Cine

Un affaire inocente desencadena la noche más oscura y descontrolada

El thriller con Jazmín Stuart y Lautaro Bettoni, que narra la trágica última noche de soltera de una mujer, se estrena mañana por Cine.Ar.

Miércoles 03 de Junio de 2020

Luego de su presentación en el Festival Internacional de Cine de Mar del Plata, "La fiesta silenciosa", del director Diego Fried, se estrena mañana, a las 22, en Cine. Ar TV y la plataforma Cine.Ar. El thriller protagonizado por Jazmín Stuart, Lautaro Bettoni, Gerardo Romano, Esteban Bigliardi y Gastón Cocchiarale, se centra en Laura, quien, a horas de celebrar su casamiento en la estancia de su padre, sale a caminar sola y se encuentra con una inusual fiesta. La música y el ambiente la alejan por un momento de las tensiones hasta que un hecho violento cambia drásticamente el curso de la noche involucrando a su padre y a su novio.

"La fiesta silenciosa" es el tercer largometraje de Diego Fried, quien viene de obtener premios y reconocimientos en Rotterdam, Toulouse, La Habana y New York. Antes, el director filmó "Vino" y "Sangrita". Por su parte, el co director Federico Finkielstain fue guionista de "Palermo Hollywood", escribió y dirigió "No te enamores de mí" y dirigió "Amor en tiempos de selfie".

Bettoni, quien apareció como una joven revelación en "Temporada de caza" (2018), interpreta a un joven seductor que en un fiesta en el campo tiene una relación fugaz con el personaje de Jazmín Stuart, la cual, a su vez, está en la víspera a su casamiento.

Embed

Sin embargo, lo que parecía un affaire producto de la fiesta y el alcohol, se convierte en una oscura velada que incluye violación, secretos, códigos pandilleros y una vorágine por la justicia en mano propia.

Personas comunes en lugares y momentos equivocados. Pequeñas decisiones que llevan a una camino de no retorno. Oscuridad, desazón y un encierro producto de relaciones sociales, con presiones de grupo que se encuentran por encima de toda lógica son los puntos más relevantes de este filme.

"Me parece que la presión social es un clásico ejemplo de cómo para seguir perteneciendo a un grupo uno acata cosas con las que no está de acuerdo. Me ha pasado en la secundaria y es muy típico. Son equilibrios que requieren ser rotos o que uno se vaya de ciertos grupos, si se cree que no esta siendo consecuente con lo que uno piensa", comentó el protagonista.

Bettoni, además, se mostró poco optimista respecto al futuro de la industria audiovisual: "Imagino un futuro con rodajes más precarizados que los que eran, con menos gente trabajando detrás de cámara y con menos horas de rodajes, porque la industria se va a estar recuperando de este golpe y el aglutinamiento de personas va a estar contraindicado. Esto puede ser retorcido para que un trabajo que antes requería 10, ahora puede ser de seis con sobre horas", dijo el actor en una entrevista con Télam.

—El personaje de Jazmín une dos mundos: el de los jóvenes de fiesta y el de una pareja que está a punto de casarse, y eso desencadena todo. ¿Cómo creés que afecta a alguien ese paso a la denominada "madurez" y dejar las fiestas atrás?

—Es lógico que alguien se pueda incomodar con encontrar situaciones o secuencias que no van a volver a pasar, es con lo que chocamos a diario los seres humanos. Si bien eso puede ser doloroso, también puede dar lugar a cuestiones mejores. De todas formas, no creo que haya momentos en los que no deje de festejar, siempre va a haber razones.

—Hay un espíritu de pandilla entre los jóvenes que queda plasmado en la película. ¿Cuánto pesa esa presión de grupo para evitar la violación?

—Sin lugar a dudas, la complicidad que manejan estos personajes es de lo que la película quiere hablar. Está lleno de casos, principalmente de hombres, con amigos, que se han vistos en situaciones de encubrirlos o no tocar temas que han pasado en ciertas noches. Estar en el lugar y momento equivocado es complejo. Las conductas que uno de los personajes lleva, en mayor o menor medida, sus amigos más cercanos la deberían haber visto antes. Es como una acumulación cíclica y continua de lugares y momentos equivocados, en los que se prefieren mantener la amistad o la pertenencia de grupo por sobre ciertas actitudes repudiables.

En cuanto a la industria, ¿cómo viven este presente?

—La situación es alarmante por donde se la mire. No sólo los actores y actrices, sino todo el gran colectivo del cine, teatro y televisión, que son los que garantizan que nosotros podamos trabajar bien y cómodos y que hacen básicamente todo posible; son la fuerza de trabajo más importante que tiene la ficción nacional. No están recibiendo ninguna ayuda del Estado y la ficción será el último orejón. La ficción es de primerísima importancia en estos momentos de encierro, obviamente no más que el techo y la comida porque eso es primordial y en muchos casos no está siendo garantizado, como en las villas de emergencia. Pero sí ocupa un lugar importante para no pensar que estamos encerrados. Consumir ficción nos ayuda a que nos vayamos a dormir a la noche. Creo que es importante lo que hacemos nosotros y hoy no sólo no esta siendo efectuado, sino tampoco valorado. No soy positivo, creo que falta al menos un año para que vuelva todo a casi como lo conocíamos. Haremos todo lo posible para volver a aquella normalidad que conocemos.

—¿Cómo te imaginás el futuro del cine y el teatro en este contexto?

—No estoy al tanto de ningún tipo de protocolo. No veo un futuro inmediato esperanzador y quiero equivocarme. El teatro es otro tema, no creo que alguien esté cómodo actuando con barbijo, salvo alguna propuesta puntual. Lo veo complicado y deberemos encontrar la manera de resurgir para armar lo que nosotros sabemos armar.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario