Escenario

Un padre bipolar desafía sus límites para recuperar el amor de su familia

El filme "Sentimientos que curan" protagonizado por Mark Ruffalo está basado en un caso de la vida real, que es el padre fallecido de la directora Maya Forbes.

Martes 10 de Noviembre de 2015

Un hombre con transtorno bipolar decide recuperar el amor de su esposa, pero para eso tendrá que demostrar que puede ser el mejor papá de sus dos hijas. Por allí va el nudo argumental de "Sentimientos que curan", la película de Maya Forbes que cuenta con el protagónico del siempre efectivo Mark Ruffalo y se estrena este jueves en Rosario. Este drama con pasajes de comedia está coprotagonizado por Zoe Saldana, Imogene Wolodarsky, Ashley Aufderheide, Keir Dullea y Mary O'Rourke. La película está basada en un caso real, que no es nada menos que el del padre fallecido de la directora.

La vida real y la ficción se vuelven a tocar en un largometraje. Cuando Ruffalo descubrió que la realizadora había usado a su papá como disparador de esta trama sintió una enorme responsabilidad. Pero para sacarse el peso de encima se decidió a trabajar en Cam, su personaje, y trató de averiguar todo lo que pudo sobre él.

Cam Stuart tiene un problema de salud que le impide mantener un trabajo estable, su espíritu fue roto en mil pedazos y siente que su vida no tiene sentido.

Es más, su personalidad lo torna apenas reconocible para su ex esposa, Maggie (Zoe Saldana), y sus dos jóvenes hijas Amelia (Imogene Wolodarsky) y Fe (Ashley Aufderheide).

Ambientada en 1978, la realidad económica de esta familia de Boston no es de las mejores, y las niñas son relegadas a una escuela pública de segunda categoría. La madre se encuentra con una importante posibilidad laboral, que podría mejorar a futuro la educación de sus hijas, pero para eso deberá dejar a ambas por un tiempo al cuidado de Cam.

"Este padre tiene algunas cosas que no se deben hacer, pero yo quería que la gente sienta una pizca de humanidad por él. Me sentí muy atraída por la bondad innata de Mark y, justamente, su humanidad", dijo Forbes.

Al referirse a su particular personaje, Ruffalo expresó: "Hice todo lo que pude, hurgué en imágenes, grabaciones, cartas, videos, pero nada me daba lo que yo necesitaba de él. Y resolví el acertijo cuando me empezaron a contar historias suyas, fue cuando comprobé realmente lo divertido que era".

En uno de los videos caseros de la familia de Forbes, de unos ocho minutos de largo, accedió a un material luminoso en lo que se refiere a la composición de su personaje: "Gracias a ese video, en el que se lo ve con sus hijas, y está desayunando con sus padres, tomé una herramienta realmente grande para mí. Pude conseguir una idea de su manera de hablar, de sus gestos y de la forma en que se movía".

El desafío no fue menor, había que hacer foco en un hombre que pasaría de ser un padre poco fiable, que no toma sus medicinas y se olvida de recoger a las niñas de la escuela a convertirse en el tipo de papá capaz de permanecer despierto toda una noche para coser un traje de baile para una de sus hijas.

Ruffalo describe con precisión quirúrgica el ADN de Cam, su criatura. "La respuesta a quién es Cam es la siguiente: era un tipo curioso, infantil, poético y caprichoso, que tenía un gran apetito por la vida", graficó el actor.

Un aspecto de la vida de Cam que Ruffalo estaba convencido en retratar con precisión era su lucha con episodios de enfermedad mental. "Espero haber encontrado el tono adecuado. He crecido con gente bipolar y conocí profundamente a personas que son bipolares, y lo más importante que tenía que capturar fue cómo lo vivió Cam", apuntó sobre su personaje.

En la condición de bipolaridad, Ruffalo sabía que debía trabajar al detalle "los extremos de las emociones", fiel a la patología de su rol. "Traté de ver cómo construía él su personalidad a partir de esos extremos. Entonces comprendí que todo se basaba en su profundo y permanente amor por sus hijas y, más aún, en la forma en que creía en esa familia. No había otro lugar que Cam prefiera más que estar con Maggie, su esposa, y esas chicas. Su enfermedad le impedía ser viable como sostén de ese núcleo familiar, pero él iba por todo lo que más amaba", indicó.

Ruffalo, que en su vida privada es papá de tres hijos, sintió que esa faceta también le sirvió para la interpretación de su personaje, pero lo que más le costó fue acostumbrarse a que el padre de Forbes era un sangre azul de Boston: "Yo no entiendo eso de sangre azul. Bromeé con Maya acerca de los antepasados de su familia, que llegaron en lujosos barcos hace cientos de años, mientras la mía arribó remando en un bote hace 50 años. Yo no entendía todas estas reglas y formas de hablar".

El actor destacó la función sanadora de esta realización, en una referencia que hace un merecido homenaje al título en castellano del filme: "También creo que la película crea un espacio para las personas con enfermedad mental que tal vez otras producciones generalmente no les dan. Esta historia permite mostrar a las personas, más allá de una enfermedad, y creo que el mensaje más claro y contundente de la película es que el amor es realmente la respuesta".

Según el Instituto Nacional de Salud Mental, aproximadamente el 2,6 por ciento de la población adulta de Estados Unidos sufre de trastorno bipolar, y uno de cada cinco pacientes con trastorno bipolar tienen tendencia al suicidio. Es una condición que afecta a alrededor de 5,7 millones de adultos estadounidenses.

"Ser bipolar va más allá de una persona; tiene efectos en la familia", dijo Forbes. "Yo diría que nadie debe avergonzarse por ser bipolar. Si las personas no tienen vergüenza y no sienten que tienen que ocultarlo, entonces se puede tratar de manejar la enfermedad y encontrar la ayuda que se necesita", concluyó la realizadora.

Una película que traerá polémica

La próxima película de Ruffalo es “Spotlight”, también basada en una historia real, que relata cómo el periódico Boston Globe destapó el escándalo de abusos a menores por parte de la Arquidiócesis Católica local. El filme, que se estrenará mundialmente  el próximo 29 de enero, está dirigido por Thomas McCarthy y cuenta en su reparto con Michael Keaton (“Birdman”), Aaron Eckhart (“Objetivo: La Casa Blanca”) y Rachel McAdams (“True Detective”).

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS