Escenario

"Todavía hay gente que no puede desligarse del mandato de tener hijos"

El director Marcos Carnevale habló de su nueva película "No soy tu mami", una comedia sobre una mujer independiente que no quiere ser madre.

Jueves 27 de Junio de 2019

Después de consagrarse con películas taquilleras como "Elsa & Fred", "Corazón de león" y "El fútbol o yo", el director Marcos Carnevale vuelve a la comedia con "No soy tu mami", la película argentina protagonizada por Julieta Díaz y Pablo Echarri que hoy se estrena en Rosario. En pleno estallido del empoderamiento femenino, el filme hace foco en un tema oportuno: el deseo de rebelarse contra los mandatos de la maternidad. La historia se centra en Paula, una periodista que, en un intento de salvar a su revista de la bancarrota, decide escribir una columna titulada "Razones para no ser madre". La columna se convierte en un éxito entre las mujeres y el objetivo de la protagonista parece cumplido. Pero las cosas cambian cuando conoce a Pablo, su nuevo vecino, un hombre bajoneado por su reciente divorcio y que vive junto a su pequeña hija.

En charla con Escenario, Carnevale aclaró que no quería hacer una película "de corte feminista", aunque aseguró que "somos víctimas de una cultura llena de mandatos". También explicó por qué todavía apuesta a la comedia romántica.

—¿Por qué te interesó abordar una comedia con esta temática, una mujer que no quiere tener hijos y que se rebela contra ciertos mandatos sociales?

—Yo lo veo desde el punto de vista masculino, porque es aplicable también a los hombres. No me parece que sea un territorio exclusivo de las mujeres. De hecho en ningún momento me interesó hacer una película de corte feminista, pero sí enmarcarme dentro de la independencia que está logrando la mujer en muchos ámbitos, lo cual me parece buenísimo, que no necesite de un marido o de un hijo para poder construirse como mujer. Además hay algo que siempre me inquietó: la decisión de tener hijos. Creo que somos víctimas de una cultura judeo-cristiana llena de mandatos, que espera que uno se case, que tenga hijos, que tenga nietos y después se muera. Es como un caminito lógico que hay que recorrer, pero hay opciones. Salvo morirte, lo demás lo podés cambiar (risas). Tener un hijo es un acto de tremenda responsabilidad y no todos están capacitados para asumirla. De hecho hay padres que quizás no debieron ser padres, porque son padres horribles y lo padecen los chicos. Hay mujeres que dicen: me muero por tener un bebé. Y la respuesta es que no vas a tener un bebé, vas a tener una persona...

—Eso es justamente lo que dice el personaje de Julieta Díaz...

—Claro. Porque no siempre es la foto de la familia Ingalls, donde todos son perfectos y buenos. Es mucho más complejo. Los hijos son personas que después tenés que acompañar mínimo durante 20 años, educándolos, alimentándolos, trasladándole valores y amándolos. Es mucho. Por eso me parece que hay que detenerse ante la idea y preguntarse si uno realmente está preparado para asumir semejante responsabilidad.

—¿Creés que años atrás se hubiese podido abordar este tema en una comedia? ¿Ahora hay más apertura, más libertad?

—Ahora encaja perfecto por el empoderamiento de la mujer. Pero hace 20 años también hubiese calado bien. No es una película que intente ser revolucionaria. Ilumina una idea que creo que traemos desde hace siglos, y todavía hoy encontramos gente que no puede desligarse de ese mandato de tener hijos sí o sí. Hay una gran masa que todavía está en esa inercia cultural de que hay que hacer lo que se espera que uno haga.

—Acá también apostás en parte a la comedia romántica, un género que en Hollywood, por ejemplo, se dejó de lado.

—Sí, desgraciadamente. Yo trato de no trabajar en el amor rosa ideal, porque eso ya no se lo cree nadie (risas). Sí creo en el nuevo amor, en las maneras complejas de amar y en amar como se pueda. Acá se ve la unión de dos personajes que terminan aparentemente juntos pero no sabemos cuánto puede llegar a durar, porque tienen muchas diferencias entre ellos. Los personajes apuestan al ahora: ahora estamos bien y después veremos. Si fuera esas películas de Hollywood de antes ella terminaría embarazada y súper feliz (risas).

—Trabajaste con Julieta Díaz en tres películas. ¿Por qué la volviste a elegir?

—Julieta es una actriz tremenda, es muy versátil y tiene una inteligencia emocional muy alta, lo cual en un actor es muy importante. Puede trabajar perfectamente el drama y la comedia del mismo modo. Y además la conozco muy bien. El hecho de que hayamos filmado mucho fue circunstancial, no fue buscado. Pero se fue dando y de golpe nos dimos cuenta que habíamos hecho cuatro películas juntos. Hay muchas actrices que me gustan, pero con ella hay un entendimiento profesional y personal muy grande, que hace que nos sintamos los dos muy cómodos.

—El cine argentino ha dado varias películas taquilleras en los últimos años. Sin embargo la competencia de afuera es muy fuerte, sobre todo con los tanques de Disney, que monopolizan muchas pantallas. ¿Cómo evaluás ese panorama?

—La programación que hay hoy es superhéroes más superhéroes y algunos dibujos muy afamados. Y eso le resta pantallas al cine argentino. En ese sentido no es favorable para nosotros. De todas maneras, cuando se hace una película que genera atracción en el gran público, la gente responde bien. Hace unos años el cine argentino viene logrando un muy buen posicionamiento. Cuando yo empecé eso no existía, la gente no quería ver cine argentino. Hoy las películas argentinas más convocantes siempre ocupan los primeros puestos de la taquilla. Pero es cierto que no deja de ser una gran incomodidad tener a esos tanques de Disney enfrente. Además este año están estrenando una tras otra, es increíble. Y ahora tenés a "Toy Story", que en un fin de semana mete casi dos millones de personas y tiene 700 pantallas. Es como que se quedan con todo.

—¿Cuál es tu próximo proyecto?

—En agosto voy a empezar a filmar una película con Adrián Suar, que se llama "Corazón loco". También trabajan Soledad Villamil y Gabriela Toscano. Es una comedia sobre un señor que ama profundamente a dos mujeres y tiene dos familias. Es una película grande, con mucho despliegue de producción. Estimo que se va a estrenar en el primer semestre del año que viene.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario