Escenario

Soy Rada, el humorista argentino invitado a la corte de "El rey León"

El artista, con más de 2 millones de seguidores y el único del país con un show en Netflix, le presta su voz a Kamari en el filme. Se estrena el jueves.

Martes 16 de Julio de 2019

"Hacer doblaje es ir a crossfit 15 días sin parar", dijo el comediante Soy Rada, antes conocido como Radagast, el único actor residente en Argentina para participar en "El rey León" que se estrena el jueves. El mago y comediante, cuyo nombre real es Agustín Aristarán, dijo que cumplió "un sueño" al ponerle la voz a Kamari, uno de los personajes de la nueva versión en castellano de este clásico de Disney.

Rada es uno de los dos argentinos convocados para prestar su voz en el filme que también cuenta con la participación del reconocido actor de doblaje Sebastián Llapur, como Mufasa. Llapur, nacionalizado mexicano y radicado en México hace varios años, interpretó a Thorín en la saga "El Hobbit", Diego a partir de la segunda película de la saga "La era de hielo" y varias voces de personajes secundarios en "Los Simpson", todos ellos en México.

Radagast llevó su espectáculo por todo el país, e incluso a lugares como España, Estados Unidos y todo Latinoamérica. Es el único artista argentino que tiene un show unipersonal en Netflix, arrasa con sus originales posteos en las redes sociales y es el preferido de los más jóvenes. Además grabó un disco con su banda Soy Rada and The Colibriquis, participó en teatro musical en "Aladín, será genial", tiene su propio show de entrevistas en YouTube y hasta incursionó en cine. Aristarán logró, a fuerza de trabajo durante más de 15 años, instalarse como una figura central del entretenimiento en el país.

En parte gracias a eso consiguió ponerle la voz a Kamari, una de las malignas hienas que amenazan a Simba en la remake con animación live actión del clásico de Disney de 1994, que estrena el jueves en los cines argentinos. Kamari es la hiena que pretende emboscar al pequeño Simba. "Oh, queridos cachorros, ¿quieren quedarse para la cena?", dice Kamari en uno de los pasajes del filme en los que Simba se enfrenta a sus primeros peligros.

Aunque también ayudaron muchos de sus más de dos millones de seguidores en redes sociales, a quienes invitó hace meses a que "viralizaran" su pedido a Disney para ser tenido en cuenta. Parte de esto ocurrió gracias a un desopilante video que difundió en YouTube en el que se presentó con un disfráz de Simba e intepretando, como si fuera un casting, varios de los personajes del filme.

"Habíamos hablado algo con Disney, pero era una posibilidad remota, entonces me disfracé como Simba, como que estaba un poco enojado porque no lo habían convocado para su propia película", recordó el comediante nacido en Bahía Blanca.

—¿Cómo fue la experiencia como doblajista?

—Es como ir a crossfit quince días sin parar. Salí agotado del doblaje, porque vas viendo la peli en su idioma original, de ahí un coach te va indicando la intención que tenés que lograr y después sincronizar los labios del personaje con lo que estás diciendo. Igual es un trabajo hermoso que no sabía que estaba tan bueno.

—El personaje de Kamari en la película lo hace Keegan-Michael Key, que es un comediante muy famoso en Estados Unidos. ¿Cuánto queda del espíritu de él en la construcción del personaje y cuánto es tuyo?

—Lo bueno es que me dieron mucha libertad para ponerle lo mío, aunque claro que hay una línea que hay que seguir y que tiene que ver con la película y todo el argumento y la forma en que los personajes hablan. De hecho, sin cambiar el texto, pude acotar algunas cosas.

—¿En qué medida pudiste filtrar tu personalidad?

—En la intención. Pasaba que había algunas palabras que me quedaban raras, entonces uno sugería cambiarla. Pero sobre todo la personalidad en el actor en el doblaje está en la pausa, en la fuerza, en la forma en que lo estás diciendo.

—¿Qué significó para vos "El rey león" mientras crecías?

—Fue un flash, de hecho lo tengo a Simba tatuado. Está en mi top 3 de Disney. Por lo que significa, por lo que dice, por lo que cuenta. El concepto del legado familiar, la rebeldía de Simba, la reflexión, el amor. El relato de amistad con Timón y Pumba.

—¿Qué creés que hizo de la película un clásico?

—Creo que la identificación con todo ser humano, como con el padre de Simba que muere por una traición. Algo que decía en algún show de stand-up es que cuando vi esa escena de "El rey león" entendí que mi papá se podía morir. Es muy fuerte el momento de la muerte, tan real y tan cruda, deja una marca.

—¿Es un desafío para vos poder acceder a un público más infantil a partir de esta película?

—No lo pensé así. La verdad es que mi estilo de humor y lo que vengo haciendo claramente no le habla a los niños, pero me pasa que tengo mucho público de niños. Cuando estaba haciendo el espectáculo en el Metropolitan ("Serendipia") los sábados nos tocaba horario de trasnoche y venían niños con sus papás y sus abuelos, y no era un espectáculo para ellos ni por la hora ni por lo que yo decía. Pero me pasa eso. Mi disco ("Dada") también lo escuchan muchos nenes. De todas maneras, creo que esta peli le llega a todos, porque yo la vi cuando tenía 11 años y hoy tengo 35, y la voy a ver igual con mi hija. Está bueno esto de que los padres lleven a los hijos a ver una peli que los marcó cuando tenían su edad.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario