Escenario

"Triple crimen", el sórdido caso llega mañana al cine

El filme dirigido por Rubén Plataneo es un relato documental del asesinato de tres inocentes a cargo de la banda narco rosarina.

Miércoles 13 de Diciembre de 2017

El 1º de enero de 2012, Jere, Mono y Patóm fueron asesinados por error por la banda narco del "Quemado". En el lugar del crimen, la canchita de Villa Moreno, pareció haberse creado esa noche un oscuro vórtice, un sórdido agujero negro que engulló vidas, historias, y las hizo volver a la superficie como parte de un caso emblemático. A partir de este hecho, la película "Triple Crimen", que se estrena mañana, a las 20.30, en el cine El Cairo (Santa Fe 1120), busca mostrar las repercusiones de este hecho en la ciudad, tanto en la comunidad como en la justicia, ya que derivó, incluso, en el primer juicio oral y público de la provincia de Santa Fe.

Según su director, Rubén Plataneo, "el filme ensaya respuestas afectivas y busca su forma libre de expresar la fragilidad de las vidas particulares ante lo siniestro de determinados mecanismos sociales. Narcotráfico, violencia y asesinatos son de los temas que recorren el mundo. Algunas ciudades destacan, como Rosario, donde vivo, que tuvo durante varios años la tasa de homicidios más alta con víctimas en su gran mayoría jóvenes".

Así, con un relato crudo y contundente, el filme se sumerge en la sórdida trama de complicidades a la que se enfrentan; busca respuestas entre los pliegues de la economía global y el mecanismo del propio documental.

"Mi vida hasta aquí ha estado atravesada por la idea de justicia; por sentir, resistir e investigar profundamente las injusticias del mundo social. Hice varios documentales, para cine y televisón sobre distintos temas y personajes, aunque veo que el tema de la injusticia y la tragedia ha estado siempre en el centro. En «Triple Crimen», la historia, los protagonistas, los datos el vocabulario, giran también sobre ese eje, aunque la película toma su propio rumbo", reflexionó Plataneo.

Sobre el nacimiento de este filme, el cineasta destacó que "iba hacia otra película cuando me encontré con los familiares de los chicos asesinados, y decidí ir con ellos a la canchita de Villa Moreno donde Jere, Mono y Patóm fueron asesinados erróneamente por una banda narco. Allí los padres, hermanos, amigos me contaron y mostraron con detalle lo ocurrido y lo sentido. Ese predio de la canchita es el estigma físico, el convocante espacial de la película que busca la relación de imágenes, voces y sonidos con cuerpos y acontecimientos. Y los lugares del barrio, de la ciudad, del tribunal judicial, de ministerios y otras controvertidas instituciones. Buscamos dar forma propia a la pasión que surge de ese entrelazamiento en la materia misma de la imagen entre relatos y visiones diversas sobre el triple crimen de Villa Moreno, el juicio y la pérdida de la razón social".

La película atraviesa las diferentes instancias de ese complejo y duro proceso, escucha y registra cuidadosamente, con una mirada propia, los distintos espacios y personajes, cuestionándose hasta el dispositivo intrínseco del documental. Así, este relato va transformándose también en un ensayo cinematográfico sobre la economía delictiva que domina el mundo, las complicidades institucionales, los mecanismos de control social y el continuo flujo de dinero que garantiza la brutalidad y universalidad del narcotráfico.

"Encuadramos la única cámara y ajustamos el único micrófono durante el primer juicio oral y público en el tribunal rosarino, recorrimos obsesivamente los pasillos del frío edificio así como los coloridos vericuetos de la villa Moreno. Repasé por fin que sin haber nacido en esta ciudad, hago películas que surgen de las entrañas de esta región del país, de nuestra llanura litoral", concluyó Plataneo.

Con investigaciones, con reflexiones, con fetiches del cine y de la ciudad, con puesta en escena y con voces contrincantes, este filme, que se proyectará además de hoy, el sábado 16, domingo 17 y viernes 22, a las 20.30, busca revisitar el oscuro laberinto sin centro que se abrió ese día en la canchita de Villa Moreno reafirmando que una mirada distinta hace al mundo como es, distinto.

Voces en cuello, abrazos hasta los huesos. "¿Hasta donde llegarán la imagen y el sonido registrados? La vida es mitad realidad y mitad imaginación: ¿por dónde derivan los rumbos de los documentos y el documental? ¿Puede una película conjurar algo de una tragedia social?", son algunos de los interrogantes que intenta descifrar esta producción local.

"El filme busca su forma libre de expresar la

fragilidad de las vidas

ante lo siniestro de

determinados mecanismos"

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario