Escenario

"Todos podemos identificarnos cuando hay abuso e injusticia"

Shailene Woodley dijo que la segunda temporada de "Big Little Lies" pone en crisis a las protagonistas enfrentadas con un crimen accidental.

Miércoles 19 de Junio de 2019

La actriz estadounidense Shailene Woodley, quien encarna nuevamente a una traumada madre soltera víctima de abuso sexual en la multipremiada serie "Big Little Lies", dijo que la serie funciona porque "todos podemos identificarnos con el abuso y la injusticia".

Conocida previamente por sus roles en la película "Los descendientes" (2011) y sobre todo por la saga adolescente "Divergente", Woodley coleccionó elogios de la crítica en la primera temporada de "Big Little Lies" por su interpretación de Jane Chapman.

Se trata de la madre soltera de un chico en edad preescolar, producto de la violación sufrida por un hombre al que acababa de conocer y al que nunca más volvió a cruzar.

Marcada para siempre por ese encuentro, la fracturada Jane llegaba a Monterey, una en apariencia idílica localidad californiana al sur de San Francisco, para escolarizar a su hijo en un prestigioso colegio de élite.

Allí comenzaría a relacionarse con otras madres del curso: Madeline (Reese Witherspoon), Bonnie (Zoë Kravitz), Renata (Laura Dern) y Celeste (Nicole Kidman), quien resultaría ser la esposa del violador de Jane (Perry, interpretado por Alexander Skarsgard) y también ella misma constantemente golpeada y abusada.

Hacia el final de la primera temporada, las cinco mujeres que a priori no tenían nada en común resultarían hermanadas al enfrentar al violento y matarlo accidentalmente, empujándolo por las escaleras cuando el hombre le daba la enésima paliza a Celeste.

"El tema más importante de la temporada es cómo diferentes personas sobrellevan la misma experiencia y cómo un evento traumático puede manifestarse de distintas maneras", dijo Woodley en referencia a la manera en que en la segunda temporada -que inició por HBO el domingo pasado- las cinco protagonistas lidiarán con el homicidio.

Para la actriz, su personaje "representa la curación que puede ocurrir después de un trauma", ya que Jane se encontrará ahora liberada emocionalmente del lastre que significaba su violación: "No es que se pueda escapar a ese trauma, pero puede haber sanación".

"Estas mujeres son muy diferentes, y elegían su amistad porque necesitaban a alguien en quien apoyarse. Ahora se ven forzadas a acercarse por este secreto, esta mentira. ¿Pero eso significa que son de verdad amigas, o son sólo aliadas en una causa?", puso en duda Woodley.

Woodley aseguró que estaba en desacuerdo con aquellos que veían "mujeres fuertes"."Ninguno de estos personajes es fuerte; están rotos y vulnerables, débiles, son maliciosos o celosos", dijo, y añadió que "hay añadidos negativos que vienen junto con sus historias", explicó. "Todos podemos identificarnos con el abuso y la injusticia, ya sea en nuestra propia vida, o en la de nuestros familiares o amigos", profundizó Woodley, quien concluyó que no hay que venerar la fortaleza, "sino la honestidad, que a menudo involucra mucha debilidad y vulnerabilidad".

víctima. Shailene Woodley interpreta a una madre soltera con un hijo producto de una violación.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario