ESCENARIO

Soledad Pastorutti se emocionó hasta las lágrimas en "La voz argentina"

La concursante salteña Johana Vera le llegó al corazón a la jurado del reality de Telefé. La cantante de Arequito la sumó a su equipo y le regaló un dúo inolvidable.

Miércoles 28 de Julio de 2021

Si hay algo que se busca con intensidad en los reality es emoción, sensibilidad. Y si alguien llora mucho mejor. En la última jornada de audiciones a ciegas de "La voz argentina" estuvo cargada de todo eso y el jurado buscó completar el equipo eligiendo participantes que dejaron todo con el fin de ser elegidos.

Pero hubo una situación que se destacó cuando Soledad Pastorutti eligió a Johana Vera, una joven (18 años) oriunda de Las Lajitas (Salta). En su presentación la chica contó sobre sus inicios en la música junto a su hermano dos años menor. “Empezamos solitos, todo de oído. Formamos un dúo que llamamos Sol y Luna por el complemento que hacemos”, relató la chica para luego agregar que llegó al programa “porque siempre fue un sueño para mí llegar a otras personas con mi voz”.

Johana interpretó “Tocando al frente”, un tema del repertorio de la Sole y por eso la emoción la invadió rápidamente. Tan es así que seguía la letra y loa cantaba suavemente quizás recordando sus inicios junto a su hermana. Se metió tanto en el tema y viajó en el tiempo que se olvidó de apretar el botón, algo que hizo sobre el final de la actuación de la salteña.

Johana se emocionó hasta las lágrimas cuando vio darse vuelta a la Sole, quien se acercó al escenario para chocar los puños con su flamante incorporación y preguntarle el motivo de la elección de la canción. “Me encanta. La escuché por vos y la verdad que me mató, transmite muchas cosas. Por eso la elegí”, respondió.

Embed

“¿Cantamos un poquito juntas? ¿Te animás?”, le dijo la Sole invitando a una joven que no salía de su asombro. Soledad cantó la primera estrofa y luego le dio pie a Johana, que la siguió con su guitarra y la voz firme a pesar de la emoción. “El sueño de la piba fuerte, Sole”, resumió Lali Espósito cuando la intérprete de “A don Ata” regresó a su silla y contó por qué había tardado tanto en darse vuelta. “Notaba que esa emoción hacía que su voz vibrase mucho más de lo que debería. Pero esa canción me puede y, de alguna manera, me llegó eso que estaba sintiendo ella. Hasta último momento dudé. Y apreté el botón”, afirmó la cantante.

“Es un orgullo, un mimo al alma que venga alguien a cantar algo de tu repertorio y que lo haga con tanto cariño y tanta pasión”, cerró Soledad emocionada porque “una mujer joven, con su guitarra, desde Salta, vino a cantar folclore. Me vi a mí muchos años atrás”.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario