Escenario

Spinetta y Cerati:"No soy el mismo después de ver a ese gigante dormido"

"Después de visitarlo sentí una necesidad de abrigo y cuidado. No soy el mismo tras visitar a ese gigante dormido", aseguró el músico Luis Alberto Spinetta sobre el estado de salud de su colega Gustavo Cerati en diálogo con el diario chileno La Tercera.

Lunes 13 de Junio de 2011

"Después de visitarlo sentí una necesidad de abrigo y cuidado. No soy el mismo tras visitar a ese gigante dormido", aseguró el músico Luis Alberto Spinetta sobre el estado de salud de su colega Gustavo Cerati en diálogo con el diario chileno La Tercera. "Yo tengo a mi viejita bastante viejita, y como el sanatorio donde estaba Gustavo está muy cerca de donde vive mi madre, me fui a cuidarla inmediatamente", agregó.

En una entrevista con el periódico chileno, Spinetta confesó que esa visita, realizada durante el último verano, le llegó a lo más profundo de su ser, al punto que empezó a replantearse muchas cosas. "Me sirvió para darme cuenta que las cosas a las que uno le da importancia no tienen valor. Al ver a este genio dormido uno realmente no tiene derecho a estar ni siquiera de mal humor cuando está bien de salud".

Además, reveló cuál fue el regalo más preciado que le hizo a su amigo ese día. "Le dejé la primera guitarra que le compramos a Dante, mi hijo, cuando cumplió los 15. Ahora ella es su compañera y él, el guardián de esta viola".

En mayo de 2010, minutos después de concluir un recital en Caracas, Venezuela, Cerati sufrió una isquemia cerebral y un día más tarde un accidente cerebro vascular que lo dejo en coma y con un grave daño cerebral. Luego fue trasladado a Buenos Aires, a la clínica Fleni, pero en febrero de este, dedido a "un proceso serio de neumonía" se lo internó en el Sanatorio de Los Arcos, de la misma capital argentina.

—¿Qué le generó lo sucedido con Cerati?

Lo he visto una sola vez en el anterior sanatorio donde estuvo. Le dejé la primera guitarra que le compramos a Dante para que me la cuidara y para que fuera su compañera. El es el guardián de esta viola y está mejorando con paso lento.

—¿Qué cambió al visitarlo?

Todo: darme cuenta que no tienen valor las cosas a las que uno les da importancia. Es un respeto diferente por las horas que uno vive. Al ver a este genio dormido, uno realmente no tiene derecho a estar ni de mal humor si está bien de salud. Uno debe estar dispuesto a una entrega constante, por eso me pareció tan importante correr al regazo de mi madre y poderme refugiar en ella.

—¿Hay una reflexión en torno a la vida de los músicos?

Es que con Gustavo no tengo noción de sus costumbres y no hemos sido tan amigos como para que yo sepa de su salud. Eso sí, siempre lo vi impecable, nunca en un estado raro. Siempre fue un señor.

Finalmente, Spinetta se refirió a la salud de otro ídolo del rock argentino y recordó cuando subió a cantar en la reaparición de Charly García con un show en el estadio de Vélez Sarsfield azotado por la lluvia implacable: "Charly está en una etapa muy buena, de reconstitución de las ideas. Ahora podemos conversar y tocar. Es un Charly mucho más lindo que el Charly absolutamente intratable de ciertas épocas. Siempre el mismo genio, pero ahora más incorporado al abrazo, a lo cotidiano y a la charla. Es un milagro muy lindo lo que ha sucedido con su vida".

Una canción

Spinetta realizará dos recitales hoy y mañana en el teatro Nescafé de las Artes de la ciudad de Santiago de Chile. En esos espectáculos, así como para los que realizó anteriormente en Argentina, el Flaco decidió incluir la canción “Té para tres” del grupo Soda Stereo, como una forma de homenajear a Gustavo Cerati.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario