Escenario

Un personaje en los márgenes de la sociedad obligado a reinventarse

El actor dijo que su personaje es un "amoral" y escéptico. "Good Time: viviendo al límite" es una producción independiente que fue premiada en Cannes.

Jueves 14 de Diciembre de 2017

Después de la saga "Crepúsculo" Robert Pattinson se dedicó a trabajos en las antípodas del famoso vampiro enamorado. Ahora es el turno de "Good Time: viviendo al límite", que se estrena hoy y en la que interpreta a Constantine "Connie" Nikas, un personaje que se mueve en los márgenes de la sociedad, fuera de la ley y sin empatía por casi nadie hasta que las circunstancias lo obligan a cambiar de actitud.

Después de que el robo chapucero de un banco acabe con su hermano menor en prisión, Constantine se embarca en una odisea a través del submundo de Nueva York en un intento, tan desesperado como peligroso, por conseguir el dinero de la fianza para poder sacarlo de la cárcel.

El quinto filme de los hermanos Benny y Josh Safdie acaba de tener un impactante recorrido internacional a partir de su nominación a la Palma de Oro del pasado Festival de Cannes y llega precedido de la elogiada actuación de Pattinson en esta película en la que se transformó de tal manera que pocos lo reconocían durante el rodaje que se desarrolló en las calles de Nueva York. Según el portal IndieWire se trata de la mejor interpretación de Pattinson en toda su carrera.

"Iba por la calle, con una cámara rodando a mi lado y la gente hacía como que no se daba cuenta. Nadie me reconoció y ni siquiera me tomaron una foto con el teléfono", recordó el actor británico durante una rueda de prensa.

Luego de finalizar en 2012 con la taquillera saga "Crepúsculo" que protagonizó junto a Kristen Stewart, Pattinson rodó "El cazador", "Polvo de estrellas" y "La reina del desierto", entre otros filmes donde demostró su ductilidad en diversos registros de actuación.

Más de un año de trabajo le llevó a Pattinson meterse en la piel de Connie, un personaje muy diferente a todo lo que hizo hasta ahora. El actor describe a su personaje como alguien "amoral que no se interesa por nadie hasta que se ve entre la espada y la pared y se ve forzado a interesarse en algo, lo que supone una situación nueva para él".

La historia que se desarrolla en el barrio neoyorquino de Queens, donde Connie y su hermano Nik -interpretado por uno de los realizadores, Benny Safdie- cometen un asalto que sale mal. Nik es detenido por la policía y ahí empieza una vertiginosa noche en la que Connie intenta por todos los medios hacer que su hermano salga libre.

El filme se narra como un recorrido nocturno por las calles de Nueva York grabado de forma muy realista, con un equipo mínimo rodando cada escena mientras los directores iban dando las indicaciones, a distancia, mediante mensajes telefónicos. Según contó el actor, se sentía algo reticente al inicio de la filmación por la implementación de esta modalidad ya que no quería que el rodaje se llenara de paparazzis o de curiosos, algo que para su sorpresa no ocurrió.

"Intentaba ponerme en el lugar del personaje, meterme entre la gente en la calle; intentamos muchas cosas diferentes, también con el maquillaje" y "nadie se daba cuenta de nada", relató el actor.

Fue un "rodaje muy espontáneo" pero para realizarlo Pattinson se metió profundamente en el personaje. Su objetivo era "desaparecer", convertirse en una especie "de fantasma en el equipo" para ser Connie, no interpretarlo, contó el intérprete.

Después del retrato de un padre cariñoso e irresponsable a la vez, en "Daddy Longlegs", su primer largometraje en 2009, inspirado en su padre, los hermanos Safdie estrenan así su quinta película. Para esta ocasión contaron con la música de Iggy Pop que se convirtió en un personaje más, tal como reconoció Joshua para quien el músico "es un poeta" y uno de "los grandes artistas estadounidenses".

Aunque reconoció que sólo se reunió con Iggy Pop "virtualmente", subrayó la importancia de la música para lograr un objetivo que tienen cada vez que hacen una película y que es lograr que los espectadores "se sumerjan" en la historia.

Sobre esta película con la cual lograron trascender el circuito independiente y jugar en las grandes ligas, aseguró: "Nuestro proceso de escritura es muy complicado e incluso agresivo, con cada proyecto es más retorcido. Todas nuestras películas se basan en los personajes, pero lo que buscamos es ver a esos personajes, no contar toda su vida", explicó.

todo mal. Robert Pattinson interpreta a Constantine Nikas, un delincuente sin empatía por nada ni por nadie hasta que todo se complica.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario