Escenario

Un crimen perfecto con el estilo del suspenso psicológico de Hitchcock

La compañía El Eslabón Perdido estrenó la obra "Bruthal" en el Cultural de Abajo. El suspenso es el gran imán que la compañía El Eslabón Perdido viene utilizando en su investigación teatral y "Bruthal" es la tercera obra que versa sobre esa temática.

Lunes 20 de Febrero de 2012

El suspenso es el gran imán que la compañía El Eslabón Perdido viene utilizando en su investigación teatral y "Bruthal" es la tercera obra que versa sobre esa temática. Inspirada en la maestría para esas lides de Alfred Hitchcock, la puesta dirigida por Marina Lorenzo y que se estrenó el sábado en el Cultural de Abajo, construye un relato tradicional donde el espectador sabe quién es el asesino mientras los protagonistas tratan de ocultarlo. Así, con un living como escenario, la obra se preocupa más por la pericia de sus intérpretes que por la composición del halo de misterio que debería sostenerla. De todos modos, el resultado es una gratificante experiencia teatral donde un texto interesante, buenas actuaciones y una correcta dirección establecen el contacto necesario con la platea para adentrarse en una historia tan osada como cruel. La obra subirá escena todos los sábados de marzo, abril y mayo en San Lorenzo y Entre Ríos.

"Bruthal" narra la desquiciada idea de Berta y Rebeca, dos hermanas de alta sociedad, de concebir y ejecutar el crimen perfecto, es decir, sin culpables. Pero no todo termina allí. Su locura hace que escondan el cuerpo del delito en el mismo lugar donde se servirá una cena con invitados. Hasta que un joven galán, finalmente el único asistente a la celebración, comience a dudar de las mujeres con la ayuda del mayordomo de la casa.

La obra fue pergeñada en el marco de un estudio del género del suspenso en el teatro. Gracias a ese trabajo, El Eslabón Perdido presentó "Cena para cinco" (2007), puesta en la que se hizo hincapié en el terror y el humor negro; hizo lo mismo luego con "Monoambiente" (2011), aunque buceando en la ciencia ficción; en tanto que "Bruthal" se inclina más por el suspenso psicológico. De allí la decisión de acercarse a Hitchcock y especialmente a su filme "La soga" de 1945.

Solvencia. Además de una trama finamente hilada, con mínimos toques de morbosa comicidad, se destaca el uso de un espacio al que la directora supo darle profundidad fragmentándolo en hasta cinco líneas de desenvolvimiento actoral y de iluminación.

También están logradas una ambientación y un vestuario típicos de los años 50 (otro detalle hitchcockniano), aunque sea difícil creer que dueños de casa y convidados coman sentados sobre la mesa.

Son solventes además algunas actuaciones, tal el caso de Melina Playa como Berta. La actriz lleva todo el peso del drama en su personaje y logra imponerlo con fuerza y altura, aunque le juegue en contra una voz opaca, poco útil para el teatro. Acompañan la soltura de Juan Pablo Yévoli en su rol de Armando, el mayordomo, y la dedicación de Romina Bozzini, en el papel de Rebeca, la hermana menor. Un paso más atrás queda Lucas Cosignani como Fausto, el invitado.

De esta manera, "Bruthal" se muestra entretenida, punzante e incómoda. Sobre todo por la razón que lleva a las mujeres a la insania: demostrar que se puede jugar con la vida de aquellos a los que se considera inferiores.

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario