Escenario

Soledad Silveyra se enojó por la parodia de Gran Cuñado que la ridiculizó

La actriz se quejó porque la imitación que hizo Anita Martínez la muestra como “obsecuente” de Cristina Kirchner. La parodia ironizó sobre las preguntas "punzantes" que le realizó a la presidenta en una reciente entrevista. Video: la imitación a Soledad Silveyra.

Viernes 29 de Mayo de 2009

Las parodias de Gran Cuñado siguen generando polémica entre los personajes imitados. A las críticas de algunos políticos, ahora se sumó la actriz Soledad Siveyra, que se quejó de la personificación que hizo de ella Anita Martínez, en el sketch que parodió la entrevista que hizo "Solita" con la presidenta Cristina Fernández para el programa "Un tiempo después", de Telefe.

“Adoro a Anita, pero quiero aclarar que no soy una obsecuente de ninguna manera. Tengo sentido crítico. Tal vez no le pregunté atrevidamente a la presidenta, pero no soy obsecuente y eso fue lo que reflejó la caricatura que me hicieron en ShowMatch”, se quejó la actriz en una entrevista que le hicieron en el programa AM, que se emite por las mañanas en Telefe. Y agregó: “Después de todo, la actitud de todos los que la entrevistaron fue de sonrisa”.

Es que, según Silveyra, Anita Martínez la ridiculizó en la parodia que se emitió la semana pasada en Gran Cuñado. La parodia fue una cargada a Solita, ironizando sobre sus preguntas "punzantes": como si Cristina se plancha o no el pelo, si tiene intimidad con su marido y cómo fue su primer beso con Néstor (el personaje que hace Freddy Villarreal) dentro de la casa, entre otras consultas. Además a cada respuesta la aplaudía extasiada.

Solita quiso aclarar, también, algunos detalles de la entrevista que le realizó a la mandataria: “La presidenta me dio el sí porque vivimos los setenta en la misma generación, soy una semana mayor que la presidenta. No somos Susanitas, somos Mafaldas”.

Y destacó: “Cuando terminé la entrevista sentí que debía haber sido más dura, pero soy una mujer que defiende el género, y me alegra tener una presidente mujer. Las argentinas somos tal vez las primeras misóginas y creemos que ella nos reta cuando da algún discurso, pero es instruida y tiene clara la comunicación. Debería reever tal vez el reclamo popular”.

Según Silveyra, la presidenta “en ningún momento me dio pautas, tuve libertad absoluta, me preguntó si no me molestaba que me tuteara”.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS