Escenario

"Trabajo con un lenguaje que incluye todas las palabras, sin agraviar a nadie"

El humor, las malas palabras e internet lo hicieron masivo, pero Zambayonny juega al misterio. Es un bahiense dedicado a escribir y hacer canciones que en dos años y medio de producción independiente se transformó en un artista de culto. Blasón que exhibirá por primera vez en Rosario hoy a las 22 en Willie Dixon (Suipacha y Güemes) con formato de café concert.

Viernes 04 de Julio de 2008

El humor, las malas palabras e internet lo hicieron masivo, pero Zambayonny juega al misterio. Es un bahiense dedicado a escribir y hacer canciones que en dos años y medio de producción independiente se transformó en un artista de culto. Blasón que exhibirá por primera vez en Rosario hoy a las 22 en Willie Dixon (Suipacha y Güemes) con formato de café concert.

"Es un show que tiene mucho humor, con algunas canciones tragicómicas más que cómicas", explica sin olvidar que habrá temas viejos, inéditos y otras "que la gente pide porque están en internet", la gran responsable de su difusión y el trampolín para llegar a La Trastienda porteña y a la televisión.

Zambayonny se sorprende ante la recepción ofrecida por la tele, un medio pacato si los hay. "La aparición en «Mañanas informales» repercutió mucho y sobre todo, después, en «Televisión Registrada». Pero si te ponés a pensar y a escuchar, por lo menos acá en Capital, hay programas que tienen un lenguaje mucho peor, o mejor, como la Negra Vernacci. Tienen un lenguaje totalmente despojado de censura y, autocensura mucho menos".

El filtro parece ser el uso de las malas palabras, sobre las que el cantautor aclara: "Tengo fama de mal hablado por lo que ocurre en los shows. Pero los prejuicios están cambiando, cuando yo salí en televisión eran las 12 del mediodía".

—¿Posta que sos psicólogo?

—No, pero decí que sí así seguimos con el chiste.

—Te iba a hacer asociar la psicología con las malas palabras.

—Es muy divertido. La gente te dice: "Con razón sos psicólogo".

Aunque para Zambayonny valga aclarar: "Tampoco es que apunte a esa idea (las malas palabras) y deje de lado un lenguaje más amplio. Sí trabajo con un lenguaje que incluye todas las palabras, sin agraviar a nadie". Dice que pretende escribir canciones "que no tengan prejuicios, que cuenten una historia maquillada con un lenguaje diferente". De todos modos, cuenta, "tengo casi 120 canciones y no todas tienen malas palabras, ni humor, y hasta tienen temáticas más filosas".

—¿Estás escribiendo un libro o eso también es mentira?

—Sí, eso es verdad. Zambayonny es una de las cosas que hago, entre otras tantas, porque las canciones que algunos amigos subieron a internet se fueron propagando. Pero hago otro tipo de canciones con otros seudónimos, hago novelas, teatro. Siempre estoy escribiendo, es lo que más hago.

—¿Y antes qué hacías?

—Vivía en Bahía Blanca y ahora estoy en Buenos Aires. Estuve muchos años sin tocar, dedicado a escribir, componer y grabar. Surgió lo de Zambayonny hace poco, me invitaron y acepté hacerlo. Hay dos novelas hechas, otra haciéndose y un libro de cuentos que están ahí sin editar buscando su oportunidad.

—¿Y van con qué nombre?

—Con mi nombre, pero no quiero mezclarlo con este personaje.

—Sos peor que Batman, ¿tenés otro disfraz?

—Sí varios, el de hincha de Olimpo sufriendo, por ejemplo.

—Iba a esquivar el descenso.

—Es terrible, mi vida ha pasado más por la suma del promedio que otra cosa. Otro disfraz es el de profesor de ajedrez, pero tuve que dejar por los shows. Y si hablamos de las canciones, debo tener como cinco o seis personajes más.

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario