Escenario

“Stravaganza tiene mucho de mi vida”, afirma Flavio Mendoza

Creativo, estricto e imparable. Flavio Mendoza cultiva el espíritu nómade que lo marcó desde su infancia en el circo de su familia, poniendo de manifiesto el legado familiar.

Domingo 29 de Junio de 2014

Creativo, estricto e imparable. Flavio Mendoza cultiva el espíritu nómade que lo marcó desde su infancia en el circo de su familia, poniendo de manifiesto el legado familiar. El bailarín, coreógrafo y director llega a Rosario con “Stravaganza Water in Art”, el espectáculo más exitoso de los últimos años, creado, dirigido y protagonizado por el mismo Mendoza y acompañado por Gisela Bernal, Noelia Pompa y un elenco de más de 50 personas.

   “Stravaganza tiene mucho de mi vida personal”, destacó Mendoza en una entrevista a solas con Escenario mientras posaba para las fotos, siempre sonriente y lejos del divismo. Es mediodía y el hambre apremia, así que el bailarín no duda en pedir su almuerzo. ¿La elección? Un delicioso salmón. “Trato de cuidarme, de tener una alimentación sana, pero obviamente que a veces me doy algunos permitidos”, aclara el dueño de un cuerpo escultural que despierta las fantasías de hombres y mujeres, como Luciana Salazar.

    Quince mil litros de agua en una pileta que aparece y desaparece, un escenario de 400 metros cuadrados, una pantalla de led nunca antes vista y más de 100 personas entre artistas, bailarines y técnicos, hacen que “Stravaganza Water in Art” haya sido vista por más de 100 mil personas. El espectáculo -que ya tiene planes de gira internacional- desembarca en Rosario en el marco de su gira nacional, donde hará una seguidilla de más de quince funciones, que comienzan el 3 de julio, en el salón Metropolitano (Alto Rosario Shopping). Se trata de una ambiciosa producción que abarca múltiples disciplinas: danza acuática, acrobacia, música en vivo y humor. Cada función contará con capacidad para 2.500 personas con filas de butacas dispuestas como gradas para tener una visión panorámica y no perderse nada de lo que sucede tanto en las piletas como en el aire. ¡Y atención! Aquellos que estén en las primeras filas deberán colocarse el piloto que les brinda la producción para resguardarse del agua, que es leit motiv del show. ¡Luz, agua y acción!

   —Una pileta con quince mil litros de agua, un escenario de 400 metros cuadrados y un elenco de más de 100 personas son algunos datos de Stravaganza, que definiste como “el mejor espectáculo en la historia del teatro argentino”.

   —¡Todo eso y mucho más! Stravaganza es un espectáculo muy complejo. Son 50 artistas en escenas y más de 30 técnicos que nos cuelgan y nos descuelgan y además nos cuidan, porque es un espectáculo que tiene riesgo. El escenario es muy complejo ya que tiene hidráulicos que suben y bajan a ojo, porque en un momento hay gente nadando y esos hidráulicos bajan hasta el fondo y hay que salir en el tiempo justo. Tuvimos que ensayar muchísimo para que salga todo exacto.

   —Hay momentos en los que los bailarines se tiran a la pileta y jamás vuelven, ¿salen por un túnel subacuático?

   —¡Sí! Lo llamamos el túnel de la muerte, porque todos le tienen mucho miedo. Los bailarines se tuvieron que acostumbrar porque tienen que nadar casi 5 metros sin respirar hasta salir del otro lado. Fue medio fóbico para algunos...

   —Paralelamente a “Stravaganza Water in Art”, está “Stravaganza Tango” en Buenos Aires, ¿cómo surgió este espectáculo?

   —Sí, quise apartarme de las piletas y escribí una historia, le escribí al amor. Está buenísimo porque es la primera vez que escribo algo que los actores interpretan y yo estoy como director, hasta me resulta extraño. Es un desafío que me está gustando muchísimo hacer.

   —Te permite descansar un poco del escenario...

   —Sí, por supuesto, porque con la gira tengo bastante. Obvio que disfruto muchísimo de las gira. Irme un poco de Buenos Aires está bueno porque me hace encontrar con cosas que vivía en mi época nómade de circo. Estuvimos en Mendoza, después pasamos por Neuquén y ahora me voy a instalar en Rosario.

   —¿Te vamos a ver en los boliches rosarinos?

   —No soy de salir al boliche en Buenos Aires, pero con la gira me siento más liberado y me puse a salir más. Cuando voy a un boliche en Buenos Aires siempre hay algún camarógrafo, acá estoy más liberado. Además, en Rosario tengo mi escuela de danza y acrobacia así que voy a aprovechar muchísimo para estar ahí y hacer workshop. También voy a hacer un casting en Rosario para tener en bandeja de datos a bailarines y acróbatas. Tengo a varios rosarinos trabajando en Stravaganza ya. Y Rosario tiene una noche increíble, así que voy a ir a conocer...

   —Una de las partes mas emotivas del show es el homenaje a Gustavo Cerati que incluye varias canciones como “Hombre al agua”. ¿Cómo surgió este momento?

   —Stravaganza tiene mucho de mi vida. Yo crecí con Soda Stereo. Para mí fueron artistas vanguardistas, personas que me marcaron. Cuando decidí hacerlo, pensaba hacer un sólo tema, y después decidí hacer una parte más amplia. Es un momento clave del espectáculo, lo disfruto mucho y la gente también.

   —¿Cuánto de tus comienzos en el circo familiar influyeron en este espectáculo?

   —Uff, ¡muchísimo! La gente del circo tiene una disciplina increíble, ante todo tenés que ir a trabajar, por más que haya viento o lluvia. Es muy sacrificada la vida del artista circense. La verdad es que me enseñó muchísimo y le voy a estar agradecido toda la vida. Soy cirquero del alma, no tengo esa cosa de “salí del circo y no lo quiero decir”, al contrario, lo llevo con orgullo, porque todo lo que soy hoy me lo enseñó el circo, mi familia, mis padres. El espectáculo tiene aspectos circenses más allá de que pasa por otro lado. Es un espectáculo muy familiar, que lo puede ir a ver todo el mundo. Stravaganza es muy rico visualmente.

   —Este año decidiste no hacer televisión, pero aún así deslumbraste con tu papel de la primera dama de Ideas del Sur en la presentación de “Showmatch”, donde te casabas con Marcelo Tinelli...

   —¡Yo voy a ser siempre la señora de Ideas del Sur! Viste que siempre hay una “cualunga” que se quiere agarrar el título pero acá el único que tiene el título soy yo. Aparte Marcelo lo marcó en esa presentación y se lo agradezco. La producción quería hacer la remake de “¿Qué pasó ayer? y pensaron en mí para ese papel. Y fue tan divertido. La verdad es que me hubiera encantado estar en “Bailando por un sueño” este año pero con la gira no podía dedicarle el tiempo que se merece. Le dije a Marcelo que no quería ir a robarle, porque realmente sentía que físicamente no iba a poder hacer lo que quería mostrar, y él me lo entendió. Marcelo es un tipo súper generoso que sabe que si me necesita voy a estar.

   —En un momento confesaste que Marcelo te parecía un hombre muy atractivo...

   —Marcelo siempre me gustó. Es un hombre que siempre me sedujo. Me atrae su personalidad. Siempre me mostró una sonrisa. Por más que estaba hablando muy serio con alguien, si yo pasaba, él me sonreía. No soy amigo de él ni nada por el estilo, pero sí tuve un respeto hacia él y él un respeto hacia mí que no lo vi en todos los participantes. Por ahí yo veía que Marcelo sentía que algunos bailarines eran medios pesados, y pensaba que ojalá nunca presienta eso de mí porque me muero. Así que siempre fui muy respetuoso con él, hablaba cuando tenía que hablar, no era un metido. Y creo que por eso seguimos teniendo buena relación.

   —¿Te gustaría volver a “Showmatch”?

   —Me gustaría volver con algo que sume al programa. Creo que como jurado y bailarín ya dí todo. Me gustaría volver desde otro lado, que se renueve un poco la historia.

   —¿Cómo cuidás ese cuerpo escultural?

    —Empecé a comer sano hace poco. Hasta los 30 años comía de todo sin problemas. Encima me encanta el pan, las pastas y todo lo que tiene harina. Nunca entrené y ahora estoy entrenando tres veces por semana porque sino el cuerpo se te empieza a deformar. Y trato de cuidarme, de tener una alimentación sana, pero obviamente que a veces me doy algunos permitidos...

   —¿Te considerás una persona perfeccionista?

   —¡Sí! Soy bastante rompe pelotas. Soy súper ordenado, apenas me levanto tiendo la cama porque no la puedo ver desarmada o apenas se moja el baño, lo seco.

   —¿Se podría decir que sos toc?

   —¡Soy fóbico! Soy de lavarme las manos todo el tiempo, no tomo mates con un grupo grande de gente, no comparto los mismos vasos, a no ser que te conozca mucho...

      —Entre los ensayos y la gira, ¿tenés algún momento para vos?

   —Mi momento es a la noche. Me encanta tirarme en la cama con la computadora y quedarme navegando y chateando con amigos de afuera. La noche me deja crear, escribo mucho.

   —Tenés la oportunidad de recorrer varias provincias argentinas, ¿cómo ves al país?

    —Lo veo triste. La gente ya no sabe para dónde correr. Más ahora yendo al interior, veo que tenemos un país maravilloso donde hay de todo para hacer. Pero por momentos, veo triste a los argentinos, como que nos golpean todo el tiempo. Tenés que estar pensando si comprás o no comprás dólares, si ahorrás o te comprás algo, que no te alcanza la plata... Eso es algo que me preocupa, sobre todo en los niños y en la gente grande. Me preocupa que no haya la salud y la educación que tienen que haber. Me parece que la educación y la salud son primordiales y los gobernantes nos tienen que ayudar y cuidar mucho más en eso. De la inseguridad ni hablar, ya es algo terrible. Acá todo es extremo. Estaría bueno, al menos, preservar a las personas grandes. Yo no puedo creer cuando veo la cola de jubilados para cobrar la plata que cobran, que es nada, me angustia. Y digo, pucha, son gente grande, no tendría que pasar eso, son gente que trabajó toda su vida y deberían vivir bien y estar en su casa tranquila.

   —¿Hay propuestas para ir a China e Israel con Stravaganza?

    —Sí, cada vez hay más propuestas. Desde que el show salió de gira hay muchos productores, incluso de Brasil que lo quieren contratar por 3 años. Y nos ofrecieron llevarlo a varios países en todas sus versiones. Después de Rosario nos vamos a Uruguay y luego veremos hacia dónde vamos...

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario