Escenario

"Tenemos que luchar contra la tristeza y no permitir bajonearnos"

El actor rosarino Julio Chianetta comenzó a transmitir por Facebook para darle batalla con humor al desaliento que genera el coronavirus.

Jueves 26 de Marzo de 2020

Facebook suele funcionar como espacio de comunicación y catarsis colectiva según el momento histórico, social, político o personal que atraviese cada usuario. Puede ser tanto un confesionario público, como una terapia de grupo o un ágora. Lo que no suele ser es un escenario. Ahora, artistas de todo el mundo comparten su trabajo en esa red social desde la intimidad de su casa impulsados por el aislamiento obligatorio al que el coronavirus condenó al mundo.

En ese contexto, no sólo la música, sino también el teatro irrumpió en las redes. El actor rosarino Julio Chianetta, con más de 30 años de experiencia sobre las tablas -actuó en obras como “Eva y Adolfo”, “La dificultad”, “Romeo y Julieta”, “Ella en mi cabeza”, entre otras- debutó el sábado pasado en Facebook con un unipersonal de humor y se suma así a otros artistas rosarinos alineados en esa iniciativa. Chianetta repetirá la experiencia con distintos personajes cada sábado, a las 22, por su cuenta de Facebook. “Sentí la adrenalina y los nervios de cualquier estreno”, dijo el artista, sólo que esta vez actuó para un auditorio que llegó a varias ciudades de Argentina, Estados Unidos y Europa.

   —¿Por qué decidiste hacer el show por Facebook?

   —Decidí hacer esta transmisión en vivo porque me pareció que la gente necesita reírse un poco y no sólo alimentar su cuerpo, por lo cual continúan abiertos los supermercados, sino también alimentar su emocionalidad porque los teatros o ámbitos donde se pueden ver shows y espectáculos se encuentran cerrados. Así que había que utilizar los medios que nos permite la tecnología para llegar a cada hogar que desee abrir sus puertas a esta propuesta humorística.

   —¿Cómo fue la experiencia de tu debut sin público?

   —Mi debut en Facebook, con este pequeño show humorístico, fue con uno mis personajes, Sor Ethel en este caso, una monjita muy naif, muy inocente, madrileña de nacimiento y ya afincada en Rosario desde hace varias décadas. Fue regresar a sentir la adrenalina y los nervios de cualquier estreno. La verdad es que no estaba tan nervioso hacía años... El desafío de hacer algo nuevo, al menos para mí, es muy grande a pesar de ser un actor que todos los años realizo muchas obras de teatro, cortos, medio y largometrajes de cine. Es una experiencia nueva esta de sentirme en las casas de cada uno, pero sin el feedback que los actores recibimos del público cuando hacemos este tipo de shows en vivo.

   —¿Cómo fue la respuesta del público?

   —En esta primera transmisión que hice el sábado pasado hubo más de 200 personas conectadas en vivo, pero además después lo vieron otras 300 personas, y desde muchas partes de la Argentina y el mundo, como de la misma ciudad de Buenos Aires o San Juan, hasta Los Angeles, en California, o Alicante y Madrid, en España. Creo que con esta modalidad de transmitir en Facebook se puede llevar lo que hacemos como artistas a muchos lugares que fundamentalmente por la distancia sería imposible que estuvieran presentes en alguna de las salas teatrales de Rosario.

   —¿Qué tono advertiste en los mensajes?

   —Los mensajes tuvieron todos, el ciento por ciento, una gran alegría, pero lo que más me sorprendió fue la emoción con que la gran mayoría agradecía haberlos hecho reír durante un rato. Nunca había sentido tanto agradecimiento. Los artistas estamos acostumbrados al aplauso y lo valoramos como lo más importante que recibimos, pero cuando ese aplauso no es audible, como este caso, sino que se manifiesta en palabras, tal vez por lo novedoso para mí, terminó resultando en extremo gratificante y fundamentalmente emocionante. No lo hice esperando el agradecimiento de nadie, fue simplemente el deseo de sacar una sonrisa a la gente que durante más de tres décadas me viene acompañando en cada hecho artístico que realizo. Leer tantos y tantos gracias, incluso repetidos varias veces en cada mensaje, me emocionó muchísimo.

   —¿Cómo se modifica el humor en esta época?

   —Yo creo que el humor de la gente está variando. Cuando todo comenzó en nuestro país hace unas dos semanas, se sucedían las bromas, los memes... pero me parece que ahora está habiendo una toma de conciencia de la gravedad que reviste esta pandemia, y sumado al aislamiento obligatorio, absolutamente necesario por cierto, está comenzando a deprimir a algunos. Tenemos que luchar contra esa tristeza, porque estar fuertes anímicamente nos aumenta las defensas del organismo y no podemos permitirnos bajonearnos. Los que podemos hacer algo al respecto tenemos que poner nuestro granito de arena para que la gente pueda también entretenerse, divertirse, reírse y pasarla lo mejor posible.

   —El teatro, tanto para el actor como para el espectador, es una experiencia compartida, pero también es personal e intransferible, y por lo tanto compleja. ¿Qué sensación te queda después de actuar y no recibir la respuesta inmediata del público?

   —Después de la primera experiencia vía Facebook, me queda que no hay nada mas maravilloso que tener al público allí mismo, en vivo, mirándonos cara a cara. Pero, lamentablemente y por el bien de todos, eso no se puede hacer en este momento. Por eso seguiré realizando estas transmisiones cada sábado, a las 22, con los distintos personajes con los que a lo largo de los años vengo haciendo reír a cientos de personas en los lugares habituales en los que actúo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario