Escenario

"Si en TV no arriesgás, nunca sabes qué es lo que funciona"

El conductor y periodista rosarino Gerardo Rozín vuelve el domingo próximo con una nueva temporada de "La peña de morfi" por Telefé. Secretos de un éxito.

Domingo 03 de Febrero de 2019

Gerardo Rozín es un bicho de televisión. Rosarino y de Central, comenzó a mostrar su pulso como productor hace casi veinte años en "Sábado Bus" junto a Nicolás Repetto y desde ahí no paró más. "Si en TV no arriesgás nunca te enterás qué es lo que funciona", le confesó a Escenario en la previa de "La Peña de Morfi", el ciclo propio que vuelve con nueva temporada por Telefe el próximo domingo 10 de febrero. Rozín arriesga al hacer un programa ómnibus en tiempos en que no andan los programas ómnibus y funciona; arriesga cuando nadie hace shows en vivo en la pantalla chica y a él lo ve todo el mundo; arriesga cuando invita a artistas que supuestamente "no miden" y al ponerlos al aire el rating le devuelve una sonrisa; también arriesgaba cuando no temía llorar en cámara en los inolvidables "Gracias por venir, gracias por estar". Rozín afirma que "hay mucha gente detrás de la pantalla para poner contenta". Y por eso Rozín arriesga.

—¿Por qué surge la idea de un programa que apuesta a la música en vivo como el ADN del ciclo?

—Como me pasó en otros productos que hice, es que son hijos de otros. Por ejemplo cuando hice "Esta noche, libros" fue porque de vez en cuando hacía entrevistas de libros y con esa lógica cuando empieza "Morfi" de lunes a viernes fui probando los viernes de hacer "El Fogón de Morfi", llevando números musicales. "El Fogón" se ocupaba de juntar gente, ahí propusimos a Baglietto con Jairo, por ejemplo y después ellos siguieron juntos con su proyecto. Y en ese fogón de los viernes que proponía musicales que en teoría no eran para la mañana de la televisión abierta, o no medían rating, nos iba demasiado bien. Así que una vez, el canal nos pide que hagamos una edición especial por un domingo, para que fuéramos a calentar un poquito el aire porque estrenaban otro programa. Y en eso que nos piden nos pareció oportuno agrandar lo del fogón y hacer un eje fuerte con más música y humor. Afortunadamente anduvo muy bien, eso lo decidimos en equipo, pero la persona con la que armé esto fue Alejandro García Conde, que ahora está trabajando de nuevo en Rosario y era productor conmigo del programa.

—Pero así como decidiste sumar "La Peña" a Morfi también decidiste correrte de la emisión diaria. ¿Por qué lo hiciste?

—Mirá, en principio porque tuve la posibilidad de hacerlo y el canal lo bancó. Yo quería en un punto concentrarme más en producir cosas nuevas, algunas vinculadas a la ficción, y por otra parte quería darle la posibilidad de renovar "Morfi" y hacerlo más liviano, y creo que Damián (De Santo) lo hizo genial, hicimos con el mismo formato otro programa.

—¿Qué es lo que no puede faltar en un programa de domingo para que funcione?

—En el caso nuestro tenemos mucha gente detrás de la pantalla a la cual poner contenta. Nosotros sabemos que todos los domingos hay gente que quiere aprender una receta; que quiere hacer algo distinto en la parrilla y que Santiago (Giorgini) tiene que proponer algo nuevo; y que todos los domingos tenemos que poner un musical de calidad y uno también para bailar. Tenemos muchos casilleros para llenar domingo a domingo y en esa fórmula nos fue muy bien, dura cinco horas el programa, tenemos tiempo como para ir probando cosas. La ventaja de este envío es que encontró un espacio en un horario muy masivo en televisión abierta, en el canal mas importante que es Telefe. Hay un espacio en un horario un poquito menos competitivo e igualmente masivo, donde nosotros tenemos la posibilidad de apostar a un programa con muchas propuestas de calidad, ya que han tocado Chango Spasiuk y Raúl Barboza, por ejemplo, y que demuestran que en tele la música buena también da rating.

—¿Ya se puede adelantar qué figuras van a traer en "La Peña" para este año?

—No los quemo hasta tenerlos totalmente cerrados, pero el año pasado tuvimos a Serrat, a Abel (Pintos), a Luciano (Pereyra), a Soledad, a (David) Lebón, a Nito Mestre, y lo único que te puedo decir es que este año, mínimo, vamos a sacar el empate (risas). En principio, el primer domingo va a estar Ricardo Montaner, que por primera vez después de muchos años va a estar con toda su banda en vivo en televisión. O sea, no es que se acerca al piano y hace unos temas, no, va a estar con los mismos doce músicos que hace su gira completa y vamos a tener un show que imagino que estará muy bueno.

—¿Cómo se encuentra el equilibrio y qué pones en la balanza para poner un grupo de calidad y no tan masivo o uno de menos calidad y más masivo?

—Nosotros tenemos que demostrar lo que aprendimos como productores y lo más importante es encontrarle el horario a cada cosa. A nosotros nos fue muy bien de rating con propuestas musicales que en teoría no eran para televisión abierta, por nuevos, por complejos, por sofisticados en lo musical no aparecen en los programas masivos. Pero si no arriesgás en televisión no tenés manera de enterarte qué es lo que funciona y a nosotros nos fue bien con eso. Nadie te puede decir si anda o no anda porque los demás no lo estaban haciendo así que lo vas probando en la marcha. Después te equivocás también, a mí me ha pasado de fanfarronear porque me estaba yendo muy bien con un número muy sofisticado, miro a cámara y digo: "Para los que dicen que la música instrumental en TV no funciona, ahora vamos a esto". Y presenté un músico muy importante instrumental y se derrumbó todo.

—"Rosario siempre estuvo cerca" canta Fito y vos lo demostrás en cada programa.

—Acá me cargan mucho y me castigan un poco por la presencia rosarina, o sea, si el folclore fuera lo que el programa muestra, Rosario es más que todo. A mí me cargan con que yo tengo mi cupo rosarino (risas), pero afortunadamente pasan dos cosas: primero tengo la posibilidad de llevar músicos rosarinos a la televisión nacional, y en ese sentido vinieron Indios de Ahora, Abonizio, Fander (Jorge Fandermole), Sandrita (Corizzo), Franquito (Luciani), (Rubén) Goldín, Baglietto por supuesto, la verdad es que vienen músicos rosarinos todo el tiempo al programa. Tienen una presencia, no te digo semanal, pero es raro que haya un mes en que no haya dos rosarinos en los cuatro domingos.

—Siempre costó que llegue a Buenos Aires la música de Rosario, a excepción del "boom" de la Trova, ¿vos hacés esto también para aportar tu granito de arena hacia la difusión de lo local?

—No lo vivo así, honestamente, yo todos los domingos presento lo mejor que puedo y lo mejor que conozco, y esa es la música con la que yo me crié, es como si vos tenés algo rico y querés compartirlo con los demás. Yo desconozco por qué es poco frecuente en la televisión rosarina hacer un show de Fandermole en horario central, pero yo en Telefe lo tuve una hora, anduvo bárbaro, y para mí es un orgullo poder presentar para todo el país y para afuera, porque en Telefe Internacional "La Peña" andá bárbaro, un show de una hora de Fander. Eso me llena de orgullo. Ese programa solamente lo puede hacer alguien que a los 13 años iba a la sala Udecoop a verlo a Abonizio y Fandermole o que pasó por el Café de la Flor, porque este amor por las canciones, este compromiso por la música, en mí se gestó escuchando a estos artistas, es de lo que yo estoy hecho.


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});