Escenario

"Spinetta y las Bandas Eternas", ecos de un show histórico

Un combo de 29 músicos subirá hoy al escenario de Vorterix para rendir tributo al recital de Vélez en 2009.

Sábado 08 de Diciembre de 2018

Hace nueve años, un 4 de diciembre, Luis Alberto Spinetta realizó el show más importante de su carrera. Fue en el estadio de Vélez, ante 40 mil personas, para festejar sus cuatro décadas con la música. En el escenario revivieron todas sus bandas con los integrantes originales: Almendra, Pescado Rabioso, Invisible y Jade. Y hubo invitados de lujo como Charly García, Fito Páez y Gustavo Cerati. Aquel recital histórico se conoció y se publicó después en un box set como "Spinetta y las Bandas Eternas", y quedó grabado en la memoria por su impacto emocional y porque fue una de las últimas actuaciones en vivo del Flaco, que falleció en febrero de 2012.

Esta noche, a las 21, en el teatro Vorterix (Salta 3519), un seleccionado de 29 músicos va a rendir homenaje a aquel concierto, que resumió la influyente y cambiante trayectoria de Spinetta. Entre los músicos rosarinos se encuentran Bonzo Morelli, Euge Craviotto, Adriana Coyle, José María Blanc, Bruno Acánfora, Nahuel Antuña, Mario Laurino y Julián Miretto, y además estarán como invitados dos históricos: el baterista Black Amaya y el bajista Bocón Frascino, integrantes originales de Pescado Rabioso, y protagonistas también del show en Vélez del 2009.

Black Amaya recuerda como si fuera ayer el día en que Spinetta lo invitó a participar en el show de las Bandas Eternas. "Una tarde me suena el teléfono y era Luis. Y me pareció raro, porque hacía mucho que no hablábamos", contó a Escenario el batero, que está radicado en San Luis. "Me dijo: «Hola negro, qué hacés, te quiero proponer esto, espero que te guste». Y me habló del recital. Me dijo que había llamado a todos los integrantes de Pescado y de Almendra, porque quería festejar sus 40 años con la música. Yo al toque le dije que sí. Y él me decía que yo tenía todo pago para ir a los ensayos. Y yo le repetía que sí, que ya había aceptado. Pero él insistía: «También está todo pago para tu representante». Yo le respondí: «Quedate tranquilo. Yo sé cómo sos vos, sé que hacés las cosas bien». El hasta me alquiló un departamento en Buenos Aires para que vaya a los ensayos. Y ahí me quedé hasta que tocamos en Vélez", relató.

Según Amaya, "los ensayos con los ex Pescado se hicieron a la manera de Luis, que era puro corazón y tocaba con mucho respeto". Lo que más les costó, reconoció, fue elegir los temas para el show. "Yo siempre elegía los temas de Luis, como «Credulidad» y «Poseído del alba», y él me decía: «No, no. Esos son muy difíciles, tengo más de 40 temas para ensayar»", contó entre risas. "(Carlos) Cutaia propuso «Hola pequeño ser», y Luis también dijo que era complicado. «Poseído del alba» al final quedó, por suerte. Recuerdo que nos pusimos a escuchar los discos originales de Pescado y nos criticábamos mucho. Luis se escuchaba y decía: «¡A quién le ganaste con esa vos de pito que tenés!» Era divertido. Nos cargábamos unos a otros. Y así formamos la lista de temas", rememoró.

En un momento de la charla con Escenario Black Amaya se quebró y se emocionó. Fue al evocar que "Luis era muy familiero", y en ese sentido recordó un momento muy especial de aquel recital de diciembre de 2009. "Antes de tocar estábamos todos los músicos reunidos en el camarín central y él nos dijo: «Hagan una ronda porque les voy a presentar a mi vieja». Y entonces entró doña Julia. Ella nos saludó uno por uno. De algunos no se acordaba bien. Pero yo tuve el honor de que me reconociera. «Vos sos el Negro», me dijo. Y ahora que lo cuento me emociono. Ella se acordaba de cómo robábamos comida de la heladera verde que tenía en la cocina, porque con Pescado ensayábamos mucho en la casa del Flaco", relató.

Para el baterista, que también pasó por grupos emblemáticos como La Pesada del Rock and Roll y Pappo's Blues, el legado de Spinetta está intacto y atraviesa a distintas generaciones. "Cuando viajo por el interior y toco con grupos locales noto que hay gente muy joven, de 16 ó 17 años, que me pregunta cómo era Luis, cómo componía o cómo eran los ensayos. Yo sigo escuchando la música de Luis y sigo descubriendo temas, desde los arreglos hasta las letras, cosas que se te van revelando con el paso del tiempo. El era un músico del futuro. Nunca quiso hacer temas fáciles para ganar plata. El era todo lo contrario, y fue muy respetuoso con su música y con él mismo. Eso es lo que perdura. Y por eso los más jóvenes lo ven como un maestro", recalcó.

Sin barreras. En ese mismo concepto hizo hincapié la cantante y productora de shows Lorena Bogado, que se encargó de organizar el homenaje en Vorterix. "Spinetta traspasó las barreras generacionales. En este show participan tres músicos que tienen 17 años y saben la vida y obra del Flaco. Y yo tengo una hija de 15 años que es fanática de Spinetta. El fue un adelantado en la música y la palabra. Era muy reflexivo y siempre dejó un mensaje", destacó.

Bogado convocó a músicos locales que son fans de la obra de Spinetta, pero también observó especialmente que tuvieran una conexión musical con el autor de "Barro tal vez", tanto en la parte instrumental con en la vocal. "Es muy difícil cantarlo al Flaco. Si no lo sentís es imposible que lo cantes. Fui haciendo una selección de acuerdo al perfil de los músicos. Fue una tarea ardua, pero estamos súper felices con este show", aseguró.

Uno de los elegidos fue Bonzo Morelli, que en 2015 y 2016 había encabezado dos homenajes a Pescado Rabioso. El guitarrista es fan de Spinetta de toda la vida y además fue público del histórico show en Vélez. "De ese recital recuerdo que fue muy emotivo ver a Almendra", contó. "Yo ya había visto la reunión de Almendra en Newell's y también vi a Spinetta Jade en La Comedia. Ese show en Vélez me trajo muchos recuerdos", señaló.

Bonzo remarcó que "Spinetta era un artista de otro planeta. Era completamente singular. Sus conciertos nunca eran iguales. Cada vez que íbamos a verlo había una expectativa enorme", recordó. Morelli dijo que "adora" todas las etapas de Spinetta, pero destacó a Invisible. "Ellos crearon un sonido nuevo para ese momento que fusionaba la canción, el rock y el jazz. Nunca sabés dónde encasillarlos. Hay canciones como «Las golondrinas de Plaza de Mayo», «Durazno sangrando» o «El diluvio y la pasajera» que son temas súper-rockeros cruzados con una canción, con una lírica medio tanguera y que también hablaban de los derechos humanos. Invisible fue un punto muy alto en la carrera del Flaco. Fue una bisagra", afirmó.

La intención de llegar al original

"La intención de este homenaje es llegar a las versiones que se hicieron en Vélez", dijo la organizadora del tributo, Lorena Bogado. "La puesta escénica es similar. En la parte de Almendra participa un trío y se respetan las formaciones. Por ahí en algún solo de viola alguien pone su impronta y eso está bueno, pero básicamente se respeta la puesta de Vélez. Claro que esta es una versión más chica, porque ese show duró cinco horas y media, y este dura casi tres", explicó.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});