo prejuicios con eso, pero por ahora no tengo esa idea.
—¿Tu apellido te obliga a hacer todo bien?
  —No, el apellido no obliga a nada. Hay veces que ayuda puertas adentro. Tener mucha gente en mi familia que hace cine muchas veces es un apoyo, pero otras uno tiene que demostrar por partida doble que puede hacerlo solo.
  —¿Qué se siente ser una celebridad en España?
  —No... (risas) Hay muchas, pero yo no soy una de ellas. En realidad no me interesa. La verdad que lo que me interesa es volver a casa y filmar mi próximo libro. 

Sin jet lag. Lucía Puenzo ajusta el rodaje de “El niño pez”, su nuevo filme. “Es una historia de dos chicas que tienen un romance y se involucran en un crimen. Los adultos los podría decidir mañana (por hoy) cuando llegue a Buenos Aires y cierre el elenco”. Una directora a la que no la afecta el jet lag.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario