Escenario

Todo el groove de Lenny Kravitz en la fría y ventosa noche de Palermo

El músico de Nueva York ofreció un espectacular show en la apertura del Personal Fest 2011. Cerca de 15 mil personas vibraron al compás de los hits del consagrado artista de rock.

Martes 04 de Octubre de 2011

Buenos Aires (enviado especial).- Afortunadamente, anteanoche en la apertura del Personal Fest, Lenny Kravitz no tuvo que usar de excusa el hecho de descender del escenario y recorrer buena parte del campo para compartir un poco de calor ni ponerse la bandera nacional sobre los hombros tal cual hizo el sábado último en el primer día del Rock in Rio, porque el clima con la gente estaba más que frío.

En Buenos Aires, en contraposición con la noche gélida y ventosa que se había posado sobre el césped del Geba, en Palermo, el calor del público -alrededor de 15 mil almas- hacia el cantautor neoyorquino se hizo presente desde el primer momento. Mucho antes de bajar del imponente escenario, alejarse unos 25 metros de sus músicos y fundirse con su público a pesar de los gruesos hombros de "roperos" vestidos de negro que no le perdían pisada. Sonaba la balada "I belong to you", del disco "5", cuando Kravitz empezaba a dejar un poco de lado todo el groove que lo caracterizó desde fines de los 80.

También por suerte en el Geba, el groove dejó de ser un sentimiento del pasado y desafió en ritmo y potencia tanto al viento del este como a los trenes del Belgrano, que pasaban por detrás del palco vip. La banda de siete músicos que acompañó a Kravitz fue un verdadero tren. Liderada por Craig Ross, el guitarrista e histórico compañero de Lenny, el trío de vientos, bajo, teclados y batería se expandieron rítmicamente por el pulso creado alguna vez por James Brown.

Aunque su último CD, "Black and White America", seguramente sea el mejor de Kravitz en años, el neoyorquino, que hace 6 años actuó por última vez en Argentina, se paseó la mayor parte de los 100 minutos que tocó por hits de otros tiempos. Del nuevo álbum tocó apenas tres temas: "Come On Get It", con que abrió el recital; la canción que da título al CD y "Stand", que parece un hit de verano con sus teclados vintage.

Histriónico, movedizo y con una voz en excelente estado tanto en sus falsetes como en su tono natural, Kravitz se puso al público en el bolsillo desde el inicio, ayudado por tres leds gigantes de una notable calidad de imagen. Lenny levantó a su gente a partir de clásicos como "American Woman" de los Guess Who, "Let Love Rule" y "Mr. Cab Driver", ambas del primer disco, y sobre todo los temazos de "Mama Say", "Fields of Joy", "Always on the Run" y "It Ain't Over TilI It's Over", donde la gente demostró mayor pasión. Los bises llegaron con un par de versiones acústicas con Lenny y parte de la banda sentada sobre el escenario y con los pies colgando en el aire. Claro que lo mejor ya había pasado. Ahora era el turno de Kravitz consagrado y necesitado del mimo de sus fans.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario