Escenario

Un encuentro internacional bajo el lema de moverse por placer

14º Festival de Artes Escénicas Contemporáneas Rosario 2014. Hoy comienzan las funciones de la muestra en teatros y bares de la ciudad. “Se fue sumando diversidad”, dijo Ana Taleb.

Miércoles 29 de Octubre de 2014

El Cruce va por otro enfrentamiento cuerpo a cuerpo. Este es el número 14, y van por más. “Lo primero que hace el hombre es moverse por placer”, le dijo a Escenario Ana Taleb, de la comisión organizadora del Cobai, Colectivo de Artistas en Movimiento. Con esas palabras como declaración de principios, hoy comienzan las funciones del 14º Festival Internacional de Artes Escénicas Contemporáneas de Rosario, más conocido como El Cruce. Como cada año, con danza, expresión corporal, proyecciones, intervenciones o conferencias, la apuesta es el movimiento. Y si se mueve, es porque está vivo.
  Desde hoy y hasta el domingo el Festival El Cruce se desarrollará en distintos espacios, con el objetivo de ampliar su potencial expresivo. El Cine El Cairo, la Escuela Municipal de Artes Urbanas, la Alianza Francesa, Plataforma Lavardén y el Centro Cultural Parque de España serán las sedes principales en un año especial, ya que contará con la presentación de importantes compañías de Estados Unidos, España, Holanda y Chile, además de las propuestas locales y de distintas agrupaciones argentinas.
  “El Cruce se vuelve cada vez más valioso, porque a las disciplinas más específicas como la danza contemporánea o la expresión corporal se incorporan otras como danza-teatro, tango, folclore y flamenco. Siempre buscamos que fluyan los distintos cruces y en cada edición se fue sumando mayor diversidad”, señaló Taleb.
  El evento integra el selecto grupo de 36 festivales que componen la red “Ciudades que danzan”, con base en Europa, América y Africa. Reconocido a nivel internacional por su búsqueda estética, este encuentro autogestionado y creado por el Cobai, tiene como propósito “difundir, fomentar y mejorar las condiciones de trabajo de los artistas del movimiento, así como también afianzar en Rosario un espacio de encuentro para la producción, de compañías independientes que tienen como eje de trabajo el movimiento y el cruce de lenguajes”.
  Taleb agregó que “este año, como particularidad, se decidió que en vez de mostrar nuestro trabajo en las calles, como en ediciones anteriores, sea en los bares. El objetivo es llegar también a otros públicos y para que la gente presentara proyectos con el fin de representarlas en un bar. Cada año queremos que aparezca algo distinto. Llevar El Cruce a otro lugar más popular es parte de esta búsqueda y es un nuevo desafío”.
  Ayer, como aperitivo del encuentro, se presentó en Alianza Francesa el número 10 de la Revista Inquieta y se ofreció un debate sobre el rol de los movimientos autogestivos e independientes en la construcción de políticas culturales, brindado por el equipo de redacción de la citada publicación.
  Hoy, a las 19.30, en el cine El Cairo (Santa Fe 1120) habrá una función de inauguración con una selección de videodanza y posteriormente se exhibirá “Los posibles”, un filme que registra la obra homónima, codirigida por Juan Onofri Barbato y Santiago Mitre, director y guionista de “El estudiante”, quien también fue coguionista de “Leonera” y “Carancho”, ambas de Pablo Trapero.
  
Plenitud. “¿Qué es sentirnos plenos cuando bailamos?”. Ese es el disparador de “Mi cielo”, la puesta local del jueves, a las 21, en la Escuela Municipal de Artes Urbanas (Emau), Buenos Aires y el río. Esta obra, dirigida por Ana Varela, reconocida coreógrafa y bailarina rosarina, invitó a una reflexión sobre la esencia del baile.
  “La danza aparece como un híbrido, pero es el primer arte, el más antiguo. Lo primero que hace el hombre es moverse por placer, para encontrarse con el cuerpo y conocer los movimientos, hasta poder tener dominio y elección de los que utilizará para llevar adelante la danza”, destacó Taleb. Y agregó: “La danza contemporánea aparece como más de culto porque no llega a los sectores más populares, pero a la vez allí está el baile, que es aquello que sale solo”. Respecto a los objetivos del encuentro, dijo que “la búsqueda del festival no es sólo que se pueda ver danza, sino que a partir de la danza se muevan distintos sentidos”.
  Como El Cruce está a punto de cumplir los 15, a nadie de la organización se le escapa el peso de esa celebración. Sin embargo, Ana Taleb  no se adelanta: “No sabemos qué vamos a hacer cuando cumplamos los 15. Esta es una asociación civil sin fines de lucro, es una carrera de mucho  esfuerzo y agotadora. Por ahora no descartamos festejar los 15 en el 2016 para hacerlo con tiempo o hacer algo en 2015 tipo maratón en un sólo día. Pero son sólo esbozos, hoy nos ocupa este Cruce de 2014, estamos aquí y ahora”.

Rosario en la agenda del mundo

  El Cruce tiene propuestas de amplio registro expresivo. Entre ellas, se destaca “The Unreality Of Time”, que sube a escena en el teatro del Parque España, este viernes, a las 21. La compañía de la coreógrafa española Marina Mascarell está integrada por cinco talentosos bailarines que llegan a la ciudad en el marco de su gira mundial, y para representar una temática más que compleja: el paso del tiempo. Entre otras atracciones, el sábado, a las 20.30, se presentará en el Escuela Municipal de Artes Urbanas “Danzalborde”, de Valparaíso, Chile y a continuación subirá a escena “Diego y Ulises”, de Rosario, y “Orquideana”, de Buenos Aires, inspirada en textos de  Marosa Di Giorgio. El domingo, en la función de cierre, se presentará a las 21 en el Príncipe de Asturias “Duramadre”, con dirección y coreografía de Juan Onofri Barbato.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario