Escenario

"Un personaje es como un hijo, es difícil dejarlo"

Héctor Ansaldi estrena hoy, a las 22, en Caras y Caretas (Corrientes 1518), la obra “El hombre de 50 cuerpos”, una extraña criatura que reúne todos sus personajes.

Sábado 17 de Octubre de 2015

Héctor Ansaldi está cumpliendo 50 años de carrera y decidió celebrarlo con el arte y el oficio que marcó su vida: el teatro. El actor rosarino estrena hoy, a las 22, en Caras y Caretas (Corrientes 1518), la obra “El hombre de 50 cuerpos”, una extraña criatura que reúne todos los personajes que ha interpretado en su larga trayectoria, desde el mendigo de Nietzsche al científico encantador de audiencias de Strindberg, por mencionar dos de sus últimas creaciones. En la puesta Ansaldi cambia de personajes varias veces en la misma escena, y sólo es apoyado por Manuel Lafranchi, que interpreta a un discípulo del protagonista que puede salvarlo o matarlo. La obra estará en cartel todos los sábados de octubre y noviembre.

   Hace 35 años Ansaldi creó a Piripincho, su personaje más querido y popular, y desde que fundó el teatro Caras y Caretas en 1973 —una de las salas independientes más antiguas de Rosario— se convirtió en un referente del teatro local, con premios en su haber y presentaciones en festivales internacionales.

   Toda esa experiencia se refleja ahora en “El hombre de 50 cuerpos”, una obra que gira en torno a las luchas internas que viven los artistas. “La idea nace a partir de la sensación constante de ver «colgados» los personajes en los percheros del camarín”, contó Ansaldi a Escenario. “Al dedicarme hace más de 40 años a mantener un teatro, esto hace que los personajes, las situaciones, los objetos, vayan quedando en los rincones. Se me ocurrió entonces, a modo de celebración y reverencia a todos ellos, preguntarme que pasaría si ellos se revelaran y decidieran salir por su cuenta al ruedo”, explicó.

   Recurriendo a esta consigna, el actor armó una historia entre cómica y trágica, en la que todos los personajes buscan ganar protagonismo hasta arribar a un desenlace fatal y tragicómico. “Los personajes son aquellos que fui haciendo pero descontextualizados: Zaratustra, Augusto (Strindberg), Brillanta e incluso Piripincho hace su fogonazo en esta puesta, en la cual la escenografía juega un papel fundamental”, agregó.

   Ansaldi aseguró que a los actores les cuesta desprenderse de sus personajes “porque uno pone el corazón en ellos, y así se instala una conexión difícil de romper. Un personaje es como un hijo. Uno lo deja partir, pero es muy difícil dejar de sentirlo”, reflexionó.

   Este jueves el creador de Piripincho fue declarado Artista Distinguido de Rosario, el máximo galardón que concede el Concejo Deliberante a las figuras destacadas de la ciudad. En ese sentido el actor dijo que se siente muy reconocido en la escena local. “Como Piripincho me siento muy reconocido, y este año, al celebrar los 35 años del personaje, he sentido lo que un actor más desea: el reconocimiento de un público sin distinción de edad, ni clase social ni sexo. Unánimemente me apoyaron y me mandaron cosas tiernas y emotivas. Cuando creé ese personaje lo había pensado justo para eso: llegar al corazón, al niño esencial de todas las personas”, afirmó.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS