Escenario

Silvina Santandrea: "Soy una enfermita que no puede estar mucho sin actuar"

La actriz Silvina Santandrea dijo que el público en verano está mejor dispuesto a disfrutar del humor. La intérprete, que estrenó nuevos personajes en "Yo con todas II", sube a escena hoy en Baraka.

Viernes 21 de Enero de 2011

Silvina Santandrea no se toma vacaciones. Y su decisión se debe a su “enfermedad”: el teatro. La actriz se sube a los escenarios para hacer, sobre todo humor, desde hace más de quince años. En los meses de verano, además de actuar, prepara las clases de su taller de comicidad.
  “Yo soy una enfermita. No puedo estar sin actuar”, afirma entre risas la actriz que presenta el unipersonal “Yo con todas II”, hoy, a las 22.30, en Baraka (Callao 120 bis).
  —¿Cómo te llevás con el teatro en verano en Rosario?
  —La gente está más relajada aunque no esté de vacaciones, está más predispuesta y de mejor humor. Sale más y es un momento del año en el que todo el mundo baja las defensas y se propone descansar.
  —Y vos seguís trabajando...
  —Yo soy una enfermita (risas). No paro, sigo trabajando. Yo no puedo estar sin actuar. Yo empecé a actuar a nivel profesional en el 95 cuando me recibí en la Escuela Nacional de Teatro y no paré más, ni en verano ni en invierno. El mapa de mi vida está contaminado con el teatro.
  —¿Qué consecuencias tiene ser una enfermita, como vos decís?
  —(Risas) Bueno, cada tanto me voy a algún lado para bajar un poco los decibeles. Pero estoy siempre pensando en hacer algo nuevo, o leyendo, buscando material, investigando porque también doy clases. Es algo que me apasiona y me olvido del mundo.
  —¿Cuánto cambió la demanda del público en quince años?
  —Esta es una ciudad que te exige producir. No solamente en lo que sea actuación, sino también en las clases. En cuanto a los espectáculos en los bares, la gente exige algo nuevo continuamente. Eso también obliga a producir para mantenerte en el circuito.
  —¿Hay competencia?
  —Está bueno porque aparece una cuestión de competencia productiva. El tema es el de la idea nueva, activar y mantenerse en la búsqueda.
  —¿Esa búsqueda tiene que ver con que el espectador de teatro adquirió ritmos y hábitos de la televisión?
  —Si, es la cultura de la imagen, que desplaza también al pensamiento. Es la cultura de todo lo veloz. Y ganarle al tiempo en una carrera imposible.
  —¿Cómo te condiciona?
  —Es el lenguaje que te imponen culturalmente. Está en el artista sumarle un mensaje o quedarse en la superficie. Se usa eso porque es el código. Y si no entrás en código aburre.
  —¿Que te produce la llegada a nivel nacional que tuvo Juan Pablo Geretto después de “ShowMatch”?
  —Tarde o temprano iba a pasar porque Juan Pablo es muy talentoso. El fue un boom en Rosario antes de Tinelli. Cuando trabajábamos en Rita había gente sentada en el piso; en Berlín había colas de media cuadra. El quedó después del casting que hizo Telefé al que también fuimos varios de Rosario. A veces la suerte te acompaña, pero él también supo como manejarse y hacer negocios, que ese es nuestro costado débil.
  —¿Participarías de “Bailando por un sueño”?
  —No, yo no puedo mover un pie (risas).
  —¿Estás conforme con tu trabajo?
  —Me siento afortunada porque siempre pude hacer todo lo que quise. l
 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario