Escenario

"Sudáfrica es el escenario perfecto para hablar de perdón"

Mañana se estrena “Operación Zulú”, con Orlando Bloom y Forest Whitaker. El director Jérôme Salle dijo que intentó evitar enfocar el conflicto policial de la novela desde la perspectiva de la venganza.  

Miércoles 25 de Noviembre de 2015

"Lo que principalmente quería desarrollar era la idea del perdón que se extiende a través de toda la película". Así explicó el director Jérôme Salle el origen de "Operación Zulú", el filme que se estrena mañana. La acción transcurre en una Sudáfrica todavía convulsionada por el apartheid, una pareja de policías persigue al asesino de una adolescente. Desde los municipios de Ciudad del Cabo hasta las lujosas villas frente al mar, esta investigación cambiará la vida de los dos hombres, forzándolos a enfrentar a sus demonios internos.

Los encargados del caso son los policías Ali Sokhela (Forest Whitaker) y Brian Epkeen (Orlando Bloom) que van tras el brutal asesinato de una joven mujer blanca, al parecer provocado por la disponibilidad de una nueva droga ilegal y que de alguna manera podría estar conectado a la desaparición de niños negros de la calle.

Salle convocó a dos actores con un perfil claramente opuesto para la pareja de policías, pero el director no quiso rodar un filme de acción clásico y, según explicó, mucho menos de "venganza". "Como dijo Desmond Tutu «No hay futuro sin perdón». La película trata sobre la dificultad y la necesidad de perdonar para seguir adelante".

El cineasta explicó la dificultad para encontrar un texto con esas características. "He tenido un agente en Los Angeles desde mi primera película, «Anthony Zimmer», y regularmente recibo guiones de allá. No pocos de ellos caen en la categoría de «película de venganza». Este tema de la venganza es casi un género en sí mismo en los Estados Unidos.

Consultado sobre las razones para evitar ese rasgo de los guiones, señaló: "Tengo un problema con la idea de glorificar este impulso. El clásico más grande en el campo de las historias de venganza es «El conde de Montecristo», y es mi libro favorito. Pero en la novela de Dumas, el final te hace sentir lo absurdo, la inutilidad de la venganza. Ese no es el caso en la mayoría de las películas de «venganza», ni mucho menos".

Por esa razón explicó que su elección se decantó por la oposición. "Me gustó la idea de hacer una película de suspenso que va en contra de este sub-género y la filosofía que va con ella. Y Sudáfrica es el escenario perfecto para hablar de perdón. Al final del apartheid, el gobierno creó la Comisión de la Verdad y la Reconciliación para evitar un espiral de venganza, y para permitir que los perseguidores pidan perdón a sus víctimas", destacó.

Caryl Férey, el autor del libro y cuya última obra es una novela aborda la historia de las Abuelas de Plaza de Mayo, apoyó esa idea. "Se puede decir que «Operación Zulú» no es un thriller con asesinatos y hombres con tres armas. Eso es más de videojuegos y no estoy interesado en eso en absoluto".

En ese sentido añadió: "Quiero explorar el lado íntimo de un país, sus contrastes, a través de personajes que le permiten abordar los problemas raciales y sociales. Jér"me respetó mucho el libro y la esencia de los personajes; él no sólo quiso convertirlo en un thriller", afirmó.

Al referirse al elenco, Férey dijo que Whitaker mejoró el personaje original que él había plasmado en la novela. "Whitaker asumió el papel de Ali, y lo representó mucho mejor de lo que me había imaginado el personaje. Cuando fui al rodaje y lo oí decir sus primeras líneas, pensé que no podría haber soñado con un mejor Alí que él".

Sobre Orlando Bloom, quien asumió un personaje de mucha densidad luego de ser una de las estrellas de "El señor de los anillos", señaló: "Fue una sorpresa maravillosa. Todos sabemos que Whitaker es un actor gigante, lo ha demostrado. Pero Orlando Bloom aún no había alcanzado ese estatus o abordado este tipo de papel. Todas las chicas están locas por él, pero no a causa de este tipo de personajes", bromeó.

Al respecto, recordó con humor cómo fue el encuentro entre ambos. "Cuando estaba en el set literalmente saltó sobre mí diciendo: «¿Vos sos el autor? ¡Gracias! Esto es exactamente lo que estaba buscando. Durante años he estado interpretando a un elfo en El Señor de los Anillos»". Estaba totalmente sumergido en el papel, y llegó tres semanas antes del rodaje para familiarizarse con las locaciones".

Y sobre la relación entre su última novela, "Mapuche" y "Operación Zulú", Férey marcó los paralelismos. "Mi novela «Mapuche», es también una historia muy dura basada en hechos reales: la lucha de las madres y abuelas de Plaza de Mayo en Buenos Aires. Relata el destino de los indios mapuches que fueron exterminados en gran parte bajo la dictadura. Al igual que en «Operación Zulú» hay muchos fantasmas que flotan alrededor".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario