Escenario

Un "facilitador de negocios" que sube la vara de la ficción

"El lobista" debutó en Canal 3 con un buen rating y una impecable actuación de Rodrigo de la Serna. Una miniserie que atrapa al televidente.

Viernes 01 de Junio de 2018

Martín Franco es un "facilitador de negocios". Así describe su labor este tipo tan hábil como inescrupuloso, cuya idea clara es que el fin justifica los medios. Y su fin es "ganar dinero sin trabajar". Así se presentó en el debut el personaje interpretado por Rodrigo de la Serna en "El lobista", la miniserie original de El Trece, TNT y Cablevisión producida por Pol-ka. La primera entrega, que arrancó anteanoche por Canal 3 y ayer se estrenó en TNT, tuvo intensidad, buen ritmo y una alta calidad de imágenes a partir de una trama, con libros de Patricio Vega, que lleva de las narices al televidente. El rating, además, le sonrió al envío dirigido por Daniel Barone, ya que promedió 13 puntos y fue el tercer programa más visto del día, después de la ficción argentina "100 días para enamorarse" (15.8) y la novela turca "Todo por mi hija", ambas de Telefe.

"Martillos contra el mal" se tituló el primer capítulo y tuvo que pasar más de la mitad del programa para entender el porqué. Es que la primera parte se hizo foco en mostrar quién es y cómo se maneja en la vida Martín Franco. Es el tipo que se mueve con total impunidad en los ámbitos políticos más secretos, en los pasillos de Tribunales, en los depósitos donde se guardan los expedientes más buscados y también en los galpones estrictamente vigilados por policías "del palo" que custodian containers peligrosos.

Martín (un rol a la medida expresiva e histriónica de Rodrigo de la Serna) tiene un hermano recién salido de la cárcel. Se trata de Javier, interpretado por el actor rosarino Juan Nemirovsky, quien seguramente no tardará en comprarle un problema más. La imagen que lo muestra como asistente en una reunión del pastor Elián Rojas Espina, líder de la Iglesia de la Sagrada Revelación, expuso un vínculo que se las trae.

Rojas Espina (Darío Grandinetti) -cuyo ladero es interpretado por Luis Machín- es un hombre poderoso y oscuro, quien mostró que no le tiembla el pulso para tirar por el balcón a uno de sus colaboradores, quien admitió que le había robado. Parte de ese dinero fue a parar nada menos que a manos del lobista, quien se acercará sumisamente a Rojas Espina para devolverle los 100 mil dólares que recibió del finado.

Por allí se revelará el significado del título. Es que el lobista descubrió en un container un martillo contra el mal en forma de cruz, cuya procedencia será non sancta, y de allí sacará su tajada.

En el medio también aparecerá el amor, o algo así. La seducción está a flor de piel en Martín, quien primero le tirará los perros a Natalia Ocampo (Leticia Brédice), aunque el flirteo por ahora será verbal, e irá más a la acción con una morocha infartante, con quien tendrá sexo por una noche. Claro que con la fotógrafa y camarera Lourdes (la bellísima Julieta Nair Calvo) será distinto. La conocerá en un bar, la invitará a salir, le comprará todos los cuadros de su muestra y todo pinta para que allí haya algo más que una simple tensión erótica.

"El lobista" es mucho más que un tipo tratando de ganar dinero sin trabajar. Es una miniserie que atrapa desde el principio y da ganas de ver ya mismo el capítulo siguiente.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario