Escenario

Un dúo dinámico comprometido con expandir la cultura de acá

El grupo La Puesta cumplió 20 años de trabajo y lo festeja sobre las tablas en el teatro La Morada.

Domingo 06 de Mayo de 2018

La historia cuenta que hace 20 años dos colegas y amigas de la Escuela Provincial de Teatro decidieron dedicarse a la docencia para desplegar aquellos conocimientos adquiridos en pos de expandir su pasión por las tablas. Así, Cristina Carozza y Claudia Piccinini se unieron para formar La Puesta Teatro, una agrupación que celebró su segunda década de vida con una muestra denominada "Un policial cómico" (ver aparte), preparada por sus alumnos más avanzados y que llega a su fin esta noche desde las 20:30 en el teatro La Morada (San Martín 771 planta alta).

La vida teatral de La Puesta se inició en Villa Constitución donde las profesoras pusieron sus primeros esfuerzos. Pasaron allí cinco años para luego sí volcar esa experiencia en Rosario. Fue en ese momento también que ambas se dedicaron de lleno a la dirección. Fueron años duros, aunque Carozza tiene una justificación para tanta convicción: "La docencia teatral es como un lugar de resistencia. Siempre seguimos adelante. Por más que se nos presentaran obstáculos, horarios, líos de parejas, etcétera, etcétera, ahí estábamos".

Preguntadas sobre qué cambió personal y profesionalmente en los últimos 20 años, Carozza cree que "siempre pasan cosas. Todo se mueve, el tiempo, la gente, los espacios, las propuestas tienen que adaptarse a los tiempos que corren". Por su parte, Piccinini afirma: "Cambiar te hace crecer y en eso siempre estuvimos abiertas. Hubo cambios de espacio, de alumnos, de docentes que nos acompañaban. Lo importante es que creo que esos cambios nos fortalecieron".

A escena. Entre las obras realizadas más recordadas por las docentes y directoras se encuentran "Demasiada familia", "Tenemos que hablar", "Retornable" y "Monólogos Up", aunque Carozza y Piccinini prefieren destacar una versión hecha por alumnas de "Cena para cinco".

Ambas coinciden en que uno de los fundamentos del grupo que les permitió extender su trabajo durante estos años fue la necesidad no sólo de poner al estudiantado frente a la teoría y a la práctica teatral, sino también a la producción de una obra real y concreta. Es una forma de pulir la formación de los alumnos.

Finalmente, las teatreras especularon con los motivos que llevaron al grupo a tener una vigencia de tanto tiempo. Para Carozza "tiene que ver con el compromiso, el tomarse este trabajo en serio" y porque "vamos a ser siempre Cristina Carozza y Claudia Piccinini, dos minas comprometidas con el movimiento teatral y cultural de la ciudad de Rosario". Al unísono, Piccinini afirma: "Sirve tener una compañera generosa, amiga, casi familia, que me permite crecer. Y en segunda instancia, pero no por eso menos importante: el trabajo grupal como sostén del creativo. El Teatro salva. Mas que nada en estos tiempos donde lo individual, los egos, están a la orden del día".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario