Escenario

Un buen western galáctico

En 1965 la serie tenía el perfil de una comedia familiar de aventuras. Esa idea sigue presente, pero todo es un poco más oscuro.

Domingo 22 de Abril de 2018

Tiene la misma intro, trama y desarrollo que la serie original, pero "Perdidos en el espacio" en su relanzamiento de este mes en coincidencia con los 50 años de su última temporada, perdió en el camino parte de su inocencia e hizo lugar a la diversidad reclamada por Hollywood. En 1965 la serie tenía el perfil de una comedia familiar de aventuras. Esa idea sigue presente, pero todo es un poco más oscuro. Empezando por el motivo que impulsó a colonizar otros planetas y siguiendo por el robot que dejó de ser una máquina simpática para adquirir el aspecto de un transformer inescrutable de comportamiento errático.

Pero una de las transformaciones más notables es que ahora las mujeres están al mando: el maquiavélico doctor Smith es ahora una mujer; una de las hijas de los Robinson, una afroestadounidense adoptada por la familia, es la líder del segmento juvenil de la historia, y quien toma las decisiones ya no es John Robinson. La que realmente lleva los pantalones en la nave Júpiter es su mujer Maureen, antes relegada a replicar en el espacio el papel de ama de casa. Ahora es ella la ingeniera que diseña naves y planifica estrategias mientras su marido, un ex marine, ejecuta con rigor los planes de su esposa.

El elenco también refleja la inclusión de minorías reclamada por Hollywood: hay asiáticos, negros y latinos, entre ellos el argentino Ignacio Serricchio en el personaje de Don West, ahora transformado en uno de los que aportan humor a la trama con sus contradicciones: es un mecánico y contrabandista espacial, alguien que se comporta y se mueve con la seguridad de un John Wayne, pero que se sabe un perdedor, un buscavidas que se las sabe todas, pero en el fondo un buen tipo. Detrás de todas las actualizaciones de este relanzamiento están las buenas y viejas historias del hombre contra la adversidad, la lucha entre la nobleza y la falta de escrúpulos, la generosidad contra el egoísmo y el heroísmo contra la cobardía. Casi como en un western galáctico.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario