Escenario

“Truman”, historia entre la muerte y el valor de la amistad

"Es una película muy sincera y tratamos de llevarla adelante intentando eludir golpes bajos", dice Ricardo Darín, su protagonista, sobre el filme que se estrena hoy.

Jueves 24 de Septiembre de 2015

"Truman", la película española protagonizada por Ricardo Darín, es el gran estreno de cine de hoy. El filme ya cautivó a los medios internacionales que la vieron en el festival de San Sebastián.

Julián (Darín) es un hombre con cáncer que arribó al límite de la enfermedad decide terminar con el tratamiento y dejarse ir. El otro hombre es Tomás (Javier Cámara), un amigo de la infancia que vive en Canadá y que decide ir cinco días a Madrid para despedirse de Julián. Cinco días que ambos emplearán para encontrar unos dueños al perro de Julián, Truman.

La película del director y guionista Cesc Gay, es una historia sobre el valor de la amistad. Darín aseguró que "sabía que no se equivocaba" al rodar el filme . "Cada uno tiene una forma distinta de pararse no solo ante la muerte, sino también ante la vida", añadió el actor argentino sobre este filme en el que también actúa Dolores Fonzi.

El director catalán sufrió la muerte de un ser querido y fue escribiendo acerca de eso, hasta convertir el relato en esta película. "Es algo personal que le tocó vivir Cesc y trazó la película de esta forma. Nos encontramos y fuimos trabajando sobre el guión, siempre tratando de ser lo más sinceros posible con nuestros propios sentimientos. Creo que cada uno de nosotros tiene su manera de enfrentar la muerte y sería infantil creer que hay una sola manera", dijo Darín, que consideró que hay historias como las de esta película que "tienen que ser contadas de alguna forma, más allá de cuál sea el resultado".

"Truman" plantea algunas preguntas: ¿una persona puede organizar su propia muerte? ¿Alguien necesita argumentos para seguir viviendo? ¿Hasta dónde las decisiones poco contemplativas hacia los demás que toma una persona pueden ser justas? Y, en vez de por qué a mí, ¿por qué no a mí? Darín remarcó que en todo momento intentaron ser cuidadosos y no herir. "Es una historia muy sincera y tratamos de llevarla adelante intentando eludir golpes bajos, aunque es muy difícil. Hay situaciones en las que, planeado o no, hay flechas que se te clavan en el pecho", dijo.

Consultado sobre la manera de pararse frente a la muerte, el actor señaló que lo que él admira es "la valentía, el coraje. Todos pasaremos por esa situación y algunos tendrán la oportunidad de ver pasar toda su vida antes del final, y otros no. Todo depende de cómo hayas vivido hasta entonces, más allá de las distintas creencias, que creo que son bálsamos que pueden ayudar a enfrentarlo de distintas maneras. Al final, creo que tiene que ver con quién sos, cómo caminaste hasta ahí y, supongo, con el amor que puedas tener como contexto alrededor tuyo".

Darín además destacó "la acidez" que eligió el director. "Durante el proceso de la película las cosas que me atraían también estaban relacionadas con algo personal y era con la relación con mi viejo, pero eso fue posterior a leer el guión", dijo el actor, que a los 30 años sufrió la muerte de su padre por cáncer. Y sostuvo que la película de alguna manera "intenta desacralizar" la muerte.

Historia íntima. El director catalán Cesc Gay señaló que vivió una historia parecida a la que cuenta la película, aunque no desde el personaje de Darín, sino desde el lado de Cámara. "A partir de todos esos meses empecé a escribir las cosas que iban pasando. Era algo más de necesidad, no lo hacía pensando en hacer una película. Pero vivía escenas de mucha intensidad y crueldad, situaciones que me fueron atrapando y que fui acumulando mientras observaba la reacción de la gente. Me sorprendía mucho lo complicado que era gestionar estos momentos. Era una especie de diario caótico. Después de «Una pistola en cada mano» me di cuenta que era un temazo y empecé a darle forma".

"Me imagino que a nivel estadístico los directores que ahora tienen 25 años no harían este guión nunca. Pero la gente de cierta edad... yo tengo 48 y ya se te muere la gente. Te rodea el cáncer como te rodea la enfermedad y la muerte y desgraciadamente cada vez se te muere gente más joven. Como director y a esta edad puedo hablar de ello. No sé qué pasará cuando tenga 70. ¡A los 70 la comedia puede ser tremenda! A «Truman» la he hecho desde el miedo".

Lo desagradable, lo crudo de la enfermedad queda afuera del filme. "No me interesaba", dijo Gay, y añadió: "Es la historia de alguien que tiene que ver a un amigo porque se va. No quería a un tipo en crisis o hecho polvo. Quería a alguien que ya ha tomado todas las decisiones y que quiere terminar bien, rápido y bonito. El problema lo tienen los que le rodean.

También el director español opinó sobre Truman, el perro. "Es cierto que la gente que tiene perros es como si fueran sus hijos. Simplemente me gustaba que Darín no fuera un personaje rodeado de una familia, le quería solo, con una ex (ni siquiera una novia) y que su hijo fuera ya mayor y viviera fuera. El perro es el compañero ideal y además yo buscaba que durante esos cinco días de ficción que dura la película él tuviera que hacer algo. Eso es muy importante. Sea porque el personaje tiene que matar a alguien o porque no sabe qué hacer con el perro. Además ayuda a equilibrar el drama y la tragedia".

Finalmente, Cesc Gay se refirió a cómo hizo para no caer en el chantaje sentimental: " Era uno de los trabajos que teníamos que hacer. La película tiene que ganarte en lo emocional. Hay giros muy negros, muy bestias, pero intentamos no frivolizar, porque cuando te pasas con el humor, cambias de tono. Esta es una película que toca bien, no me gusta hacer ese cine angustioso donde se la pasa mal. Con «Truman» puedes salir tocado pero contento de haber pasado por esa experiencia".

La crítica española

“Lo que ofrece «Truman» es una trágica, intensa, divertida por momentos y siempre resplandeciente exhibición de unos interpretes al límite de casi todo. Darín más Darín que nunca”, publicó el diario El Mundo, mientras que el ABC escribió: “Qué magnifico momento sobre la ética y la amistad, sobre las incomodidades de estarse muriendo”. El País señaló en su crítica: “Aunque lo que narra es trágico, el director no renuncia a provocarnos una sonrisa. Su forma de contar la historia es precisa, sugerente y elegante”.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS