Escenario

Un espacio con alas de libertad

Hay pocos espacios emblemáticos en la escena del rock argentino. En los 60 la bohemia pasaba por La Cueva, con Litto Nebbia, Tanguito, Moris y todos los que hicieron los primeros palotes para un género que años más tarde marcaría a fuego a la música popular.

Viernes 26 de Junio de 2020

Hay pocos espacios emblemáticos en la escena del rock argentino. En los 60 la bohemia pasaba por La Cueva, con Litto Nebbia, Tanguito, Moris y todos los que hicieron los primeros palotes para un género que años más tarde marcaría a fuego a la música popular. Los 70 referencian al Luna Park como el gran lugar donde podían pelear Nicolino Loche o Carlos Monzón, pero también era el espacio elegido para despedir a Charly García y Nito Mestre en aquel inolvidable "Adiós Sui Generis" del 5 de septiembre de 1975. En los 80, el otro espacio mítico fue Obras. Tocar ahí era como alcanzar la cumbre del rock a nivel nacional. Eso sí, para llegar a Obras antes había que pasar por Cemento. Era el primer peldaño para mostrar cierta masividad, atravesada por la contracultura de una época en la que los Falcon Verde vaciaban los tanques de nafta persiguiendo militantes políticos y rockeros que pedían "algo de paz". "Cemento es un estado poético", dice Fernando Noy en "Cemento, el documental", esa joyita de Lisandro Carcavallo que pinta el nacimiento, ascenso, éxito y ocaso de una sala que fue "el primer gérmen de la democracia", como cita Mario Pergolini. "Ahí éramos todos iguales", afirma Batato Barea, y en sus palabras asoma ese aire de resistencia y creatividad que respiraba la cultura rock. De Sumo y Los Redonditos a Kapanga y Todos Tus Muertos hasta Bersuit Vergarabat y Miranda!, todos pasaron por Cemento. La tragedia de República de Cromañón hizo que Chabán pasara de héroe a villano, por lo cual Cemento tuvo que pagar los platos rotos y cerró el mismo 30 de diciembre de 2004, porque el nombre del empresario estaba asociado a las dos salas. Un final inmerecido para un escenario icónico. Con todo, Cemento es, fue y será el espacio donde el rock mostró sus alas de libertad.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario