Escenario

Un debut en el cine con el equipo de los sueños

La joven actriz rosarina Natalia Dal Molín filmó junto a Federico Luppi y Pablo Echarri "Cuestión de principios". A los 21 años, tuvo la oportunidad de debutar en un largo con un elenco de lujo.

Domingo 04 de Enero de 2009

La actriz rosarina Natalia Dal Molín sorteó un casting de 80 aspirantes para cubrir el personaje de Julia en la película "Cuestión de principios", de Rodrigo Grande e inspirada en un cuento de Roberto Fontanarrosa. A los 21 años, tuvo la oportunidad de debutar en un largo con un elenco de lujo.

El personaje es la secretaria de Silva, a cargo de Pablo Echarri. También grabó escenas junto a Federico Luppi, uno de los actores más reconocidos de la Argentina. "La experiencia fue buenísima —relató— tanto con el equipo de Buenos Aires como con el de Rosario", contó sobre el clima que vivió en los ocho días de rodaje.

Sobre Luppi aseguró: "Federico es un caballero . Y cada vez que lo miraba estaba compenetrado en su personaje; se sabía la letra completa, no tiene dudas. Es como una escuela de actuación. Y Pablo es súpersimpático, es muy carismático. La verdad que todo el proceso estuvo muy bueno".

El director, que con "Cuestión de principios" completó su segundo largo después de "Rosarigasinos", sabe cómo tratar a los actores, según Dal Molín: "Rodrigo es un genio —afirmó—. Es súper sencillo, muy respetuoso, sabe cómo tratar a los actores y te da contención; te dice qué está bien y qué no, pero siempre con amabilidad. Por la edad que tiene es excelente y sabe mucho", dijo la actriz.

Natalia fue la única mujer elegida en los cinco castings que se realizaron en Rosario. Fue preseleccionada entre ochenta aspirantes a uno de los dos personajes femeninos del filme. El otro lo interpretó Mónica Antonópulos.

Según reveló, Julia es la encargada de "hacer los arreglos para que Silva no atienda nunca a Castilla". Además "hay como una historia entre ella y Silva, que no se hace obvia, pero que sí se da a entender".

Dal Molín estudia teatro "desde muy chica", con el rosarino Gustavo Guirado y con Lito Cruz, en Buenos Aires, y adeuda sólo cinco materias en la carrera de Comunicación Social y para el futuro no descarta la posibilidad de radicarse en Buenos Aires. También aclaró que no es exactamente nostalgia lo que quedó de la experiencia: "Es una mezcla rara. Una parte es la emoción por haber participado y la otra la sensación de qué va pasar. Creo que después de esto vienen muchos años de aprendizaje. El cine tiene una magia particular y me encantaría seguir incursionando en eso", afirmó.

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS