Escenario

Un final a la mexicana en una gala en la que se habló de política y justicia

Polémica por la crítica de González Iñárritu al gobierno de su país y por el chiste de Sean Penn. "Rezo porque podamos encontrar y construir el gobierno que merecemos", dijo el director de "Birdman".  

Martes 24 de Febrero de 2015

Sea por un chiste visto por algunos como racista o un comentario interpretado como una crítica al gobierno, el momento cumbre de la ceremonia de los Oscar anteanoche puso en el centro a México y los mexicanos.

El actor Sean Penn abrió una serie de críticas cuando al anunciar la victoria de "Birdman'' como mejor película preguntó "¿Quién le dio a este hijo de p... la tarjeta de residencia?'' en referencia al director mexicano Alejandro González Iñárritu, quien a diferencia de varios lo tomó como una broma de un amigo.

Y aunque aún el lunes se repetían críticas al chiste de Penn, lo que en México también causó eco fueron los comentarios de González Iñárritu al recibir el Oscar a la mejor película por "Birdman''.

"Rezo porque podamos encontrar y construir el gobierno que merecemos'', dijo al dedicar el Oscar a mejor película a los mexicanos que viven en su país.

La frase comenzó a ser interpretada por varios como un comentario sobre el actual gobierno del presidente Enrique Peña Nieto que ha sido blanco de críticas en los últimos meses por lo que algunos creen un mal manejo de casos como la desaparición de 43 estudiantes de magisterio y escándalos de presunto conflicto de interés.

Durante la mañana de ayer la principal tendencia en Twitter en México era (hash) ElGobiernoQueMerecemos.

Mientras, el oficialista Partido Revolucionario Institucional envió un mensaje a través de su cuenta de Twitter en una aparente respuesta: ``Coincidiendo en el orgullo mexicano, es un hecho que más que merecerlo estamos construyendo un mejor gobierno. Felicidades (hash) GonzálezIñárritu''.

"Me sentí representado como la mayoría de los mexicanos porque seamos claros: la mayoría de los mexicanos no estamos satisfechos con el tipo de gobierno que tenemos'', dijo Sergio Aguayo, analista y académico del Colegio de México, en declaraciones a MVS Radio.

"Respecto al mensaje ya más político de González Iñárritu, coincido con él: no tenemos el gobierno que nos merecemos'', dijo la analista Denisse Dresser en el mismo espacio radial. En las calles, algunos mexicanos dedicaban sus comentarios más al chiste de Penn que a lo dicho por González Iñárritu.

Dorados y políticos. También, durante la gala se habló de inmigración, de igualdad de derechos y de salarios, de justicia y de democracia. La gala de los Oscar pareció más una sesión del Congreso y acaparó ayer tanta atención en las secciones de política como en las de espectáculos.

El presentador, Neil Patrick Harris, tardó apenas segundos en reflejar con humor la "blancura" de los nominados. Fue sólo el inicio de una gala repleta de reivindicaciones.No fue extraño ni novedoso. La política y el cine van habitualmente de la mano en Hollywood, bastión demócrata -excepto el republicano Clint Eastwood- y especialmente cercano a la políticas del presidente, Barack Obama

Además de González Iñárritu, que pidió "respeto y dignidad" para los nuevos inmigrantes, defendiendo de forma velada las medidas ejecutivas de Obama que están combatiendo actualmente los republicanos, Patricia Arquette, Oscar a mejor actriz secundaria por "Boyhood", exigió la igualdad de derechos y de salarios para las mujeres, reclamo tradicional de los demócratas.

Los cantantes John Legend y Common también reclamaron los derechos de los afroamericanos tras interpretar "Glory", tema principal de "Selma", que ganó el Oscar por mejor canción. Obama hizo mención al aniversario en su reciente discurso del Estado de la Unión y en enero organizó en la Casa Blanca una proyección de la película con el reparto.

Pero también Obama estuvo en la diana cuando Laura Poitras recogió la estatuilla por mejor documental por "CitizenFour", basado en el informante Edward Snowden y sus filtraciones de 2013 sobre los programas de vigilancia de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) estadounidense.

"Lo revelado no sólo expone una amenaza a la privacidad, sino a la democracia misma", denunció Poitras. "Edward Snowden, el objeto del documental, no pudo estar aquí por alguna razón", dijo con sarcasmo el presentador Patrick Harris. Snowden está refugiado ahora en Rusia porque es reclamado por la justicia de Estados Unidos. El senador por Mississippi Roger Wicker se mostró disconforme con el elogio al informante y comentó por twitter que Snowden cometió "un acto de traición".

La marcha de la bronca

“«Selma» es ahora porque es ahora cuando se sigue librando la pelea por la justicia”, dijo John Legend, reflejando la intranquilidad social de los últimos meses en Estados Unidos por sucesos como el de Ferguson, Missouri, donde un policía blanco mató a un joven negro desarmado y no fue condenado. El filme refleja la marcha de Selma a Montgomery hace cincuenta años en defensa del derecho a votar de la población negra.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario