Escenario

"Tengo más rock en las palabras que en el sonido"

La cantante Cuni Massa presenta hoy su nuevo disco "Todo gira", en Downton, y con invitados. "Soy una nómade, un continuo navegar", dijo.

Jueves 22 de Agosto de 2013

Hay personas que cantan como viven o, mejor, viven como cantan. Cuni Massa nació en Marcos Juárez, es rosarina por adopción y trabajó de guardavidas en Barcelona al tiempo que ofrecía su talento como intérprete y compositora en los bares y hasta en los subtes de esa ciudad española. No casualmente su nuevo trabajo, bellísimo por cierto, se llama “Todo gira”. “Hay quienes tienen un barco y jamás han zarpado hacia ningún lugar/Yo tengo el viento en el alma, yo no tengo barco, pero tengo mar”, canta Cuni. Hoy, a las 21.30, presenta su flamante material grabado en Barcelona, en Downtown (Urquiza 1285), con Coki Debernardi, Sandra Corizzo y músicos de Chicos Vaca, entre otros invitados. Cuni canta, vive, gira y vuelve a cantar.

—”Yo no tengo barco pero tengo mar”, qué frase tan hermosa la del tema “De todos modos”, que cierra el disco.

—Es una frase feliz, como diría mi tío...

—¿Cuál es el significado de esta letra, vinculada con tu vida y con tu nuevo trabajo?

—Un poco yo voy así, sin barco y metiéndole el pecho a todos los mares que se me crucen. Y este disco tiene mucho que ver con el tema de los sueños, con seguir el latido que tenés dentro tuyo. Esa canción que decís y un par más tienen que ver con cómo voy en la vida. Y si hasta el día de hoy me mantengo en lo que hago es un poco porque le pongo el pecho a todos los mares que se me vienen encima. Y voy para adelante.

—Este disco tiene mucho aire extranjero y a la vez tiene ese color local tuyo.

—Viví en Barcelona y lo grabé allá, con gente que fui conociendo y me fui relacionando (entre ellos Joan Berenguer y Dan Urbano). A muchos los conocí tocando en el Metro, en el subte, y uno de ellos fue el productor del disco, un uruguayo, Santiago Castillo.

—¿Ahora estás instalada acá y no pensás volver?

—Por poco tiempo, me quedo en la Argentina pero en la provincia de Córdoba, un pueblo cerca de Villa General Belgrano, que se llama Los Reartes. Es un emprendimiento familiar que tiene que ver con el turismo, y trabajaré en eso y seguiré con la música, como siempre.

—Por lo que veo tu propuesta de navegar, que contás en tus canciones, es mucho más que una metáfora.

—Sí, muchos me dicen que soy una nómade, un continuo navegar, soy así.

—¿”Todo gira” tiene que ver con ir y volver, y a la vez no detenerte nunca?

—Mirá, tiene que ver con esto de ponerse en movimiento y generar cosas, ése es el concepto. Es un continuo girar como un tirabuzón ascendente, para ser gráfica. En el disco anterior había un tema que se llamaba “Paso circular” y viene un poco de ahí también, porque hablaba de girar en un mismo punto, de un estancamiento. Y este “Todo gira” es un movimiento continuo y en crecimiento, tratando de generar siempre algo.

—Este es tu tercer registro discográfico, ¿lo considerás más maduro que los anteriores?

—Y sí, encontré un cambio en la manera de hacer canciones. Me parece que estoy más concreta a la hora de expresar ideas en cuanto a las letras y también en lo musical, tiene la forma canción pero es muy simple y directo.

—Rosario siempre demanda un alto nivel en lo artístico, ¿por citar dos ejemplos, vos te identificás con los músicos de la Trova o te incluís dentro de las nuevas tendencias?

—Yo siempre me sentí en el medio, nunca supe posicionarme ni verme reflejada en algún género o movimiento específico. Es que me resulta muy difícil, como fusiono mucho y voy de la balada al rock, con algo de folclore, no sé dónde estoy parada en relación a los movimientos de esta ciudad. Sé que hago canciones que son muy sentidas y que salen de la fibra íntima, y creo que tienen una pincelada de cada cosa que anda sonando por ahí.

—¿La fusión le da más vuelo a tu propuesta?

—Sí, la fusión la llevo adentro. Nunca me gustaron los géneros puros, al menos no para hacerlos yo, creo que la fusión te da un vuelo que de otra manera no lo tenés, ésa es la variedad, la diferencia te hace mucho más rica.

—¿Cuál es el lugar de la mujer en el rock de la ciudad, en una escena donde las mujeres son minoría?

—En el mundo pasa eso, no sólo en Rosario, en general es machista, a la mujer nos cuesta un poco más. En diferentes aspectos de la sociedad la mujer ha ido ganando espacios y en la música también, pero cuesta muchísimo. A la hora de decir cosas también, porque a lo mejor si la misma cosa que digo yo la dice un hombre suena diferente, tiene otro impacto.

—¿Es el típico prejuicio sobre lo femenino?

—Sí, es como que se cree que es todo muy blandito, ¿viste? Esa mirada romanticona, está ese prejuicio, pero bueno, las mujeres tenemos cosas para decir, tenemos rock and roll en las letras. El rock and roll no tiene que ver con cuán fuerte suene la distorsión de tu guitarra sino con el filo de las palabras que digas, así que yo soy bastante rockera a la hora de tocar.

—Una cuestión actitudinal más que de volumen.

—Sí, creo que tengo más rock and roll en las palabras que en el sonido, por ahí vamos.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario