Escenario

"Tratamos de resistir, este es un momento de trinchera"

El ciclo Encuentros del Otro Río, que reúne a bandas de la escena independiente y alternativa tendrá hoy una nueva edición en el galpón de la música.

Domingo 01 de Diciembre de 2019

Resistir. Habilitar nuevos espacios. Creer en la música. Esos podrían ser los ejes de la octava edición de Encuentros del Otro Río, el ciclo hermano del Festival Otro Río, que durante cinco años fue un referente de la escena de pop y rock independiente de Rosario y de Iberoamérica. El volumen ocho de Encuentros... tendrá lugar hoy, a partir de las 17, en el Galpón de la Música (Estévez Boero 980) con la actuación de El Robot Bajo El Agua, grupo de culto del indie porteño; la banda peruana Mundaka, revelación de la escena emergente de Lima, y tres nuevas agrupaciones rosarinas: Pretinho Gol, Invernaculus y Valle.

La historia de Encuentros del Otro Río resume los avatares que marcan a la mayoría de los circuitos alternativos. El ciclo comenzó como un anexo del festival del mismo nombre y se centraba en los grupos invitados que venían de afuera. Gestado y organizado por el sello rosarino Polvo Bureau, el Festival Otro Río comenzó en 2013 y se fortaleció a través de cinco años con una estética y una ética muy singulares: reuniendo a músicos que no son conocidos a nivel masivo y que tenían la posibilidad de mostrar sus nuevos sonidos en un ámbito ideal. El festival se realizaba en el Parque de España, con tres escenarios simultáneos y más de 15 artistas en vivo.

"Cuando la Secretaría de Cultura de la Municipalidad retiró su apoyo, el festival no se pudo seguir haciendo", explicó a Escenario Valentín Prieto, cara visible de Polvo Bureau. "Entonces optamos por seguir con Encuentros del Otro Río, que es como una cápsula de lo que era el festival, una propuesta reducida y más adecuada a los tiempos que vivimos", señaló. "Nosotros habíamos tenido algunas conquistas con el festival y no estábamos dispuestos a retroceder, por eso hoy por hoy este formato es el que más se adapta para que el espíritu del festival siga vivo. El año pasado se realizaron tres de estos encuentros", puntualizó.

El espíritu del ciclo continúa firme. "Es habilitar un espacio para que sigan circulando artistas que están en el margen del mercado", dijo Prieto, y agregó: "Este formato de festival casi que se retrotrae a las primeras épocas del sello, cuando no teníamos sponsors ni apoyo del Estado, sólo la voluntad de querer hacerlo. Por otro lado también está el compromiso de los artistas, que ven en Otro Río una marca que les parece interesante", afirmó.

El organizador destacó asimismo que, "apostando a que el espacio se mantenga en pie, la entrada cuesta 200 pesos, y también se venden discos de sellos independientes a buenos precios, sin intermediarios".

De culto. Este año, la octava edición de Encuentros del Otro Río se reserva un pequeño lujo: que suba al escenario El Robot Bajo El Agua, el grupo que lidera Nicolás Kramer (ex cantante y compositor de Jaime Sin Tierra) y que acaba de regresar a escena después de nueve años de ausencia. Luego de estar radicado durante un largo tiempo en España, Kramer volvió a Buenos Aires para retomar su labor de cancionista sensible y experimental, y el grupo editó este 2019 un nuevo álbum, "El lado velado". "El Robot... era el grupo que escuchábamos con mis compañeros cuando fundamos el sello, siempre fue un grupo de referencia para nosotros", comentó Valentín Prieto. "Ahora nos damos el gusto de traer a un artista que admiramos un montón y que justo este año está volviendo al ruedo", agregó.

La banda invitada, Mundaka, esta vez viene de Lima. "Siempre nos interesó generar links con la movida independiente latinoamericana. Nunca habíamos podido traer a una banda de Perú, y teníamos como cuenta pendiente conocer un poco más sobre la escena emergente de Lima", dijo el organizador del encuentro. Los Mundaka son los creadores del "dream surf" y editaron dos discos con muy buenas críticas. También se presentaron en el festival Soundhearts en Lima, abriendo nada menos que para Radiohead.

todo cambia. Con una mirada muy lúcida de la movida indie, Prieto reconoció que estos últimos tiempos han sido difíciles. "De cinco años a este parte la escena musical cambió mucho. A veces nos preguntábamos si tenía sentido seguir programando la música que históricamente programamos y apoyamos. Como productor y programador del festival yo hago una autocrítica: no nos aggiornamos a los nuevos géneros y preferimos seguir en la nuestra", admitió. Sin embargo, también puso en contexto los recientes cambios. "Nosotros nacimos como sello cuando internet era más libre. Ahora la industria se reposicionó con los servicios de streaming, y es muy difícil ir a competir por las migajas de Spotify. Las compañías discográficas multinacionales, gracias a los servicios de streaming y los a grandes festivales, se han reposicionado y hacen muchísimo dinero. Hoy el consumo de la música pasa por lo metamusical. Y un grupo como Babasónicos, por ejemplo, lo entendió muy bien. Cuanto menos se hable de la música más posibilidades hay de que la música circule. La gente ahora consume música por otros motivos: por la bandera que levanta el artista, por el discurso que tiene o por lo que el artista dice que consume", explicó.

Así y todo, para Polvo Bureau, la música sigue estando en el centro. "Nosotros como programadores seguimos pensando en la música", señaló Prieto. "La verdad es que antes de programar un grupo de trap en Otro Río prefiero dejar de hacer al festival. Tratamos de resistir desde donde se puede y acumular los recursos para que las minorías estéticas tengan en el futuro otro lugar. Este es un momento de trinchera total", afirmó.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario