Escenario

"Soy tu karma", una comedia sin prejuicios

El director who dijo que su ópera prima fluctúa entre diferentes géneros para contar una historia "diferente".

Domingo 26 de Noviembre de 2017

"Who, soy Who". Así se presenta el director de "Soy tu karma", la película que estrenó en Rosario acompañado por Luisa Kuliok , integrante de un elenco encabezado por el español Willy Toledo, Ana María Orozco y Florencia Peña. Se trata de la ópera prima de Who, también director de comerciales, y producida por Del Toro Films, que estuvo detrás de películas como "Ataúd blanco", "El muerto cuenta su historia", "Caída del cielo" y "Necrofobia", entre otras. En esta comedia, el personaje de Toledo -protagonista de "Crimen ferpecto", de Alex de la Iglesia- interpreta a Darío, que el día de su compromiso despierta al lado de una desconocida, a partir de lo cual se integran a a la trama una serie de personajes extravagantes a cargo de Liz Solari, Boy Olmi, Silvia Pérez, Leonora Balcarce, Gino Renni, Ariel Núñez y Emilio Disi.

   —¿Por qué tuviste necesidad de anonimato en un momento que las redes obligan a exponerse?

   —Básicamente quiere decir Quién en inglés. Soy muy sincero. Yo hace diez años que tengo mi Facebook que se llama igual donde vas a ver mis fotos con una cabeza de tigre, o no se me ve la cara, siempre filmo con corbata aunque haga 80 grados de calor y esté filmando en la playa. Tengo ciertas cosas, pero no estoy escondiendo nada. Hay gente que sabe mi nombre y me respeta como Who. No es difícil encontrar mi nombre. Pero la realidad es que yo armé este personaje para poder separar al artista de la persona y dejar al artista que tenga la libertad de hacer y deshacer sin tener que estar atado a la personalidad. Empezó como un juego, como el de muchas personas que tienen seudónimos, y terminó siendo algo que me gustó porque Who es el artista y no hay nadie que esté mirando y diciendo a ver cómo sos, quién sos, sos así por eso hacés las cosas asá. Decir que Who es Equis es darle libertad al artista.

   —¿Qué te llevó a diversificar tu trabajo como director de comerciales?

   —La verdad es que soy un narrador de historias. En algún punto todos los directores audiovisuales anhelan hacer cine. Trabajé muchos años en el guión con un coguionista Gustavo Cornillón. Yo juego con decir que es comedia pero no es comedia pura. Tiene suspenso, atrapa al espectador desde el principio porque no sabés qué está pasando, después descubrís un poquito de la trama y ahí empieza la comedia pero sin abandonar el suspenso. Creo que conviven muy bien estos géneros que no estamos acostumbrados a ver juntos y una temática que tampoco es frecuente. Imaginate que me llamo Who, mi Facebook se llama Who Is The Director. Dentro de todo lo loco que soy, tenía que hacer algo diferente...

   —¿Quiénes son tus referentes?

   —No me gustaría que me pase terminar copiando una película y haciendo algo que ya está hecho, pero mis referentes, a los cuales adoro y estudio y me parecen genios, son, primero, Alfred Hitchcock. Es el maestro. Si escribo algo busco cosas sobre él. Es un director que me inspira. Y más actual, David Fincher. Fincher hizo "Pecados capitales" o "The Game", que me parece increíble, "El club de la pelea", "Red Social". El es director de publicidad también y maneja muy bien la estética.

   —¿Cómo fue la elección de elenco con figuras conocidas de la televisión y el teatro?

   —Pasó algo súper interesante y es que se cumplieron todos mis sueños. Tenerlo a Willy Toledo, trabajar con Flor Peña, con Ana Orozco, era un sueño. Cuando uno escribe va pensando en los personajes y yo tenía este elenco bastante cerrado y es muy similar al primer papel que puse en la mesa. Y obviamente es el mérito del productor Néstor Sánchez Sotelo que hizo magia para que con el dinero que da el Incaa se pueda hacer una película sin capitales extranjeros. Le debo mucho a él poder tener a estos actores que claramente les gustó la historia porque a la hora de hacer cine argentino sin capitales privados uno sabe que a todos les tiene que gustar porque hay un esfuerzo extra atrás de todo.

   —¿Cuál es el desafío de enfrentar en la taquilla a películas cuyo éxito a veces está atado a los nombres de sus protagonistas?

   —También tiene que ver con el público que está acostumbrado a ver películas con ciertos actores. Yo creo que poco a poco, haciendo películas de calidad y tratando de contar historias, tenemos que volver a enamorar a ese público que es una mayoría que no consume películas argentinas, que va al cine y prefiere películas de afuera. Me parece que ese es un desafío de los directores y productores de poder hacer que se consuma más cine argentino. Con eso solo vamos a tener más fuerza de la que ya tenemos. Hace muchos años, acá había una gran industria del cine que hacía que la gente fuera a ver cine argentino.

   —¿Qué pasó en el medio para que eso se modifique?

   —Muchas cosas. Por lo general somos un país con muchas variaciones de todo tipo y eso hace que un día vayamos para un lado, al otro para el otro. Yo filmé en casi toda Latinoamérica, y si bien tenemos una gran industria comparada con Latinoamérica y mucho amor por este trabajo, la llegada de la tecnología o el acceso al cine extranjero hizo que haya una gran oferta.

   —¿Las plataformas de streaming captan el público que antes iba al cine?

   —El cine siempre va a existir. Es como la radio o la televisión que se siguen escuchando y viendo. Creo que siempre hay una forma de reinventarse y creo que se va a seguir consumiendo cine. Yo veo jóvenes que van al cine. Varios autores definen al cine como un medio cálido con respecto a la televisión que sería más frío. Creo que eso es único y la experiencia del cine es incomparable. Siempre va a haber una distinción de calidad de imagen, de sonido y la experiencia de conectarse con la película. Me parece que el cine siempre va a estar.


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario