Escenario

"Siempre me divirtió el tema de los actores y de los maestros de actuación"

Damián Dreizik presenta hoy en La Comedia un unipersonal en el que encarna a un intérprete que se rinde homenaje a sí mismo y a su carrera.

Sábado 02 de Febrero de 2019

El ciclo "Un verano fresquito" tendrá hoy como invitado al actor porteño Damián Dreizik, que presentará su unipersonal "Automenaje. Vida y obra de Raúl Ricoletti". Dreizik, uno de los integrantes a fines de los 80 del recordado dúo Los Melli junto a Carlos Belloso, es docente teatral, trabajó en televisión en ciclos como "Sandro de América" y "Loco por vos", y en cine, donde participó como actor en filmes como "Ataúd blanco" y "Pájaros volando", el filme de Néstor Montalbano del cual también fue guionista.

"Automenaje", contó el actor, surge de ese conocimiento íntimo del mundo de la actuación, "los actores y de los maestros de actuación" del que forma parte y al que rinde homenaje y aborda "como objeto sarcástico o de humor" en el show que dará esta noche, a las 21.30, en el teatro La Comedia (Mitre y Cortada Ricardone).

—El espectáculo repasa 40 años de historia. ¿Desde qué punto de vista lo hacés, además de como actor?

—Hay un hilo cronológico, aparece una especie de danza teatro que tiene que ver con América latina, que es en los 60, después hay un musical infantil, después aparece el exilio porque Ricoletti se exilia, pero lo hace en el 83. Todos los temas están tocados desde el absurdo y el disparate.

—¿Cómo surge el personaje de Raúl Ricoletti?

—En realidad siempre me divirtió el tema de los actores y de los maestros de actuación y siempre bromeaba con ese tema como objeto sarcástico o de humor. A partir de un monólogo que me pidieron se me ocurrió este personaje. Y el nombre me bajó así, Raúl Ricoletti. Al principio hacía unos monólogos en un ciclo que se llamaba "Cómico" cuando empezaba el stand up. Pero yo hacía un monólogo con un personaje, era el único que hacía algo distinto. A partir de esa experiencia en la que estuve dos años decidí que el personaje se trasladara a la radio. Laburé siete años en Rock and Pop con Juan Di Natale y ahí se expandió porque daba clases, interactuaba, hablaba, se alimentaba permanentemente y se me armó más el universo. Ya había hecho otros unipersonales, uno de ellos lo presenté en Rosario y se llamaba "La maña", y en 2013 decidí que se podía hacer un espectáculo con este personaje. Así nació "Sistema Garage" que era un sistema de enseñanza, con un método de teatro, un plagio, y la temática del maestro y el alumno.

—¿Tenés una mirada crítica sobre tu profesión?

—Crítica en el sentido de que también es casi hacer un laburo sobre uno mismo, es como reírse también de uno porque yo soy muy Ricoletti. Soy actor y tengo todos los tics que al final son tiernos porque creo que al final el actor es como muy claro en su egolatría y todo eso (risas). Es casi como de cajón. Entonces más que crítica es una mirada sarcástica pero no exenta de ternura porque al final lo querés al personaje. Está tan loco que lo querés.

—Hay algo de vos entonces...

—Absolutamente, yo soy actor y tengo muchos de los vicios actorales y la necesidad de afecto y todas esas cuestiones que encarna Ricoletti. Por ahí hay algunas cosas que no y que son de las que me río porque es más de un tipo de actor que ya está como en vías de extinción, más un actor de una época, de los 70, 80, ese tipo de actor, pero del que aún subsisten algunos tics.

—¿Cuáles serían esos tics que lo definen como un actor de otra época?

—El compromiso por ahí político, pero un compromiso que hay que hablar de temas y que estamos autorizados a hablar de cualquier cosa... y hay cosas que uno no sabe; o cierta cuestión con el teatro y esto de ser como un maestro en todo en la vida. Son algunos mojones que he visto en varios maestros de teatro, en compañeros y en uno mismo también. Y esta cuestión de ser reconocido, porque este espectáculo se llama "Automenaje" porque Ricoletti decide hacerse un auto homenaje, y de ahí parte un poco el absurdo, lo disparatado. También es esta cuestión de trascender, de la trascendencia, que está en todos y en el mundo del arte también; en dejar huella, ser reconocido por los otros. En este espectáculo que es de humor, tiene que ver con visitar muchos géneros, el teatro infantil, el advenimiento de la democracia, el teatro de vanguardia, un teatro político, algunas publicidades. Es una excusa para visitar géneros y hacerlos.

—Esos géneros que mencionás y que recorre tu personaje son casi los mismos en los que vos incursionaste...

—De alguna manera sí. Salvo el teatro político, hice infantiles, publicidades... Pero a todos nos toca una fama que a veces es efímera. Son los lugares comunes del actor también.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});