Escenario

Sorpresas te da la vida (y el cine)

Pocas veces la he pasado realmente mal en el cine. Una de ellas fue en el 98, cuando fui a ver "La mejor de mis bodas"

Domingo 23 de Febrero de 2020

Pocas veces la he pasado realmente mal en el cine. Una de ellas fue en el 98, cuando fui a ver “La mejor de mis bodas”, con Adam Sandler y Drew Barrymore. La gente en la sala sonreía tímidamente, mientras yo bostezaba y al final me sentía entre agotada e irritada. Adam Sandler nunca me hizo reír. Y siempre he sido parte del bando (numeroso) de sus detractores. Su limitado humor físico y simplón, carente de toda sutileza, sumado a su cara de perpetua inmadurez, sólo encajaba en esas comedias insípidas y demasiado ATP que deberían haber ido a parar directamente a las matinés de los canales de aire. Nada me hizo cambiar de opinión, ni siquiera que un director como Paul Thomas Anderson lo rescatara para “Embriagado de amor”. Y cuando Noah Baumbach (“Historia de un matrimonio”) le dio un protagónico en “The Meyerowitz Stories”, pensé escépticamente: “Sandler está bien en el papel, pero seguro es un hecho aislado”. Sin embargo llegamos a 2019 y podemos decir que Adam Sandler al fin logró saltar la valla. Y en ese salto le debe mucho a los hermanos Safdie. “Diamantes en bruto” es un descubrimiento por partida doble. Por un lado descubrimos a un Sandler casi “secuestrado” por su personaje: desbordado, maniático, confundido y al segundo completamente seguro de sí mismo. Me hizo reír (de los nervios), suspirar (de alivio) y rogar para que no le pasara nada (más allá de que su personaje es insoportable). Por otro lado descubrimos el cine vital y arriesgado de Josh y Benny Safdie. Su anterior película, “Good Time”, se estrenó en Argentina en 2017. Pero ahora pueden llegar a un público masivo a través de Netflix. “Diamantes en bruto” sigue la línea estilística y narrativa que sorprendió en “Good Time”: con planos cerrados y una cámara en constante movimiento, los directores consiguen transmitir sin concesiones ese estado de euforia, pánico, y vértigo que atraviesa al protagonista. El estilo de los Safdie tiene ecos lejanos del Scorsese de “Después de hora” o algo de la urgencia de las películas de John Cassavetes. Pero acá no hay rastros de homenaje o nostalgia. Su cine es bien presente y vibrante.

Diamantes en bruto (subtítulos) - Tráiler - Netflix

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario