Festival de Mar del Plata

Un encuentro donde el cine ya insinúa sus candidatos

La coreana "Columbus" y la palestina "Wajib" se perfilan para llevarse el Astor de Oro en la competencia internacional.

Jueves 23 de Noviembre de 2017

El festival de cine de Mar del Plata entra en su recta final y ya se empiezan a perfilar las candidatas al Astor de Oro o, al menos, las que pican en punta en la competencia internacional. "Columbus", del coreano Kogonada y "Wajib" de la palestina Annemarie Jacir ya asoman como lo mejorcito, cuando aún restan exhibirse las dos argentinas "Al desierto", de Ulises Rossel y "Primas",de Laura Bari, y ayer tuvo una buena recepción "Western", de la alemana Valeska Risebach, presente en La Feliz.

A veces resulta temerario anunciar cuáles son las candidatas a llevarse el premio mayor. Como muestra basta citar a la película ganadora del año pasado "People that are not me", de la israelí Hadas Ben Aroya, que estaba tan sorprendida como toda la prensa especializada que cubrió el festival cuando el jurado le otorgó el Astor.

En un festival con mucho menos contenido ideológico en las películas de competencia, no sólo internacional sino latinoamericana y argentina, las estrellas pasaron a ser las no competitivas, especialmente las del ciclo Autores, donde se destacó por lejos "La forma del agua" de Guillermo del Toro; así como "La batalla de los sexos"; mientras que ayer toda la atención estuvo puesta en "Coco" de Pixar y quedó con sabor a poco que la apertura fuese "Madame Hyde", pese a la gran actuación de Isabelle Hupert. Otra perlita fue la hilarante "The disaster artist", de y con James Franco, en la sección Hora Cero.

En este contexto, "Columbus" despega del resto, no sólo porque Kogonada expone una mirada sensible y espiritual sobre la condición humana sino porque a todo eso le agrega una fotografía bellísima. Y, como dato no menor, hay que considerar que Corea del Sur es el país invitado de honor del festival.

"Wajib", por su parte, apela a una narración cuidada y cálida sobre la cruda realidad de Palestina, entre la presencia de las fuerzas militares israelíes y la tensión que genera entre los que se quedaron a resistir y los que eligieron buscar una mejor vida en Europa.

Sin subrayados y sin emitir juicios sobre cada caso, ese conflicto se muestra a través de la relación entre Abu Shadi y Shadi, interpretados por Mohamad Bakri y Saleh Bakri, que son padre e hijo en la vida real. Entre la comedia y el drama, ambos repartirán las tarjetas de casamiento de la hija menor y en esa suerte de road movie surgirán los cruces generacionales y los puntos de encuentro entre un padre que ama Palestina y un hijo que no se olvida de sus raíces pero reside en Roma y tiene una mirada más realista y crítica.

El festival va cerrando filas y las cartas están echadas. Este sábado a la noche se sabrá si los candidatos son firmes o no tanto. Y más allá de la decisión del jurado, la palabra final siempre la tendrá el espectador.

Cifra récord de público

Unas 75.000 personas asistieron en cinco días a las funciones de las diversas proyecciones y actividades que se están desarrollando en el festival, según comunicaron fuentes del certamen que consideraron a la taquilla alcanzada como un récord. "La imagen se repite en todos los cines: carteles anunciando localidades agotadas, filas que dan la vuelta a la esquina para entrar a la siguiente función, salas completamente llenas", dicen y añaden que "con 809 funciones en 16 pantallas y 40 actividades especiales la muestra internacional volvió a convocar a una multitud de curiosos y apasionados por el cine".

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario